El juego macabro de Pablo Casado

No, no, no.

No hay equidistancia.

La conclusión no puede ser que dos partes peleaban por imponer su razón, para ver quién ganaba. No ha pasado eso.

Ha pasado una declaración de insumisión institucional en toda regla por parte de la Comunidad de Madrid, que defendía unos intereses concretos por encima de otros. Ha pasado eso. Y ha pasado desde el principio de esta amenaza brutal.

Y ha pasado que el Partido Popular ha abrasado a Isabel Díaz Ayuso utilizándola de ariete contra el Gobierno de España, prescindiendo, no ya de la lealtad más elemental, sino del más primario sentido común.

Es verdad que la mujer era fácil de abrasar.

No sé si el Gobierno debió proponer reformas legales para construir instrumentos más eficientes en la limitación de derechos fundamentales, como la movilidad, aunque parece que los que había eran suficientes a la vista de cuántas veces se ha limitado con la pertinente autorización judicial. Puede que sí, aunque yo no lo creo.

Pero evitar la movilidad en Madrid a cualquiera se le alcanza elemental en un puente como el que ahora disfrutamos, que en años anteriores produjo entre cinco y seis millones de desplazamientos, uno y medio de los cuales vienen a proceder de esa comunidad autónoma.

De modo que estado de alarma.

Un juego macabro de reuniones y contrarreuniones, de tuits y contratuits, de llamadas y contrallamadas, con el solo propósito de dilatar el proceso y proteger en el peor sentido de la expresión a los vecinos y los negocios de los barrios ricos de la capital. Hasta que el tiempo se agota y, ya en el descuento, sobreviene la fuerza. Un pulso inútil, ocioso, quemador, generador de toda confusión y toda desconfianza. Un juego mediocre de quien es usada por su partido para desgastar al Gobierno en el asunto más sensible de los que se pueden elegir.

El juego macabro

Descomponer el Estado. He aquí el objetivo de un político de mentirijillas al que sus papás no le enseñaron a no jugar con fuego. Descomponer la justicia, la sanidad, la educación, descomponer la sociedad… con todos los recursos a su alcance, a cualquier precio.

Siempre pensé y dije, entre bromas y veras, que José María Aznar era el principio y el fin de todos los males de la humanidad (más entre veras que en bromas). Pero ha nacido el anticristo y el propio Aznar ha reaparecido para sujetarlo cuando su liderazgo se empieza a cuestionar dentro de sus filas y su partido hace aguas (se inunda) por la cocina (por la traducción al castellano del asunto más vergonzante en que puede verse envuelto un partido político).

Es Pablo Casado, que se ha propuesto convertir España en un estado fallido. Actúa desde el odio generando odio. Es la tercera vez, esta semana, que trata de entorpecer en Europa la llegada de los fondos que han de hacerse servir para superar (al menos paliar) la tremenda crisis económica que ha generado la pandemia. Su estrategia es desprestigiar a su país en todos los foros posibles. Se me antoja desproporcionado como un ser tan pequeño, de capacidades intelectuales tan mediocres, de presencia tan exigua, de discurso tan pobre, puede desplegar tal volumen de toxicidad en una sociedad que parecía empezar a desenvolverse con cierto aplomo en el concierto de los pueblos.

Pablo Casado es un tipo que juega muy sucio. No muy duro. Muy sucio. A Pablo Casado España le importa un carajo. Pablo Casado quiere mandar en el país y es capaz de pagar por ello el precio que sea necesario, aunque se mida en vidas, aunque cueste el absoluto desprestigio del poder judicial, aunque las familias españolas sean incapaces de mantener la dignidad porque colapse el sistema y el dinero no llegue. Pablo Casado es un ser abyecto del que la patria se tiene que desprender cuanto antes. Antes de que, en efecto, cumpla con su objetivo y no quede nada de esta patria que aborrece. Porque el sistema no está concebido para librarse por sí mismo de los ataques de quienes lo bombardean desde dentro de las instituciones.

Solo espero que pase pronto a la historia.

Y que pase a la historia como lo que es.

Si el día del juicio final ha de consistir en que los tontos se van a dar cuenta de que lo son (como decía mi tío Rafael) y de ahí vendrán llanto y crujir de dientes, el día del juicio final Pablo Casado va a pasar un rato muy malo.

No ha sido Isabel Díaz Ayuso. No le da para tanto. Pablo Casado se tiene que marchar. Pronto.

