La incógnita

Uno de esos ‘memes’ que recorren las redes estos días representa a una persona de Limpieza del Congreso, recogiendo desperdicios después de una sesión plenaria en el hemiciclo vacío que exclama “¡Dios mío! Hay trozos de Abascal por todas partes”.  

Es el resumen de una moción de censura que solo sirvió para una cosa: descubrir a un Pablo Casado desconocido, capaz de leer casi con desenvoltura un discurso brillante.

Pablo Casado se llevó la foto y el titular.

Abascal, una ensalada de hostias de las que algunas eran del guion y otras no tanto.

Sánchez, más que correcto, suelto, irónico. Institucional.

Casado en uno de los mejores discursos que se han escuchado en los últimos tiempos en el Parlamento español.

Sánchez previsible: hizo lo que le tocaba. Y todos los demás también. Casado no. Él hizo otra cosa. De haber resultado creíble, nos hubiera hecho pensar que hay esperanza para la política.

Hay PP. Esta es la conclusión tranquilizadora del debate.

Gustándose desde la tribuna de oradores

Detrás de las estrategias desleales y torticeras que enfebrecen las sesiones de control; por debajo de bloqueos institucionales y maniobras indignas para evitar (al menos retrasar en lo posible) la llegada de fondos europeos a nuestro país, hay un PP capaz de escribir que su interés son las personas, ‘cada persona: tenga el color de piel que tenga, rece al dios que rece, ame a quien ame, sueñe en la lengua que sueñe’. Claro que esto lo pensamos todos, pero al PP se le había olvidado decirlo hasta el punto de que nadie sabía que lo pensara, si es que en realidad lo piensa.

Es un PP que escribe que trabaja por ‘una España en red’ y se pregunta  ‘¿por qué bloques cerrados en vez de lazos y conexiones?’.

Ese PP (¡al fin política!) dice querer una España “unida y diversa” y enfrenta sus ideas (¡ideas!) contra PSOE y Vox porque, opina, el primero la desune y el segundo la trata de uniformar. Y la busca ‘cohesionada y abierta’ insistiendo en su idea de que solo ese partido es capaz de pensar en esa sociedad que Vox rechaza por abierta y el PSOE descohesiona.

Da igual estar o no de acuerdo. Porque son ideas. Y un discurso sobre las ideas se agradece siempre, aunque provengan de lugares tan comunes que sea imposible estar en desacuerdo.

No sorprendió su ideario; sorprendió que tuviera ideario, a pesar de que la tensión de sus gestos hiciera notar la incomodidad que sentía el orador machacando al que fue compañero de filas.

Abrió una ventana a la esperanza.  ¿Habrá iniciado Casado realmente un camino al centro, ahora que la extrema derecha se desvela como contraria a sus propios intereses y alcanza una intención de voto que bien pudiera superarle?

Y, si lo ha iniciado, ¿permitirá que España sea un país gobernable? Este cambio de estrategia que asoma tímidamente desde la tribuna de oradores ¿alcanzará al interés público hasta ahora subsumido por el interés cayetano de liderar la derecha española?

A la pregunta que se formulaba en el principio de su alocución ¿puede ser Abascal presidente de la cuarta economía de la Unión Europea? La respuesta es no; gastemos poco tiempo en esto. Pero se abren otras que esperan respuesta:

¿Cómo convencerá de su posición a los barones que gobiernan comunidades y ayuntamientos apoyados en Vox?

¿Cómo va a encarar la responsabilidad de su partido (que también la tiene) en la gestión de la Covid-19, dejando de utilizar la pandemia como arma arrojadiza contra el Gobierno?

¿Cómo intentará afianzar su liderazgo en la oposición y en su propio partido? ¿Con qué discurso?

Porque fijar criterio exige coherencia para mantenerlo, e imponer la coherencia en un partido político implica necesariamente ejercer el liderazgo.

Si no lo alcanza, en su currículo (aún yermo) solo quedará un discurso. Palabras bien organizadas que, más que por su contenido, sorprendieron por quien tuvo el valor de pronunciarlas desde la derecha del hemiciclo, según la proyecta el tiro de cámara.

Cohesión, lazos, apertura, respeto a la diversidad, son conceptos ajenos hasta aquí al discurso de la derecha. Si Pablo Casado los consigue incorporar, como brillantemente ha hecho este 22 de octubre en el discurso pronunciado con ocasión de la moción de censura que Vox presentó contra el presidente del Gobierno, les habrá prestado un gran servicio a la política y a España.

