PROCÉS.

James Cameron tuvo una idea genial cuando, para sortear los conflictos internos 10 minutosen su partido, inventó el BREXIT. La idea fue tan buena que… ¡ganó! Después se tuvo que marchar, eso sí, porque lo de sacar a Gran Bretaña de la Europa Común, en realidad no se lo creía ni él. La historia aclarará las consecuencias que tendrá para los británicos la ocurrencia de un político mediocre de intentar resolver un problema local mediante una decisión global.

IMG_3895
Superestellat

Artur Mas tuvo una idea similar. Afloraba la podredumbre que después le llevaría a cambiar de nombre a su partido para aislarlo en lo posible de los terribles casos de corrupción que comenzaban a asediarlo (sedes de CiU embargadas, caso Palau…). Lidiaba, además, con una situación de bancarrota institucional para cuya solución (no se debe olvidar que hablamos de un político altamente de derechas) no se le ocurriría otra alternativa que practicar las políticas de recortes más reaccionarias que ha vivido Cataluña, las mismas que sirvieron de guía meses después para el resto del Estado español. El adelgazamiento de los servicios públicos de la Generalitat estaba siendo tan brutal y el azote de la corrupción tan escandaloso que, para desviar la atención de todo aquello y después de una Diada memorable (2013) en la que las calles de Barcelona y otras grandes ciudades catalanas se llenaron literalmente de gente, Artur Mas inventó el PROCÉS. Luego también se tuvo que ir, porque la estrecha mayoría que la idea consiguió en las urnas (2015) después de haber planteado las elecciones como un plebiscito, le obligaba a contar con los votos de un socio, la CUP, que no le quería ni en pintura.

Es verdad que la política hace extraños compañeros de cama. La marca Junts pel Sí, que consiguió 62 escaños, era una mezcla entre la derecha burguesa y el nacionalismo de izquierdas, si es que aceptamos el hecho de que exista una izquierda nacionalista. Un  fenómeno exclusivamente catalán, si existiera, porque la izquierda siempre es internacionalista.

Aclaración: La idea obtuvo minoría en las urnas (47,74% de los votos) pero, traducida a la adjudicación de escaños, resultó mayoritaria. Milagro de la ley d’Hont.

Otra aclaración: Artur Mas y Carme Forcadell, presidenta por entonces de la Asamblea Nacional Catalana, dieron por supuesto que aquella muchedumbre en la Diada de 2013 era una aglomeración de independentistas enardecidos. Pero era 2013,  un momento de crisis importante, de destrucción de empleo, de pobreza, de desesperanza. Las calles no se llenaron solo de nacionalistas: era un grupo muy diverso movido por la necesidad de hacerse oír y  liberar la rabia contenida. Claro que también había nacionalistas, muchos de los cuales, seguro, serían además independentistas.

Una parte muy importante del pueblo catalán sueña desde tiempo inmemorial con un estado independiente. También  es cierto que dos legislaturas de Aznar vuelven separatista al más pintado. Tampoco ayudaría que después el PP impugnara un Estatut democráticamente aprobado, cuya literalidad coincide ce por be con otros, como el de Valencia o Andalucía, que siguen su curso legal sin tacha alguna. Menos, que el Tribunal Constitucional le diera, además, la razón.

Súmese a todo lo anterior lo bien que funcionan en las redes sociales, actuales medios de comunicación de masas, las ideas que se resumen con facilidad como libertad, independencia, hambre o justicia. Habrá cocinado un caldo de cultivo inmejorable.

Hablar de demagogia populista en este contexto es como de monjas. “¡Prefiero ser pobre, pero ser libre!”, bramaba en la tele una señora con aspecto de estar bien alimentada, ante la pregunta de si asumiría el empobrecimiento de su comunidad a cambio del estatus de nación. Me temí que ni conocía qué es la pobreza, ni se resintió de la falta de libertad cuando no la hubo en Cataluña ni en el resto de España. Me sonrojé un poco.

Plebiscito perdido y todo, vetado y todo el gran hacedor, Carles Puigemont toma el relevo y proclama junto a Forcadell, ahora presidenta de la Cámara autonómica, que no cabe la marcha atrás. Que lo que nació como una inmensa cortina de humo se ha convertido en un telón infranqueable. Que la independencia de Cataluña es un hecho y que le importa un huevo que los ciudadanos, en realidad, hayan votado mayoritariamente a fuerzas no independentistas, porque la aritmética del Parlament es la que es y les da para imponerse.