El dibujo es de mi hermana Maripepa


8 respuestas a “El juego macabro de Pablo Casado

  1. Desde que comenzo la pandemia, al poco rato cuando empezaron a vislumbrar los de la oposicion una posibilidad de hacer daño al gobierno utilizando el bicho para desmerecer las acciones del presidente, ya lo he dicho en alguna ocasion pero lo vuelvo a repetir¿ no seria mas leal unir fuerzas e ideas para combatir de la forma que sea esta enfermedad? ¿no seria mas decente colaborar en todo lo que se pueda y esta al alcance de sus manos para evitar tantos fallecidos y contagiados? no se puede utilizar con ninguna escusa sea el partido que sea para sacar reditos electorales, eso es basura, venga de donde venga no me refiero a un partido hablo en general de todos ellos, señores cordura vamos a plantearnos salvar a los Españoles, el gobierno lo esta haciendo lo mejor posible o no, pero esto que nos ha llegado no estaba en ningun programa ni presupuesto, pero esta luchando con todos los medios para salvarnos, por favor señores recapaciten primero salvennos de esta pandemia y una vez lo consigamos vuelta a la pelea electoral caña al mono que es de goma, pero ya vale de poner palos en la rueda, una pena que seamos el pais con mas mala gente que solo busca intereses partidistas o personales.
    Prioridad unica, salvar a España de este virus cueste lo que cueste y si hay que cerrar se cierra y si hay que ayudar a los perjudicados por el cierre se les ayuda pero creo que ya esta bien de dar por el culo.
    Espero que el proximo domingo tengamos mejores noticias y veamos que la cordura empieza a funcionar.

    Buen domingo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pocas esperanzas tengo yo de eso; de que venga la cordura y que mejores noticias nos indiquen que todo el mundo se ha puesto a trabajar a una.

      La irresponsabilidad absoluta del Partido Popular (lo de Vox no deja de ser una broma pesada) está llevando al Gobierno ha hacer cosas que jamás debió hacer. Algo daría por que les llegara la cordura y sentir a todas las fuerzas políticas del Estado trabajando al unísono por salvar a los españoles de este puto bicho y sus consecuencias económicas.

      Pero mucho me temo que no lo vamos a ver: Casado está en otra jugada. Muy en otra jugada. Quiere el poder y no lo importa el precio que tenga que pagar para conseguirlo.

      Gracias, Juan Carlos.

      Hemos librado el puente del Pilar. Ahora… a por el de la Constitución.

      Fortísimo abrazo.

      Me gusta

  2. Tierra quemada…. Ese es el objetivo. Madrid, como ejemplo. No hay equidistancia, pero también debe haber autocritica…
    Estoy de acuerdo con tu análisis, pero ¿era necesario seguirle el juego? ¿Hacer tan evidente que Madrid es más que la suma de sus partes?¿No se podían haber basado la orden ministerial en aquello que es digerible para los tribunales?…
    La lucha contra esta pandemia también es la lucha de la gestión de las emociones de las personas (créeme llevo haciéndolo en mi ámbito desde el 13 de marzo). No nos pueden enfrentar a los ciudadanos: madrileños mártires luchando de nuevo por su libertad frente a receptores levantinos y sufridores mesetarios… Resulta ridículo al leerlo ¿verdad?, pero lo elemental, funciona, les funciona.
    En ese viaje, estamos como en “la vida de Bryan” con las alpargatas… Unos con Simón frente, hasta hace poco, contra los devSpiriman y ahora contra los de Cavadas.
    Empiezan a no haber referentes ni certezas y eso es jugar con fuego porque la vida sigue y sigue con más penuria, con mas tristeza y con menos apoyos. Las instituciones todas arrastrándose por el fango.
    Un juego triste y peligros.
    Muy preocupado, la verdad

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy preocupado, sí. Muy preocupado.

      Creo que no era fácil adivinar con qué se hubieran conformado los tribunales, tal y como están dejando a los tribunales en este rato (también a los tribunales).

      El juego de pesos y contrapesos se ha roto. Y la cordura, también.

      Tienes toda la razón (toda) en que gestionar las emociones resulta crucial. Y seguramente es la batalla que peor se está librando en este juego macabro. Creo que por eso no se ha dicho claramente que hay que confinar Madrid para evitar que reviente la bomba biológica (Page dixit) que supone. Pero también creo que era prioritario cerrar Madrid a la vista del puente y que se ha cerrado en el tiempo de descuento gracias a la declaración del estado de alarma.