Casado tiene que desmostar que, además de que su partido sea capaz de escribir desde la cordura y el sentido de Estado, él es capaz de vivir en esa forma de estar en política. Si no, todo habrá sido un espejismo.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.


12 respuestas a “La incógnita

  1. Sin ninguna duda Casado fue el ganador de la mocion de censura, indiscutible, una esperanza a la cordura , un saber que lo primero es lo primero y lo primero es ayudar a combatir esta lacra de enfermedad que estamos padeciendo espero que esta nueva postura de casado la sepa utilizar nuestro Presidente para machacar conjuntamente a este virus,
    ¡espejismo? espero que no , creo que por fin se hado cuenta de que la postura negacionista a todo, no le estaba ayudando, si realmente no es espejismo se va a ver muy pronto., ahora tambien digo, Sanchez debe de tender la mano para este asunto y una vez solucionado que cada uno trate de ganar votantes de la manera mas conveniente.

    Estuvo muy claro el recordatorio por parte de Casado al senor Abascal de los 15 años de chupoptero del PP, un renegado que muerde la mano de aquel que le dio de comer, y ademas muy bien , espero que los votantes de Vox del mismo modo que los de podemos se den cuenta.

    hoy ganador por k.o. tecnico el señor Casado, veremos cuanto le dura el cinturon de campeon.

    Buen domingo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Todo es una incógnita.

      La primera ¿quién le escribiría a Casado un discurso que habla de igualdad, de tender puentes y estrechar lazos? Igual fue Iván Redondo, aunque no creo.

      La segunda ¿cómo se mantiene la coherencia con este discurso, cuando la mitad de sus gobiernos (por no decir todos los relevantes) están sustentados por Vox?

      La tercera: ¿le dejará Aznar?

      Casado ha fijado criterio. Si logra mantenerlo sin que se le levanten los barones gobernaremos con una oposición digna; dura y digna. Si no lo hace se descubrirá al pelele que lleva dentro.

      La pugna es entre la derecha y la derecha, ambas igual de fascistas salvo que logre demostrar lo contrario.

      ¡Atentos!

      Fortísimo abrazo. GRACIAS.

      Le gusta a 1 persona

  2. Bueno, seré breve y sencillo, ahora le toca al señor Sanchez dar el paso y dejarse de abrazos con la extrema izquierda, independentistas y proletarias, vamos que lo digo yo y más de media España.

    Le gusta a 1 persona

    1. No.

      Más de media España, no.

      Yo no lo digo, ni mi entorno de amistades y familiares lo dicen, y son más de diez, aunque no nos vayan a dejar juntarnos a todos a la vez.

      Lo dices tú y, con toda probabilidad tu entorno, pero no creo que seáis media España.

      De hecho, estos a los que tanto detestas fueron votados en su conjunto por bastante más de media España. Y los votos TODOS son legítimos, hasta los que van a Vox.

      ¡Gracias, Alfonso! No pensamos lo mismo pero, al menos, pensamos en voz alta y discutimos sobre ello, que es de lo que se trata.

      Un abrazo, amigo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Bueno… al mismo tiempo que Casado (sin señor) soltaba su discurso (parole…parole…parole) en un lugar no muy lejano, en una ciudad que da nombre a un batalla, Bailén, se acordaba quitarle el nombre a una plaza dedicada al Señor Don Enrique Tierno Galván (con señor y mayúsculas).
    Hoy domingo, los gobiernos siguen siendo los mismos. Escuché a dos…. no sé cual de los dos daba mas vergüenza ajena; Javier Maroto y Enrique López, ese Consejero al que le gusta saltarse semáforos muy borracho.
    Creo que se me nota que no me creo nada, no sé cuantas veces he repetido esta semana algo que decía mi madre: obras son amores y no buenas razones.
    En cuanto a Abascal, recuerda a Putin, lo pusieron, teóricamente, como presidente de transición y allí sigue todo hecho un zar; a el le colocaron a la derecha del PP para que éste pareciera de centro y mover al PSOE hacia extremismos “proetarras”. Cada vez que leo eso recuerdo a Ernest Lluc.
    Quizás Casado ha temido algo parecido y como el dijo: hasta aquí hemos llegado, frase que el PP debería poner en la puerta de Génova esquina a Zurbano.
    Lo de los 15 años, se lo puede aplicar el mismo, como me recordaste hace poco a ese personaje, Hernández Mancha, no creo que sea buena idea airear ciertas cosas, mañana puede ser otro “Hernández Mancha”
    Bicheando cosas me bajé la declaración de bienes de Abascal referente a 2019. Tenía una cosa muy rara, declaraba algo mas de 50.000 € brutos, y un cash de 45.000 €. Proporcionalmente su capacidad financiera y de ahorro es superior a la de Amancio Ortega.
    Todo sigue igual que diría Julio.
    Feliz domingo, abrazos.