El primer gran hito, el referéndum. La gran soflama: ¡Las urnas jamás dañan! ¡Una cosa es el referéndum y otra la independencia! Demagogia pura. Permitir la celebración de un referéndum sobre la independencia de un territorio es tanto como admitir que un territorio se puede segregar de España legalmente. No se puede separar la idea del referéndum de la voluntad de conseguir la independencia. Decir lo contrario es, simplemente, no sabérselo. Decir lo contrario sabiéndoselo es mentir. Populismo, decir lo que se quiere oír so pretexto de la seguridad de que la hipotética consulta fracasará. Pero ¿fracasaría? ¿Como el Brexit? Téngase presente que la lógica de los plebiscitos ha cambiado mucho últimamente. (Recuérdese también Colombia).

El PP, como de suyo, decidió hacer nada, salvo pedir el voto en catalán (haga el esfuerzo de recordar a Rafael Alonso recitando la frase “aixó no es veritat” en la lengua de Miquel Martí i Pol).  Ya hemos dicho en estas páginas que Rajoy se pone a no hacer nada y es un no parar. Solo nuestro brillante exministro de Asuntos Exteriores, el inefable José Manuel García-Margallo propuso una solución brillante al “asunto catalán”: como hombre de impecable trayectoria conciliadora e innegable capacidad intelectual, propuso quitarles las urnas, en el buen entendimiento de que sin urnas… ¿dónde iban a echar los votos? Porque lo que sí han dejado claro es que referéndum, lo que se dice referéndum, no va a haber.

No ha habido una propuesta de diálogo, un ensayo de solución constitucional que resuelva en definitiva el problema de la configuración del estado español para evitar la escisión de Cataluña y la subsiguiente del País Vasco, una oferta creíble de federalización que el PSOE enuncia pero no define. Ha habido dos posiciones: Los separatistas catalanes dicen “nos vamos” y el gobierno del PP responde “ni de coña”.

A todas luces se impone una negociación de altura (de políticos de altura, de política de altura) que, también a todas luces, pasa por una reforma de nuestra ya más que madurita  Constitución que determine de una vez por todas la organización de España como un estado federal, sin miedos, sin eufemismos.

Tampoco conocemos la propuesta de Estat Català que las formaciones independentistas tienen en la cabeza y dudo que los propios catalanes tengan asimilada una idea de organización política autónoma bien conformada. En realidad ¿qué sabemos del Procés? Volvemos a la postverdad. Se ha vociferado la palabra “¡independencia!” con tanta fuerza que todo un pueblo se ha sentido sojuzgado. ¿Sojuzgado? ¿De veras? ¿Por quién? Se grita “¡libertad!” tan alto y con tanta insistencia que, de pronto, los catalanes se sienten oprimidos. ¿Oprimidos? Por… ¿los de Madrid? ¿Los de mi barrio? ¿Es desde Murcia que los oprimen? ¿Ciudad Real, acaso?

Y ahí están las cosas.

El presidente del Gobierno de España ha asegurado que hará todo lo que tenga que hacer para evitar el referéndum y ha subrayado, todo. El president de la Generalitat ha respondido con una pregunta: ¿utilizará el señor Rajoy la fuerza contra el pueblo catalán? A esto llamamos diálogo porque, sorprendentemente, ambos dirigentes no han cruzado una sola palabra. Más bien se trata de ver quien la tiene más larga… pero sin enseñarla. Sin hablar. Sin acordar. Sin mirarse a la cara. Que me voy. Que ni de coña.

Un amigo me envía este recuerdo: El Diario Oficial del Ministerio de la Guerra, el día 7 de octubre de 1934, siendo presidente de la República don Niceto Alcalá-Zamora (conservador) y del Gobierno don Alejandro Lerroux (populista y demagogo), escribía en su página 51:

“En Cataluña, el Presidente de la Generalidad, con olvido de todos los deberes que le impone su cargo, su honor y su responsabilidad, se ha permitido proclamar el Estat Català.

Ante esta situación, el Gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el estado de guerra en todo el país.”

El dibujo del superhéroe es de mi hermana Maripepa.
La imagen digitalizda del Diario Oficial del Ministerio de la Guerra pertenece a la Biblioteca virtual del Ministerio de Defensa.

Diario Oficial de la Guerra


15 thoughts on “PROCÉS.

