Neoveraneo o tal

Donald Trump se apropia de la producción mundial para tres meses del único tratamiento que se ha demostrado eficaz contra la covid-19, en un ejercicio de soberanía aplaudido por muchos.

Un par de semanas antes, Angela Merkel intervenía con 300 millones de euros la empresa que está desarrollando la que parece será la primera vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad, en una maniobra de corte defensivo, también ante la amenaza de EEUU de reservar para sí todos los derechos de producción del laboratorio alemán.

El capitalismo más descarnado se apodera así de la razón de Estado dejando a un lado la solidaridad internacional, y la mundialización de la economía convierte en universal el acuario en el que los tiburones (que ya ostentan cancillerías y presidencias) despedazan a sus piezas y se intentan hacer con las mejores tajadas.

Ha llegado la hora de desmontar todas las ilusiones que nos habíamos querido hacer. No, la pandemia no nos ha enseñado nada; aquello de que nos haría mejores y distinguiríamos lo que importa de lo que no importa, es mentira: o es eso, o es que realmente en el lado de lo que importa no había nada. No somos un mundo mejor, ni más solidario, ni más hostias.

20200705_014506Y mientras los buitres planean sobre las farmacéuticas, enfrentamos el verano aún sin la conciencia de estar en los albores de una de las crisis más gordas que va a sufrir el mundo.

Damos por cerrado el episodio sanitario; nos asomamos a unas calles que tienen la misma pinta que tenían cuando nos encerraron en casa; el bicho no se ve más que en el miedo intuido tras las mascarillas; miras a un lado y a otro y cruzas el umbral de la puerta del portal con la precaución de no ser atropellado por una cadena de virus invisibles que esté coincidiendo contigo en la fatal dimensión espacio-temporal y anide en tu garganta o en tus mocos.

En realidad no está cerrado, pero lo hemos dado por cerrado porque los brotes son cuasi simbólicos y casi siempre están en una ciudad dónde usted y yo no vivimos. El miedo aún no está en los higadillos de las personas, más allá de las que sospechan que el ERE en el que se sujetan se convierta en un despido en ¿septiembre? ¿noviembre? Lo están mirando, aún no sabemos. 

Y, ahora ya sí, julio ha traído el verano; el más incierto de cuántos hemos tenido ocasión de vivir.

El apartamento de Santa Pola no es una opción. El control sobre el acceso a las playas la ha convertido en un postconfinamiento insoportable.

En el pueblo no le van a mirar bien. Se han protegido de los aluviones que suelen traer las fiestas patronales suspendiéndolas por cautela. Saben que las ciudades se expanden en verano y le esperan sin ninguna ilusión, porque les ha costado mucha disciplina mantener a raya el contagio.

La movilidad internacional de las personas es un puto lío. Países de los que admitimos turismo no nos quieren ni ver. Todavía, a estas alturas, no sabemos cuáles son las fronteras abiertas y cuáles no.

A todas luces, nos han robado ya la primavera y estamos a punto de ceder gratuitamente el verano a mayor gloria de SARS-CoV-2.

En definitiva, piensa usted, lo que va a importar es el otoño. Esa es la gran prueba. El gran test. A lo mejor este otoño aún tiene trabajo. A lo mejor el ensayo del teletrabajo le ha salido bien. A lo mejor vuelven a abrir los colegios, incluso los concertados. Y, a lo mejor, a usted todo esto ya no le produce más que un aburrimiento mortal.

Lo de la tele sí que no es una opción. Hasta la política ha dejado de existir para convertirse en el reality show que protagonizan personajes como Cayetana Álvarez de Toledo o Macarena Olona (si es que se llama así la señora del bozal verde con la bandera de España). Ya no hay quien soporte un telediario más desentrañando el proceso de conseguir los votos suficientes para sacar adelante las iniciativas del Gobierno. Ni una homilía más de Sánchez en sábados que parecen todos de Gloria, loando la infatigable entrega del personal sanitario a los que gracias a Vox y a su bilis recocida, pudimos dejar de aplaudir a las ocho desde los balcones. Incluso la ruta turística de los reyes de España solo nos ha conseguido arrancar un bostezo y un comentario lánguido sobre lo guapa que queda ella con sus vestidos floreados.

Parece que solo Máster Chef nos sacará del tedio. O Tele5.

Usted se ha hartado ya de reprender a los vecinos porque los chicos salen de casa sin mascarillas. Se ha hartado de reprender a los vecinos en general. Se ha hartado de planificar sus vacaciones. No sabe bien bien si tiene que ahorrar o lo que toca es gastar (con moderación o sin ella) para aliviar la crisis de consumo o para aliviar la puta depresión en la se está sumiendo. Usted está hasta los huevos (igual que yo).

Solución: engancharse a Twitter por si allá se encontrara la verdad de las cosas que se le antoja inalcanzable de momento.

Craso error. Se encontrará usted con una tendencia basada en la serie El Ministerio del Tiempo, que plantea un futuro distópico para España con Bertín Osborne como presidente, arrasando con su lema ‘mi patria es la tuya’. O al papa Francisco aportando su grano de arena: La alegría del cristiano brota (hablando de brotes) de la escucha y de la acogida de la Buena Noticia de la muerte y resurrección de Jesús.

Me he mareado. Vuelvo al confinamiento.