    Le gusta a 2 personas

    1. De acuerdo una vez más.

      Conviene no olvidar, como recuerdas, que Vox es una estrategia de Aznar que salió rana, como Putin lo fue o como tantas otras estrategias regresivas que, en términos generales, no llegan a germinar en este país nuestro, progresista, aunque la izquierda se empecine en no salir a votar más que en caso de ‘causa mayor’, esto es, cuando se huelen cosas terribles, como una amenaza de Vox.

      Creo que nadie ha cometido la ligereza de tomarse en serio a Abascal como político, de la misma manera que no nos hemos tomado en broma a Vox, porque un político de mentira cuenta con todos los medios que el populismo le ofrece para aparecer delante de su formación como un político de verdad.

      El PP lo quería usar (y lo ha usado) para afianzar su mayoría y ahora resulta que lo que quiere es convertirse en mayoritario.

      No: Tienes razón: el PP sigue siendo el PP en Bailén, en Madrid, en Andalucía toda. Y a Casado (sin señor), si es que lo intenta, le va a costar mucho trabajo sacarlo de la ultraderecha sociológica de este país.

      Gracias, amigo. Otro fuerte abrazo en este domino, igual que otros domingos aunque sea con una hora más de sueño.

      Le gusta a 1 persona

      1. Cuando miramos los resultados electorales vamos a las cifras superiores, esta mañana a raíz de algo que había leido me he puesto a contar los votos de las candidaturas que se van por el sumidero. Hay mas de 40 candidaturas de izquierdas que suman 470.000 votos. Hay una candidatura que tiene 26 votos. No se han votado ni a ellos mismos.
        Luego, como bien dices hay 12.493.664 abstenciones un 33,77 %. Y Mas España. .”divide y vencerás”, luego cuatro años para sudar.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      2. La fragmentación del voto y la abstención, las constantes de una izquierda desilusionada que no asume que perder es que gobiernen ellos. Seguramente porque no asume que hay que hacer cosas, porque cuando loas hacen ellos… las hacen peor.

        Me gusta

  4. Lo siento, Justo, no lo creo. No porque estos años me hayan vuelto incrédulo por definición, que también.
    No lo creo porque solo puede tener sentido, si el Pp hubiera creido que otras alianzas y otros apoyos son posibles. No lo cree, siguen necesitando a Vox, en Madrid, en Andalucía, en tantos Ayuntamientos…., sobre todo porque no confían en la lealtad de Cs y porque no pueden perder más apoyos por la derecha. Mientras esto sea así, seguiremos quitando placas a martillazos, negando la historia y hablando de violencia intrafamiliar… Seguiremos viendo caer sobre nuestros hombros la capas.
    La moción de censura, en efecto, era contra el Pp, no había otro remedio que tener un discurso distinto…., mientras tanto las acciones son y serán las mismas.
    La polarización, no lo olvidemos, esta más en el haber de PP que en el de Vox y esa ha sido, es y será su estrategia al corto y medio plazo.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Mucho me temo que tengas, otra vez, toda la razón del mundo.

      Ahora me pregunto si esa disfunción total, esa desavenencia manifiesta entre el discurso teórico y las acciones de gobierno allá donde lo tienen o de oposición, allá donde la ejercen, se la consentiremos también los españoles como les venimos consintiendo tanta cosa.

      Y ¿sabes lo peor? Lo peor es que con toda probabilidad se lo consentiremos.

      No habrá lazos, no habrá puentes, no habrá tolerancia con la diversidad en ninguna de sus manifestaciones. Seguirá siendo el PP por más que algún avezado escritor de discursos siga empeñado en hacérnoslo ver muy de otra manera.

      Asumido: Será como dices.

      Descreído amigo… GRACIAS

      Un abrazo muy fuerte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s