  1. En mi humilde opinion sobre el caso se debe impedir con los medios necesarios el fraccionamiento de España , no podemos consentir que un grupo de amiguetes digan pues ahora somos nacion y nos separamos ¿pero nos separamos de todo o de lo que nos interesa? hablamos de los catalanes como podriamos hablar de los andaluces, madrileños etc., pero resulta que la mayoria de la parte de catalanes que se quieren independizar no son catalanes de nacion son señor@s que llegaron a cataluña en aquellos años que la gente emigraba a poblaciones mas fructiferas ( gracias a el apoyo Español ) y hoy reniegan de sus origenes los “charnegos” como se les llama, cuidado no quiero decir con esto que no tengan derecho a decidir pero ese sentimiento de apego al terruño no lo llevan en la sangre.
    Pido disculpas anticipadas si algun lector de este blog se siente ofendido con mis palabras.
    No tengo nada encontra de aquellos que tuvieron que marchar los tengo en mi propia familia,
    todo lo contrario tuvieron coraje para irse de sus pueblos a ganarse la vida. pero ¡¡NO A LA SEPARACION ¡¡.

    Bons dies no se si es asi.

    Le gusta a 2 personas

    1. Buen catalán el tuyo. Ahí se te notan los años de Levante, aunque el valenciano sea otra lengua.

      Supongo que a estas alturas dará igual que uno tenga o no ocho apellidos catalanes para convertirse en independentista. Uno se debe poder sentir catalán cuando le parezca. Lo sorprendente es ese espíritu que les han sabido infundir de que “España les roba” o les quita su libertad…

      Se entiende muy bien que no quieran viivir en un estado gobernado por Rajoy (a mí también me pasa). Lo que no sé es si Puigdemont (o sea Mas, o sea PDdCat, o sea CiU) es el gobernante que yo elegiría… Bueno, sí lo sé: NO LO ES.

      Coincido en que la separación de Cataluña no es en absoluto deseable. Pero tampoco sé lo que quiere decir el Gobierno cuando dice que hará TODO lo que tenga que hacer. En ese todo se encierra demasiada cosa y… ¡da un miedo!

      Gracias, Juan Carlos. A ver si podemos seguir sosteniendo esta tesis sin que se nos confunda con aquellos que gritaban UNA, GRANDE Y LIBRE.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  2. Pues correcto, en total sintonía y de acuerdo.
    Si a todo, como dijo la otra.
    Esto va a acabar muy mal. Me temo lo peor.
    La razón de mi sinrazón me lleva a lo peor.
    Esto es como un sindios ateo.
    apuro la locura y me lleva a la esquizofrenia.
    Pa cojones los mios.
    No os queremos.
    Nosotros si.
    Estamos dispuestos a negociar hasta el último minuto (pero solo de lo mío)
    Yo solo se que …. que esto está muy complicado, pero que no quiero que se vayan.

    Le gusta a 1 persona

    1. Complicado. Muy complicado. Extraña situación a la que nos ha conducido la incapacidad de comunicarnos.

      Esperamos de la cordura que la cosa no llegue a mayores y que no hagan mucho caso del torpe de García-Margallo y asalten los colegios electorales por la noche para quitarles las urnas… La verdad es que no conozco ningún conflicto que no se pueda resolver con una solución dialogada, pero haberlos debe haberlos, porque el mundo está como está.

      Cordura. A pesar de mi escasa fe en el género humano (que se convierte en escasísima cuando se circunscribe a la clase política)… Tengamos fe en la cordura.

      Gracias, Pepe. A ver si alguien más nos lee y se aplica un poco el cuento.

      Me gusta

  3. Creo que el problema no es que Rajoy no haga nada o no quiera sentarse a hablar, porque en realidad los catalanes no quieren hablar, quieren su independencia, y saben de sobra ambas partes que la conversación no llegaría a ningún lado.
    Más bien ha sucedido lo contrario, que se ha hablado demasiado, porque durante mucho tiempo entre unos y otros, con tal de llegar al gobierno, han ido cediendo y otorgando todo lo que los catalanes han ido pidiendo hasta llegar a un punto en el que no hay nada más que pedir, salvo la independencia.
    Quizás la pregunta nos la deberían hacer al resto de España, porque si no fuera por las consecuencias que tendría para el país, y la constatación de que aquí cada cual puede saltarse las leyes y hacer lo que quiera, lo mismo se llevaban una sorpresa. Qué hartura!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hartura, sí!

