Rociíto (o tal)

No había vuelto a saber nada de Antonio David desde que, hace mucho tiempo, escuché en Tele5 a uno que era idiota diciendo sandeces sobre el asunto de ETA. Antes de cambiar el canal, averigüé que se trataba de un guardia civil que guardaba para sí el producto de las multas que imponía, cuyo único éxito personal había consistido en casarse con una señora que tenía una madre que cantaba copla.

Aquello no me volvió a ocupar, excepto por haber constatado quiénes son los que en este país nuestro crean y difunden opinión: los guardias civiles que se casan con hijas de señoras que cantan copla, comprendí. Y me sumí en mis pensamientos con una cicatriz más en mi inteligencia ya maltrecha.

Supe después que también eleva a las cumbres de la difusión del pensamiento el hecho notorio de concebir una criatura con un torero mediocre, pero para entonces mi televisor ya no sintonizaba Tele5, de manera que este aprendizaje tardó poco en disiparse de mi entendimiento junto con la figura esperpéntica de la señora que lo representaba y del torero con el que engendró.

Pues bien, de esa máquina de crear seres abominables que es Tele5, también hemos sabido en estos días que es capaz, como Saturno, de devorarlos en espectáculo emitido en ‘prime time’ y, oh prodigio del mundo ‘mass media’, forrarse con tal ejercicio de canibalismo.

Así hemos conocido que Rociíto, hija de Pedro Carrasco y Rocío Jurado —la más grande— (fuente: Wikipedia), el boxeador y la cupletista como representación empírica de que la realidad supera y no por poco la ficción, Rociíto, decía, se unió en matrimonio morganático (él no pertenecía a los círculos exclusivos de la grandeza del colorín) con un guardia civil que el programa Aquí hay tomate —lo supongo por la época, esto no está demostrado— elevó a la categoría de divulgador.

El tal Antonio David tuvo, por lo que supimos, que abandonar la Benemérita cuando se descubrieron sus prácticas poco o nada decorosas con el dinero de los infractores de las normas de circulación, y esta oportunidad, adornada por el poder mediático del sujeto y de la esposa del sujeto, se aprovechó por la cadena para darle beneficio (oficio no se le recuerda) como tertuliano. Otro prodigio, porque no existe atisbo de que el chaval tenga solvencia alguna en ninguna materia que pueda resultar de interés para un medio cuyos compromisos con la sociedad son informar, formar y entretener.

Sería necesario aquí hacer una reflexión sobre el concepto ‘entretener’: qué entretiene y qué no, que es lícito exhibir para entretener y qué no, a quién entretiene qué y cuánto dinero da que tan gruesa franja de la audiencia se entretenga con el espectáculo obsceno de exhibir la intimidad de las belenes esteban que en el mundo hay vivas. Sea esto dicho en el bien entendido de que, ni el rabo de Antonio David, ni las tetas de Belén Esteban, resultarían tan obscenas como aquello otro que exhiben sin pudicia alguna.

En la tele con sus cosas

La cosa es que rizando el rizo de la obscenidad, el presentador de Sálvame entre lunes y jueves (el programa del viernes lo conduce otra persona), Jorge Javier Vázquez Morales, (Badalona, Barcelona, 25 de julio de 1970) (Fuente: Wikipedia), presentó el otro día en su espacio para el vómito global el documental ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ o algo así. El producto televisivo consiste en una sentida declaración de esta hija de una cupletista —la más grande—, construida en varios capítulos, en el que cuenta (y contará: aún no se han emitido todos) lo más granado de su vida en común con el ex guardia y la descendencia de ambos: dimes, diretes, denuncias, alegatos, custodias, agresiones físicas, agresiones verbales, infamias, infundios, o sea, un festival.

Y, oh nuevo prodigio del mundo ‘mass media’, triunfó. Como la Coca-Cola.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, el líder de Más País, Íñigo Errejón, la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, la de Vox, Rocío Monasterio… Todas y todos han dado su opinión sobre un asunto del que no tienen más datos que las monstruosidades que Mediaset ha fabricado para el lucro indecente de la cadena. Todos y todas tienen juicio certero sobre los dos productos televisivos y su descendencia, un puñado de seres informes cuya intimidad desordenada por el efecto de la fama ha alimentado el morbo indecoroso de una audiencia ávida de la desgracia ajena.