      Es, como dices, un juego muy peligroso. Han conseguido acabar con toda referencia, con toda fiabilidad, con toda fuente de tranquilidad. Y me temo que lo estamos, ya, pagando muy caro.

      Es un juego muy peligroso. Y muy sucio.

      Gracias, José Ricardo. Muchísimas gracias. Estoy otra vez de acuerdo contigo: la gestión de las emociones…

      Un fortísimo abrazo.

      Me gusta

  3. La misión, está clara, no se trata de atajar una enfermedad, o un virus o lo que sea, se trata de sacar rédito político y de crear un malestar social. De todas formas, Casado y compañía debía darse cuenta, que también se le van a morir sus afiliados, pero bueno, la proporción de rojos caídos por Marx y Maduro, será aceptable como las bajas en una guerra y si se llega al poder aunque se hunda el país bienvenido sea. Cayetana sonreirá esté donde esté.

    Le gusta a 1 persona

    1. No sé si esa dulce sonrisa volverá a brillar en nuestro firmamento. Pero si sonríe, no será por el éxito de Pablo Casado.

      Eso sí: darán por bien caídos a los de todos los bandos si se cumple el objetivo. El poder. Debe ser la hostia. O se lo están exigiendo sus próceres con tal de que sea capaz de minimizar el rosario de imputaciones y de condenas que se va a llevar la Kitchen.

      Así es: aquí no estamos para doblegar una curva. Estamos para doblegar un Gobierno. Y suena mucho peor.

      Gracias, Miguel Ángel. Nos vemos por aquí, aunque sea en la cena.

      Me gusta

  4. No, no es Casado el problema, el problema está donde coloca las posaderas. No son las personas, es la mina de donde salen esas personas. Tú le das al pico una y otra vez y sale carbón, negro y con olor a azufre, se te mete en los pulmones y te ahogas. Nunca encontrarás dismantes porque no avanzaron tanto.
    Crees que Rajoy era mejor que Casado, lo que pasa es que no le has conocido en esa texitura, o sí, sus mentiras con las negociaciones con eta fueron épicas y sobre todo absolutamente desleales. Pilló a Zapatero, al que incluso le llegaron a preguntar si guardaba rencor a Rajoy, dijo que no. Yo me lo comería con patatas, pero yo no soy Zapatero.
    Te quitan a Casado, te van a poner a Feijoo a Martínez Almeida a la misma Diaz Ayuso o Egea, ese es el “material” que hay.
    El ruidito del coche no desaparece solo, al final ese ruidito era el “campaneo” de los pistones que van a destrozar el motor y te va a dejar sin coche.
    Leí un artículo sobre la derecha honrada. La transformación que provocó el ante y la II Guerra Mundial en Europa. La derecha de entonces no estaba muy lejos de la ideología nazi o franquista. Luego ya.. les invadieron y le vieron las orejas al lobo. Aun así, por ejemplo, Los Paises Bajos fue absolutamente colaboracionista en su invasión.
    Naturalmente ese proceso no se produjo en España.
    Su trayectoria es:
    Fraga Iribarne
    Aznar
    Rajoy
    Casado.
    A Vestringe no lo pongo porque para qué.
    Con ese escalafón que quieres, hasta que los españoles no les dejen con 10 diputados a cada uno (30 en total) esto no va a cambiar.
    La esperanza es lo último que se pierde.
    Feliz domingo.
    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y ¿Hernández Mancha?

      El plantel ha sido tremendo, en efecto. Y es cierto que la oposición de Rajoy a Zapatero fue exactamente igual de desleal (otra no renovación del Consejo General del Poder Judicial, otra deslegitimación constante… aquel ‘que se hunda España, que ya la salvaremos nosotros’, otra vez ganar prometiendo todo lo que no cumplirían, otra vez saltándose todos los pactos de Estado que se habían firmado con Aznar en el poder y con el PSOE haciendo de oposición responsable (ETA, Educación…).

      Toda la razón. El problema no debe ser Casado sino los Casados que el PP es capaz de llevar a la primera línea. La cantera agotada y los cabezas de lista en el mismo orden de mediocridad.

      Qué bien para Vox. Qué mal para España.

      Un fuerte abrazo, amigo. Seguiremos contándolo, porque otra cosa nos está vedada…

      ¡Gracias!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s