Fake news

El Diccionario de Oxford elige cada año una palabra nueva como “ganadora” de la temporada. Así nos recuerda que las lenguas son una cosa viva que se va acoplando a las necesidades de los pueblos que las hablan. No está mal. También el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua incorpora cada día nuevas voces a su acervo, solo que aquí no hacemos concursos y no sabemos cuál ha ganado en un período determinado.

El año pasado ganó “postverdad”  (post-truth) que, más o menos, quiere decir mentira.

Este año ha ganado fake news, que no ha hecho falta traducir al castellano y que, más o menos, quiere decir mentira. Noticia falsa.

Fake news. Acojonante.

20171202_232520.jpg

Los grandes comercializadores de publicidad (quiero decir los grandes, los que facturan más de diez millones de dólares americanos cada mes) han descubierto que la mentira es infinitamente más lucrativa que la verdad, porque el género humano, como es imbécil, la consume con voracidad a través de las redes sociales. No así la verdad, que se convierte en cotidiana y pierde interés por abultada que sea. Así, decir que el partido político que gobierna en el Estado se enfrenta a una posible condena por ocultación de pruebas al haber destruido a martillazos los ordenadores del tal Bárcenas, no conmueve conciencia alguna, ni genera ingresos publicitarios y, sin embargo, decir que la NASA ha descubierto ADN alienígena en la marihuana incendia las redes y mueve a millones de anunciantes a colocar su both publicitario bajo el anuncio.

Como padecemos un sistema educativo basado en las estructuras sociales del siglo XIV, nadie nos prepara para la postverdad, y como la crisis de confianza hacia los medios de comunicación tradicionales es tan grave y tan profunda, nadie nos salva de las fake news. Y las retuiteamos, las colgamos en nuestro muro o las difundimos en nuestros grupos de WhatsApp apresurándonos para ser los primeros en dar la noticia… falsa. Así parecemos los chicos más listos de la red. Y así enriquecemos o le hacemos el juego a los que se aprovechan de nuestra estulticia para hacer fortuna o ganar elecciones.

El asunto es tan grave, tanto —piénsese que no solo se utiliza para ganar dinero en grandes cantidades, sino también para influir en los resultados de referéndums y procesos electorales y, como consecuencia de ello, ganar dinero en grandes cantidades—, que la propia Cospedal, nuestra lúcida ministra de Defensa, ha propuesto en el Congreso crear una comisión en el seno de la propia Cámara para combatirlas, acecharlas, borrarlas. (Debe estar aún cabreada por aquella broma tan pesada que le gastaron por la radio: hacer el ridículo siempre molesta, a pesar de que ella esté ya acostumbrada.)

No ha sido el ministro de Educación, ni el de Agenda Digital (pegado a Energía y Turismo). Ha sido ella, la de Defensa, la que ha propuesto, al mando de hombres fuertemente armados, crear esta nueva suerte censura digital en persecución de la maldad cibernética. Y, claro, se han incendiado las redes. ¿Será esto otra fake news o será verdad que, en lugar de propiciar el espíritu crítico de la ciudadanía y su capacidad de discernir, Cospedal quiere atacar el problema desde la censura? Curioso que, desde un departamento u otro, sea precisamente una ministra del Gobierno del PP, cuya manipulación informativa desde los medios públicos está clamando al cielo, la que se escandalice y proponga tan peregrinas medidas contra la manipulación informativa.

También curioso que las noticias que dan verdadero miedo (la de que al fondo de pensiones solo le queda dinero para una paga más, con la que nos regalaba ayer El País en primera, es un buen ejemplo), no asusten a nadie, ni se hagan virales, ni nadie proponga medidas para sustanciarlas.

Lea con atención, consulte las fuentes, contraste las noticias. No se lo crea todo. Las factorías de fake news están muy bien organizadas, muy bien financiadas y hacen muy bien su trabajo, pero usted no es imbécil (¿verdad?) y tiene que saber distinguir unas de otras.

En cualquier caso, si no tiene tiempo, despreocúpese: La marihuana no contiene ADN alienígena. Lo del PP y los martillazos… es otra historia.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

10 thoughts on “Fake news

  1. Me encanta el dibujo de Maripepa!!!!!
    Post verdad, fake news, Trump, PP… Nos tratan como imbéciles y les funciona, igual es que somos imbéciles. Lo que está claro es que no interesa resolverlo, crear una conciencia crítica en la sociedad daría al traste con sus estrategias electorales, de comunicación y de gobierno, de modo que lo mejor es crear un sistema de censura que elimine solo las que no les interesa.
    Menos mal que lo pasamos tan bien en la presentación del jueves!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno… ¡No todo iban a ser malas noticias!

      Fascina que sea el PP el que luche contra las noticias falsas. Sin duda deben referirse a las que no generan ellos mismos a través de los medios públicos.

      Pero, sí: Crear una conciencia crítica, hacer un buen uso de los fantásticos medios de comunicación que existen en este tiempo, educar ciudadanos de verdad, no debe ser nada rentable, ni económica, ni electoralmente, así que, como no parece interesarle a nadie más… seguiremos sumergidos en la idiocia.

      ¡Y que nos vaya bien!

      FELICIDADES

      Un beso muy grande. ¡Gracias!