Porque la opinión de nuestras autoridades no era sobre la urgencia de clausurar Tele5 por dar pábulo a las digresiones grotescas de un maltratador (si lo fuera), o sobre si es lícito pagarle dos millones (si ello fuera así) a la hija de una cupletista —la más grande— por denunciar las torturas de su exmarido en público testimonio emitido en prime time, no. La opinión era sobre la vida privada de los sujetos en cuestión, sobre los delitos que han cometido o no, sobre la conducta de dos personajes que, de existir, solo existen en las mentes excitadas por el morbo de la audiencia.

Los tertulianos de Tele5 se convierten en juzgador. Sentencian y ejecutan sus sentencias. Hunden o encumbran la reputación de los personajes deformes que crea, escudriñando sus vísceras en audiencia pública, supongo, amparados en el sagrado principio de la libertad de prensa. Encumbraron a un maltratador generando la indulgencia de millones de personas ante un comportamiento infame, y ahora la cadena se lucra con el sufrimiento de la maltratada a la que da voz, no para reivindicar la atrocidad, sino para hacer caja con cuotas de pantalla desmedidas y facturas de publicidad impensables.

Y lo hace hasta tal punto que yo mismo, usted, que somos personas decentes que jamás hemos durado más de un minuto en presencia de Jorge Javier Vázquez, estamos hablando de esto un domingo por la mañana. Hasta tal punto que ministras del Gobierno toman partido, mis compañeros y compañeras de trabajo ya lo han tomado.

Si la excusa para opinar de semejante inmundicia es visibilizar el problema del maltrato psicológico a la mujer, el hostión ha sido inmenso: todo aquel a quién he oído opinar sobre el particular fuera de los medios oficiales se ha decantado por él y abominado de ella. Curioso, sin duda, porque se trata al parecer de un tipo que no ha vivido sino del nombre de ella (o de su madre de ella —la más grande—) y de sus desgracias personales.

Si la excusa es alimentarse de las vísceras de una familia, entonces no hay excusa.

Informar, formar  y entretener. Los medios de comunicación que deforman incumplen el fin primordial que tienen encomendado. Si, además no informan y, encima, entretienen a base de fomentar la insidia, no hay más explicación que dar. Por mucho dinero que ganen se tienen que ir.

Una sociedad que se alimenta de basura es una sociedad basura. Esto, por mucho que duela.

El dibujo es de mi hermana Maripepa


12 respuestas a “Rociíto (o tal)

  1. Referente al gran basurero de la prensa rosa telebasura de telecinco, con este tema me paso lo mismo que cuando hablamos de comentarios politicos de partidos como podemos , me pregunto ¿ como es posible que la telebasura enganche a tanta y tanta gente en esos programas ? SALVAME NARANJA critica sea de quien sea , SOLO-SOLA fornicio y puterio, LA ISLA DE LAS TENTACIONES mas fornicio y puterio,VIVA LA VIDA , SOCIALITÉ, SABADO DE LUXE ( estos los he sacado de internet) critica, critica,critica, ¿como es posible que la gente no se de cuenta de la manipulacion mediatica sobre mentiras? ademas con el paston que se llevan, alucinante.

    Y lo de nuesta ministra politicos y politicas es vergonzoso, con la cantidad de mujeres maltratadas que si lo son de verdad y no se les oyen ,y con Rociito les saltan las alarmas ?
    no lo puedo entender, salvo que estas piezas sean seguidores del telebasura, ¿maltrato a Rociito? puede ser pero tiene mas pinta de negocio y exclusiva.

    Hoy nuevamente totalmente de acuerdo, parece hemos roto la racha de no coincidir.

    buen domingo de Ramos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Me dicen muchas personas (muchas) que visibilizar el maltrato psicológico, aunque sea a través de estos medios deleznables, siempre es bueno, porque sigue tratándose de una de las lacras que aún soportamos en esta sociedad nuestra… No lo pongo en duda. Pero ¿cómo es posible que le demos credibilidad ninguna al atajo de desalmados que comercian con el sufrimiento y la intimidad de personajes a los que ellos mismos han dado vida… y muerte?

      Me ruborizo leyendo los tuits de nuestros diputados y ministras tomando partido por un asunto del que los únicos datos que tienen son los que ha proporcionado Jorge Javier Vázquez, como si este fuera fuente de dignidad.