El dibujo es de mi hermana Maripepa

6 respuestas a “Neoveraneo o tal

  1. Esta claro que si hablamos de potencias pintamos menos que nada, no os preocupeis ya tendremos vacuna o farmacos, cuando las potencias nos revendan las que han acaparado y con esos beneficios las suyas gratis, pero eso nos toca no hay mas, con buena picha bien se jode ( a nosotros no ha tocado ser colicortos) yo confio en volver a la normalidad anterior aunque nos cueste un tiempo, el Papa Francisco ya pondra algo de su parte, ayer estuve en misa de nuestra patrona , despues del sermon del cura ahora si lo veo.

    La verdad es que en los pueblos pequeños sobre todo la anulacion de las fiestas como la de bastantes actividades se nota mucho y se pasa mal, nosotros estamos de fiestas no fiestas y es bastante raro el ambiente.

    La responsabilidad es una de las medidas contra el bicho pero es muy complicado, por que la vida sigue y no podemos estar siempre confinados, por que si no nos morimos del bicho lo vamos hacer de hambre, vallamos voviendo a la nueva normalidad pero con mucho tacto.

    yo eso de las redes sociales , tele 5 y mas no lo veo, lo mas aprovechado en el confinamiento el parchis y juegos de familia que teniamos olvidado y que los hemos tenido en primera fila en estos meses, yo hacia que no realizabamos algun juego en familia años y no pocos.

    Buen domingo y sin fiestas

    Le gusta a 1 persona

    1. Los pueblos pequeños han hecho sus deberes con mucha responsabilidad y con mucho esfuerzo hasta aquí. Ahora toca la parte más complicada: el verano.

      Lo que hasta aquí ha sido capar la actividad cotidiana de una forma más o menos ordenada, ahora es abortar la tradición, cortarle las alas a la juventud (cerrando la piscina, por ejemplo), temer el momento más querido, que es la llegada masiva de parientes y amigos.

      A quienes os toca tomar las decisiones nadie os va a agradecer la responsabilidad y la ‘mala gana’ con la que las habéis tenido que tomar… pero todo el mundo os echaría la culpa si, al no tomarlas, los pueblos que hasta aquí están limpios se llenaran de la enfermedad.

      Ingrato este oficio tuyo. Ingrato.

      Pero el pueblo está limpio. Y no ha sido el cura con sus mismas mayores (ni menores), ni las multinacionales que luchan por el control de los medicamentos.

      A esa clase a la que perteneces nadie la ha aplaudido en los balcones, y sin embargo, ha mantenido a raya al bicho a base de decisiones nada queridas.

      GRACIAS POR ESO.

      …Y por todo.

      Un abrazo, amigo.

      Me gusta

  2. Miles de millones de frascos de cristal.
    Una vez que tengamos una vacuna es lo que necesitaremos, un recipiente para meter la vacuna de marras y distribuirla.
    En este confinamiento donde todos han perdido quien gana.
    Todos aquellos que tenían cash y podían comprar a la baja se han puesto las botas, las calzas, las sandalias y los zapatos de salón.
    Ya veremos, si sobrevivimos, que pasó durante la pandemia y si nos hizo un poco o un mucho mas pobres. Mas ricos seguro que no.
    Porque seguro seguro que los que perdemos somos nosotros.
    Una señal para quien sea de Madrid. El rastro se muere y con el una forma de cultura. A los que mandan mucho, esa cultura un poco ácrata no les gusta mucho.

    Feliz domingo.
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    1. Si el rastro muere habrá muerto un poco de cada uno de nosotros.

      Seremos un poco más pobres? Nuestro Gobierno no será capaz de parar esa tendencia al aumento de la desigualdad que producen las crisis (tan perversa, tan puta)?

      Sobreviviremos, casi seguro. Y todo nos decepcionará otro poco.

      Un abrazo, amigo. Que no muera el rastro.

      Me gusta

  3. …y por si no tuviéramos suficiente con lo que hay, amenaza el jefe de la del bozal con montar un sindicato “para defender a los trabajadores”. Qué otoño, don Justo… Va a tener usted que hacer horas extras de bitácora para llegar a todo lo que ya se otea, que no es precisamente la vacuna de marras… Me temo que como el Centro Superior de Investigaciones Científicas no tenga suerte en su trabajo, nos van a regalar viales de coleccionista, porque, a lo que llegue, la cepa 19 será, como mínimo, la 237. Pero no se preocupe. Si nuestros ancestros pasaron a pelo la gripe de las primeras décadas del siglo XX, nosotros no vamos a ser menos.

    A cuidarse del caloret.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. A lo mejor con unas dosis de ardor guerrero de esas que pregonan Abascal y los del bozal (acertado pareado) tenemos de sobra para salir de esta, pero yo me quedaría más tranquilo con una miaja de vacuna que llevarme a torrente sanguíneo.

      Vamos a tener un otoño agotador. Pero tengo la impresión de que el Gobierno no está en riesgo y esto nos da tres agotadores años de pomporrutas imperiales desde la tribuna de oradores que, sumadas al sindicato que nos anuncias, no dejan un segundo a la cordura. Se me abren las carnes se pensarlo solo.

      Tendremos que hacernos fuertes, ensayar la mirada lateral y contener las ganas de llorar, al menos en público.

      Un abrazo muy fuerte. Gracias por pasarte, aunque no des más que disgustos…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s