      Me gusta

  2. Por cierto, la misma Mariloli que al día siguiente, sin temblarle la voz, dijo aquello, tan divertido, por cierto, de que “el PP es el único partido que pone a los ciudadanos por delante de sus intereses”.
    Es cierto que la verdad cotiza a la baja en estas “bolsa” que manejan los de ese “ibex” de la manipulación y en el que nosotros no somos más que compradores y consumidores compulsivos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Y tan a la baja!

      Pero ¿Cómo es posible que continuemos haciéndonos eco de estas barbaridades que nos venden?

      Veo en los grupos de WhatsApp cosas acojonantes que la gente lee y reenvía como si del padre nuestro se tratara y sigo sin dar crédito. Artículos de fachas llenos de barbaridades atribuidos a personas normales (Forges, sin ir más lejos), fotos de acontecimientos que nada tienen que ver con el momento al que se atribuyen… ¡Qué manipulación tan torticera! ¡Y cómo nos dejamos!

      En fin, ya que Cospedal ha encontrado la solución (por eso de poner nuestros intereses por delante de los de su partido) podemos respirar tranquilos. Ahora solo conoceremos las verdades del PP.

      Gracias José Ricardo. Un abrazo muy fuerte.

      Me gusta

  3. Pues yo creo que este negocio de la post verdad o “posverdá”. (Que me gusta mas) puede ser un arma terrible para mosquear, confundir y formar opinión en el futuro.
    Uno, que no se considera tonto del todo, a veces, se siente confundido por noticias e informaciones que nos llegan sobre determinados temas. Tanto por su exceso y saturación, como por lo tremendo del hecho en si que narran.
    Todo lo narrado en el proces, lo siento desmedido y poco riguroso. A mi entender, se ha manipulado la información ( sobre todo en la parte independentista) se ha manipulado la historia y se ha adoctrinado para que se entienda la realidad de la forma que mas conviene a sus intereses.
    La diferencia con los despidos en diferido y demás paridas Cospedales, a mi parecer, es lo burdo, torpe, caciquil y chabacano de sus explicaciones y medios para hacerlo.
    Unos utilizan las nuevas tecnologías y otros lo palurdo y borriquil.
    Aunque ambos persigan el mismo fin de manipular la realidad.
    Pero ¿es cierto los genes alienígenas en la marihuana.?

    Le gusta a 1 persona

    1. Me temo que no. O yo mismo tendría ya antenas…

      Lo que sí es cierto es lo de la hucha de las pensiones, pero a esto no le vamos a dar mucho pábulo porque… ¡pa’ qué!

      Hemos hecho de la manipulación nuestra forma de comunicar o, mejor dicho, nuestra forma de estar informados. Supongo que a estas alturas es prácticamente irreversible porque si, de repente, empezáramos a consumir solo noticias verdaderas, bien construidas y bien contadas, caeríamos en la desesperación más profunda.

      Los generadores de fake news (infocacas, por mejor decir) deben tener una lucha a muerte contra la educación de los ciudadanos. Una sociedad bien formada los conduciría a la ruina estrepitosa, y deben tener medios suficientes para su guerra. Para ganarla. Porque la están ganando.

      ¡Gracias, Pepe! Nos vemos pronto. Un abrazo.

      Me gusta

  4. Buenas noches hoy si he estado de caza pero de caza cero, haber un poco imbeciles si que somo por qué ver un burro volando si que es noticia , romper unos ordenadores viejos y obsoletos no , no se puede comparar , somos imbeciles ? pues si viendo la elección de gobernantes que tenemos y que hemos elegido nosotros no cabe ninguna duda ? Es noticia que la hucha de las pensiones este liquidada ? Pues no es algo normal que no llama la atención tanto como ver volar a un burro.
    Señora cospe qué equivocados están algunos con esta casi Santa persona si piensa crear una comisión será una decisión acertada por qué estoy totalmente convencido que la hará en diferido .

    Enhorabuena por esa presentación tan abarrotada de personal aunque faltara cospedal.

    Le gusta a 1 persona

    1. jajajajajajajajajajajaja

      De las comisiones en diferido no puedo opinar. Ya me gustaría tener la agudeza mental de doña Finiquito, para poder visualizar tan grande acontecimiento.

      Burros volando. Al final el asunto es ver los burros voladores que nos vende este personal selecto. ¿Para qué vamos a perder el tiempo pensando en cosas tan difíciles, cuan gente tan ilustrada nos la da ya pensadas, sean verdad o no?

      Sigamos atentos al desarrollo de los acontecimientos. La semana que viene va a ser durilla.

      Un abrazo, Juan Carlos. Siento lo de la caza… ¡Aunque un poco sí me alegro por los bichos! ¡¡Gracias!!

      Me gusta

    1. Cuesta un poco asimilarlo, pero estoy seguro de que tienes razón.

      Fake life. Todo lo que hay a nuestro alrededor, lo que trasciende de aquello que hemos tocado, o parido o amado, parece falso. Ya no hay referentes seguros para poner el pensamiento a trabajar…

      Fake life… es verdad. ¡Pero cuesta aceptarlo!

      Un beso muy grande, Belén. Mil gracias por venir por aquí (aunque nos hayas puesto aun peor cuerpo).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s