      En fin, esta es nuestra sociedad… lo creamos o no: toreros y cupletistas escudriñados en público para que el morbo de una audiencia idiotizada haga muy ricas a personas sin escrúpulos.

      UN ABRAZO ENORME, desde la coincidencia… que vuelve a ser cosntumbre.

      Me gusta

  2. No seré yo quién ponga en cuestión el testimonio de una mujer maltratada. Seguramente su vida habrá sido un calvario, seguro.
    Ahora bien, si cuestiono, y mucho, que ese maltrato tenga un precio en millones de euros. No, no ha hecho visible su situación hasta ahora…¿Es acaso Rocío Carrasco una iletrada? ¿Es alguien fuera de mundo capaz de aguantar porque no tiene salida? ¿No tiene acaso redes de apoyo?…Lo dudo.
    ¿Ayuda su testimonio a la causa de las mujeres maltratadas? ¿Visualiza y acentúa los comportamientos perversos contra las mujeres de una sociedad machista? Puede que sí, pero se corre el riesgo de que se trate de un espectáculo más y trivialice el problema a un asunto entre personajillos y no a la raíz del problema, a crear bandos de apoyo entre personajes emergentes o defenestrados, en fin, a un teatrillo, además, por capítulos.
    Y claro, nos debe surgir la gran pregunta ¿Qué pinta Tele5 en todo esto? . Pues que estamos ante una cadena, un grupo de medios, que no espera a la actualidad, que crea su propia agenda de contenidos. Un grupo que ha metido en nuestras casas, ha sentado a nuestra mesa, a todo un submundo de personajillos que, con mejor o peor fortuna, les han ido funcionando, poniéndonos su casquería ante los ojos y aplaudiendo a sus cadáveres cuando ya no han servido para nada. Hemos tenido esposas abandonadas por toreros, monarquías perfectas, tonadilleras, menores en el papel cuché, riñas, peleas, sexo, amores y odios, pero….. tengo para mí que la fórmula esta empezando a dar señales de agotamiento, el corazón no interesa si sólo va de miserias. Hay que subir escalones.
    Decía antes que Tele5 crea su propia agenda. El público de los 90 y principios de los 2000 ya no es el mismo. Las batallas ahora se dan en Instagram. Tele5 ha dado un salto, no tiene vuelta atrás. Habrá un antes y un después. Para los que siempre hemos creído en lo perverso de ese modelo de medios de comunicación, un salto al vacío, en el que, seguro, encontrarán dividendos, pero que añade más mugre a una sociedad que tiene cada vez menos valores que la amalgamen.
    Y es aquí dónde debemos tener bien presente porque los medios de comunicación se les llamó el cuarto poder. Los medios de comunicación son los responsables de cumplir las tres funciones diferenciadas que los debe caracterizar: informar, formar y entretener. Esas tres exigencias, seguramente con distinto peso según cada uno de los medios, son incuestionables.
    Pensar que los grupos mediáticos se deben, también, a sus accionistas, sería estar ciego a la realidad, pero ¿podemos hablar de libertad de prensa sin que garantice el cumplimiento de estos objetivos sociales?. No hablo, por supuesto, de que deba existir un “control democrático de los medios”, y, desde luego asumo que existe una importante diferenciación en el desarrollo informativo que se realiza en función de la pertenencia ideológica del medio de comunicación, pero dicho esto, ¿Por qué un asunto de maltrato en este momento? No es el primer caso que sale a los medios de maltrato de Rociíto ¿por qué no fue importante antes?, es casual que sea ahora, en el mes de marzo, cuando aún no se han pasado los ecos del “Día de la Mujer”.
    No pueden oler peor las intenciones (insisto no analizó el hecho en si del maltrato, deplorable y sobre lo que ya hemos opinado en este foro), sino en ser los primero en abrir un “nicho de mercado”, en mercadear con el sufrimiento de muchas mujeres ( y de sus hijos) en este país. Jugando con un ventajismo grosero, con saber que los televidentes forman sus ideas a partir de informaciones gravemente incompletas manteniendo poco o nulo contacto con los hechos reales y, estableciendo, entre unos y otros, una competencia feroz por las audiencias para lo que todo vale.
    Contemplar la información a los ciudadanos desde un punto de vista económico e instrumental, con una orientación exclusivamente empresarial, es una perversión del sistema social que, una vez, quisimos construir, y en el que los medios de comunicación tienen una responsabilidad que no pueden, ni deben y debemos exigirles, eludir.
    Mientras tanto que cosas más veremos, ¿será el siguiente paso un suicidio en público?
    Buen día

    Me gusta

    1. Me niego a que se permita analizar algo tan gordo como el maltrato a través de esas técnicas de recolección de audiencia.