      Aquí se oponen dos cosas muy gordas: El derecho a la autodeterminación de los pueblos aquel del que se hablaba cuando en el mundo se configuraban los estados nacionales y la soberanía, que está residenciada en el pueblo, en todo el pueblo y no en partes de él. Así de difícil.

      A lo mejor tienes razón y es tarde para hablar. La cosa ha llegado hasta donde está a base de gestos feos por todas las partes y ahora el diálogo no es fácil. Pero, joder, ¿tan tarde como para llegar a la fuerza que es de lo que, implícitamente, se está empezando a hablar? ¿No te parece una enormidad?

      Hay un montón de soluciones que conformarían, en definitiva, un modelo de estado en el que todos los territorios se sintieran confortables, desde el “concierto económico” hasta propuestas más simétricas (¡cuánto mejores!). La política territorial que se mantuvo durante los gobiernos de Aznar no dejó demasiado espacio para buscarlas y el Estatut que se aprobó en tiempo de Zapatero, insuficiente a mi juicio para colmar las aspiraciones catalanas, pero un buen ensayo, fue recurrida ante el TC y ganada por el PP. Mala forma de mostrar voluntad de resolver el problema.

      Por otra parte, un 47,74% de los votos es muchísimo menos que suficiente para iniciar una guerra como la que la Generalitat ha iniciado. No cabe duda de que ha sido de una irresponsabilidad enorme.

      Llegados a este punto (parezco de Podemos, solo sé criticar la realidad, pero no propongo soluciones), creo que nuestra obligación es exigir de nuestros gobernantes que se sienten de una puta vez a discutir y a encontrar. A encontrar. Hay soluciones y es obligatorio encontrarlas.

      Un beso muy fuerte, Sonia. Muchísimas gracias por asomarte a pensarlo por este rincón.

      Me gusta

  4. Hay una cosa clara, el independentismo es una cortina de humo para tapar toda la corrupción y mal gobierno que han tenido estos años la generalidad catalana, me niego a decirlo en catalán.
    El gran problema radica como ahora en la forma de gobernar España, creo que si como en Francia se votase en segundas vueltas, y no se necesitase un partido (normalmente regional) para gobernar otro gallo nos cantaría. Ahora se han aprovechado los vascos y canarios, pero antes con ZP se aprovecharon los catalanes, que se han creído con solo derechos y ningún deber. Es más se creen superior, la raza ARIA del mundo, frases como “Europa no va a dejar que 7 millones de catalanes se vayan” se creen imprescindibles para que Europa exista. Lo peor son los hijos de los emigrantes véase Rúfian, y la mayoría de los votantes del ERC y CUPS, se ha mezclado el ser más papistas que el Papa, con la crisis económica.
    Dejo un articulo que viene al caso:
    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/06/02/catalunya/1496429632_283792.html
    La realidad es que están pidiendo que España entre con tanques y ejercito, para salvarles de este embrollo que se han metido y que no saben salir. Saben que la independencia no se puede hacer y si llegase el caso seria la quiebra y la ruina de la región catalana.
    Cuando en Europa y en todos las partes del mundo se unen para ser mas fuerte aquí en España somos imbéciles pensamos en dividirnos.
    Hay que mirar la historia para conocer que esta actitud es negativa para todos, si miramos como se reconquisto España, fue gracias a que los musulmanes se dividieron en califatos, cada uno independiente, España solo tuvo que conquistar uno a uno, si hubiesen sido solo uno tal vez no se hubiese conquistado entera o hubiese costado más.
    La lastima es que en esta época de la información al instante los ciudadanos seamos lo más ignorantes que nunca. Véase un ejemplo de lo que informan al pueblo catalán y encima se lo creen.
    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/24/catalunya/1416826845_827782.html
    La famosa frase “España nos roba” tenían que taparlo de alguna manera cuando se dieron cuenta que era mentira que quien robaba era su Honorable Presidente y sus amigos en el poder.
    Cual seria la solución aunque nadie quiere decirla aunque todos lo sabemos.
    “Volver al centralismo, dejando a las comunidades autónomas solo con la gestión de algunas áreas y quitando tanta TV partidista, y que dependan de la comunidad autónoma”.
    Resulta que para opositar a Cataluña, es necesario saber catalán, ¿Donde esta el principio de igualdad de la constitución? Multan al que etiquete en un negocio en castellano, …

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Madre Mía!