      Joder, maltratar, hacer pública la insidia de personajes amorfos y, después, vender el sufrimiento.

      A la vez, adocenar a un público adocenado, manipular su opinión, banalizar la actitud de quién maltrata, juzgar a la maltratada para luego alzarla… ¡me da tanto asco, amigo, tanto tanto tanto asco!

      Es urgente enseñar a la sociedad a defenderse de tanta iniquidad. Es urgente denunciar estas prácticas de pornografía. Hay que prohibirlas, joder: no hay libertad de prensa que ampare esta forma de ganar audiencias… no la hay.

      Ni ministra del Gobierno que se pueda permitir el lujo de juzgar nada con los solos datos de este mercadeo pesudo-sexual al que se ha sometido a esa víctima.

      Desolador. Desolado.

      Un abrazo enorme.

      Constatar lo poco que ha cambiado nada…

      Me gusta

  3. Berlusconadas, don Justo. Berlusconadas. Telecinco nunca ha pasado de ser el motel de carretera donde se embuten en lentejuelas las Mamachicho. Es la cadena de la rijosidad donde, a veces, por equivocación, ponen alguna película digna de verse. Pero como lo que da parné a espuertas es el gore —el corazón no es menos víscera que los intestinos— a eso se dedican con baboseo. Coja usted cualquier dietario con la programación de la cadena y compruébelo: Cutreces a mansalva.

    Cordialidades.

    Le gusta a 1 persona

    1. Berlusconadas, bien dices. Atrocidades y más atrocidades engordando la falta de escrúpulos de una sociedad que las absorbe con fruición. Y luego ya… ministros, ministras, diputadas y diputados entrando en el juego.

      No doy crédito.

      GRACIAS, AMIGO.

      Le gusta a 1 persona

  4. Yo es que no veo telecinco, ni he visto que ha dicho esa señora, pero me parece muy fuerte que le hayan pagado 2.000.000€ con la que está cayendo. No me extraña que los jóvenes, no quieran estudiar y solo quieran ser tertulianos y cosas así.
    Irene Montero habrá opinado por hacer algo no? Porque menuda inutilidad de persona y encima ocupando un cargo público.
    Un placer leerte, como siempre.
    Os echo de menos! Un besazo

    Le gusta a 1 persona

    1. No sé si el problema es lo que le hayan pagado a la Rociíto esta, o el problema es que una cadena poderosísima deba su poder al comercio con la intimidad de los seres que ella misma crea.

      Sea como fuere, maltratar es de hijos de puta. Y contarlo es bueno. El jodido asunto es que contarlo de esta manera vuelve a la sociedad en contra de la maltratada… y no del maltratador.

      Cosas veremos…

      Un beso enorme.

      Me gusta

  5. Hace ya años le quité las pilas al mando a distancia, mas que nada para que no se sulfaten. Por supuesto me he enterado, al menos superficialmente, los tuits de diferentes medios salían seguidos en mi TL, eclipsaba cualquier otra cosa, toda esa mezcla de violencia de género, maltrato psicológico y dinero, mucho dinero, es muy jugoso
    Tú te rompes los cuernos a trabajar, llevas una vida de mierda, tienes que elegir entre tomarte un café y comprar pan.
    Y sin embargo una persona a la que nunca le ha faltado de nada sufre, como sufre cualquier persona, pero ese sufrimiento le supone unos ingresos de millón y medio de euros.
    Es evidente que en la vida todos vamos cuesta arriba, a algunos les toca escalar muros muy altos y la vida no le da para otra cosa, otros suben montañas con esfuerzo, pero les da para, de vez en cuando, pararse a respirar. Tienen que pisar con cuidado porque un resbalón les puede hacer caer y mandarlos al alto muro y llegan sin herramientas, sin cuerdas, mosquetones o calzado adecuado.
    Y luego están los terceros esos que solo tienen que subir una suave loma, pero no sabe que existen las montañas y los muros. Quizás por eso una simple torcedura de tobillo se convierte para ellos en una tragedia.
    En la «tragedia» guionizada y producida por T5 los que pierden, como siempre, son los hijos. Como se han relacionado ellos es como el sol, nos llega, nos calienta y nos ilumina. Si aplicas una lupa que concentre su luz y su calor es capaz de quemar. Esa lupa es la soberbia y la prepotencia de uno y del otro.
    Vamos a hacer unos sencillos números.
    Partimos de esta frase: nos vamos a publicidad, volvemos en siete minutos.
    Siete minutos son cuatrocientos veinte segundos, cada spot publicitario dura veinte segundos. Esos siete minutos (suele ser más) da para veintiuno anuncios (en TV el tiempo es oro, pero oro blanco).
    Así, en bruto sin profundizar mucho, teniendo en cuenta la repercusión del programa (prime time) vamos a ponerle un precio a cada uno de doce mil euros; veintiún anuncios nos da la bonita cantidad de doscientos cincuenta y dos mil euros por cada pausa. Con siete pausas del primer programa ya has pagado a la protagonista y te sobra para invitar a cañas y muchas bravas, que hay que mirar por la hostelería.
    En el universo del cotilleo como es T5, con la facilidad que hay ahora de que la información vuele, el verbo compartir debería ser la palabra de la década, es hasta lógico que desde al primero al último estuvieran perfectamente informados de la naturaleza y protagonistas del reportaje. Naturalmente con todos los contratos cerrados y cuantificados en réplicas y contra réplicas. No les va a faltar material en ese caro valor publicitario de prime time los próximos cuatro meses tirando por bajo.
    Leí hace unos días, solo titulares, una entrevista a una filósofa que decía que en ésta época donde gracias a las tecnologías tenemos un rápido acceso a la información, sin embargo, no solo hemos elegido la ignorancia, hacemos gala de ello. Y para ocupar ese nicho está T5 que es la vaca de dónde luego se nutren otros.
    No hay periódico serio que no haya llenado sus espacios de maquetación con reportajes de opinión sobre el tema.
    Feliz domingo, abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. La basura es rentable. Hemos elegido la ignorancia y la basura vale (haciendo gala de ella) para estar en sociedad. Hablaremos de Rociíto y no de la última exposición de El Prado, estaremos conformes con la programación y no exigiremos contenidos de calidad, como creemos que es gratis, nos engancharemos a cualquier reaility y tendremos tema de conversación mañana en la oficina, porque el último de Julio Llamazares no da para tertulia alguna.

      Estamos en estas. Y no se puede pedir más.

      Doloroso. Sí. Pero tan cierto que acojona.

      Un abrazo, amigo. En efecto, todo periódico ha llenado sus espacios con opinión sobre el tema: Rocío culpable.

      Me gusta

  6. ¿Cómo no van a entrar los y las políticas si tienen, a la expectativa un rebaño del que pueden sacar votos…? El otro día, en una tertulia radiofónica, escuché que, posiblemente, mucha audiencia interesada en las vicisitudes de la entrepierna del prójimo —porque es allí, en los bajos donde suele husmear Telecinco, que el cerebro les cae a desmano— no utilice otro medio para informarse; lógico es que quienes necesitan votos a favor metan la cuchara en las vomitonas y se adhieran a los “creadores de tendencia”. Y en Mediaset, encantados; si es preciso, en seis meses, harán un documental a favor del ahora escarnecido exguardiacivil echado a las aves carroñeras. Como la vergüenza la desconocen y la ética no es una marca de tampones, en ese universo de chabacanería todo vale.

    Y cómo me cabrea escribir sobre esa cadena y sus especímenes; es como si se me pegara en las yemas de los dedos una costra de roña. Me voy a tener que rascar los dedos con una lija del cuatro.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. El último de Julio Llamazares no ha salido en la tele (lo acabo de citar en otro comentario).

      Si la ministra hablara de él se quedaría sin votos y dejaría de ser ministra… ¿Cómo no se ha dado cuenta de que va a dejar de ser ministra de todos modos? A lo mejor su legado concierne a la vida privada de los personajes de Mediaset.

      ¿Dependerá la popularidad de la capacidad de meter la cuchara en el vómito de quienes aparecen en según que teles?

      Yo ya me he hecho un lío. Un puto lío.

      Así que voy a compartir contigo la lija del cuatro y voy a rascarme las yemas de los dedos…

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s