      Nunca defraudas…

      Había imaginado yo que el tema de esta semana no te dejaría indiferente.

      Yo no creo que gobiernos que no necesitasen de apoyos nacionalistas hubieran gestionado mejor el tema autonómico, aunque es verdad que la necesidad de contar con los votos de CiU o del PNV, han beneficiado en los presupuestos a unas o a otras comunidades. La mayoría absoluta de Aznar, sin ir más lejos, enervó a las comunidades autónomas hasta la exasperación. Y no fue para menos…

      Creo que hay que construir un modelo de Estado en el que todo el mundo se sienta cómodo, sin aspiraciones a salirse del sistema por falta de solidaridad o por falta de respeto a las señas de identidad de cada uno.

      Más allá de sesudos estudios que vengan a demostrar que el propio Einstein era natural de Mataró o que Caldes de Malavella era su lugar favorito de veraneo (lo que no sería de extrañar), se trata de asumir la multculturalidad de esta España nuestra con todas sus consecuencias, cosa que, en mi modesta opinión está más que asumida. Y más allá de difundir la especie de que “España nos roba” (coincido contigo en que el que roba es Pujol, entre otros), se trata de asumir con naturalidad que la solidaridad entre los pueblos es buena para todos.

      Tampoco estoy de acuerdo en que un movimiento centrípeto viniera a resolver el problema. Creo que las autonomías han sido muy beneficiosas para las personas, que la calidad de los servicios públicos gestionados desde más cerca ha crecido enormemente y que Ciudad Real no tendría los cinco grandes hospitales que tiene hoy, si no fuera porque el dinero de la sanidad lo ha gestionado un gobierno regional. Dicho esto, también es posible que hubiera que reformular algunas competencias que, prestadas de forma centralizada, pudieran resultar más competitivas o más igualitarias.

      A los dos nos preocupa lo mismo: la intuición de que una España rota en trozos sería peor para todos. Peor para los que tuvieran que gestionar por sí solos la defensa, la caja única de la Seguridad Social, las aduanas o la lucha contra la corrupción o el narcotráfico, y peor para los que nos viésemos privados de la riqueza (entendida en el sentido más amplio del término) de nuestros vecinos. Creo que Cataluña sin España es menos que España sin Cataluña y, aún así, creo que son dos cosas que no se deben separar. Y también creo que este sería un buen momento para hablar claro y explicar los porqués de las cosas, incluso de los números, porque mucho me temo que los de Cataluña no salen.

      En definitiva creo que es el momento de hablar. Y aquí no habla nadie.

      Un abrazo, Antonio. Gracias por darnos siempre tu punto de vista. Enriquece, ya lo sabes.

      Me gusta

  5. No se pude hacer un diálogo de altura con políticos de tan baja talla. Para llegar tendrían que gritar y eso acabaría peor.
    Lo del Diario Oficial está bien traído. Se decía algo de que quien no conoce su historia…

    Le gusta a 1 persona

    1. …está condenado a repetirla.

      ¿No habrá nadie más listo que García-Margallo en el PP? ¿Ninguno más educado que Rufian en ERC? ¿Nadie capaz en todo el arco parlamentario? ¡Ya me cuesta!

      He sido algo demagogo, ya sé que esto son extremos… Pido perdón. Pero me acojona tanto ese “todo” de Rajoy, que no ha hecho “nada” más que amenazar, y esa chulería de Puigdemont retándole…

      En fin, un recordatorio de la historia, para que nadie se vea en la tentación de repetirla.

      ¡Gracias, Mitin! Un abrazo.

      Me gusta

  6. Me lo he pensado mucho antes de contestar, pero creo necesario que se escuche otro enfoque,
    Soy catalán, hijo de conquenses, he sufrido la inmersión lingüística, a un Pujol durante más de 20 años, creo que TV3 actúa como el nodo, al igual que la primera eso sí con enfoques diferentes.
    Soy de los que quiero votar, me parece más democrático que enviar tanques, mi voto sería mantenerme en España, mi país, pero quiero votar, no tendría ningún problema que fuese a nivel de España, pero quiero votar, eso no me tiene que hacer sentir mala gente no?
    Pujol ha robado, en eso se parece mucho a la clase política de uno y otro bando de este país.
    Lo que me sorprende es que se crea que nos han engañado a todos los catalanes, de verdad os lo creéis, no es más posible que se nos trate diferente, como bien dice Justo nuestro estatuto se lo pasaron por la piedra, después de votarse cumpliendo con todas las normas, el mismo texto en otras comunidades no, eso es justo?
    El País Vasco pacta con el estado una financiación más egoísta imposible y no escucho ninguna crítica.
    Reconozco que la estrategia de los independentistas es todo o nada, no muy diferente que la del PP, cual es la equivocada, las dos, no?
    Que España nos roba todos sabemos que es mentira, pero alguien se cree que el modelo es justo, seguro que no habrá un punto intermedio entre España nos roba, y nosotros pagamos las deudas de los catalanes, seguro?
    De verdad alguien piensa que nos creemos todo ese conjunto de tonterías que realizan los proselitistas de la independencia, supongo que la media de imbéciles en Catalunya será la misma que en otras comunidades,.
    Me alegro de enterarme que hablo otro idioma, el Valenciano, sólo me falta uno para tener cuatro.
    He oído que se denuncian a los títulos que están en Castellano, pero en mi barrio, que es como la Elipa de Madrid, no ha pasado, no se atreverán aquí se vota a Colau,
    Bueno seguro que estoy completamente equivocado pero creo que era necesario aportar otra visión a este foro.
    Salud y República Justo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Bienvenido!

      Supongo que te puedes hacer una idea de lo muchísimo que me ha gustado leerte por aquí. Y lo muchísimo que enriquece a este foro (pequeño foro) la opinión de alguien que lo vive en primera persona, porque desde aquí solo podemos opinar desde lejos.

      Estoy prácticamente de acuerdo en todo lo que dices, sobre todo en esto de que el número de imbéciles por cada cien habitantes es una invariante universal. Elevada.

      Esto de la postverdad es un hecho que parece constatado. No afirmaría que han engañado a todos, pero sí que han generado un ánimo de hostilidad que no existe, un ánimo de opresión que no está, una sensación de falta de libertad que, ni de lejos, se compadece con la realidad. Y sea verdad o mentira, la gente, mucha gente, se siente así. Tanto que de repente resulta imperioso salirse de España. Eso o morir. Y… coño, ¿es para tanto?

      Insisto en lo de votar. Reformar la Constitución correspondería a todos los españoles y no solo a una parte (aquello de la soberanía), pero no habrá ningún proyecto constitucional que encierre en su texto la semilla de la destrucción del territorio que regula. Sería un contrasentido. Creo que votar en un referéndum no pactado sería un error: Si saliera “desconexión” y no parece que contemplen otra alternativa, sería muy difícil mantener la unidad del territorio por razones obvias. Si saliera que no, dentro de dos años estaríamos votando de nuevo.

      Es verdad que el modelo, como bien dices, es mejorable y que los conciertos económicos vasco y navarro tienen infinitas más ventajas que el acuerdo que se mantiene en Cataluña y el resto del Estado. Y Aznar fue verdad (aunque ahora nos parezca una pesadilla lejana, refrescada por sus apariciones fugaces en la tele).

      Si en las elecciones plebiscitarias (así las llamaba Mas) las posiciones independentistas hubieran sacado un 70% de los votos, ahora estaríamos hablando de otra cosa. Pero CiU y ERC perdieron representación y, junto con la CUP quedaron en el 47,74. Eso mismo invitaría a un referéndum, si no fuera porque admitirlo es tanto como admitir la desconexión en uno y otro momento.

      Por cierto, entre urnas y tanques… Urnas, sí. Calro. Claro.

      También coincido contigo en que en la España no catalana se empieza a generar un clima hostil. Grave. De su mano se comentan cosas como las de los carteles de las tiendas o lo de la deuda de los catalanes… Mal, es verdad. La información descontextualizada hace daño en las dos direcciones.

      Ah! Y que el valenciano no es una lengua… no lo digas mucho en Santa Pola, que son muy suyos.

      Muchísimas gracias por venir a opinar. Me ha encantado leerte y entender cómo lo estás viviendo tú.

      Un besazo enorme. Salud y república… federal. GRACIAS

      Me gusta

  7. Bien, te he leído, esta vez ya de corrillo, como dirías tu:), lo primero que quiero denotar es que, curiosamente este tema da para un largo post, sintomático cómo mínimo….
    Segundo, me conoces y sabes que mis raíces son al 75% catalanas desde la generación de mis abuelos, sabes cuál es mi formación académica y mis ideas sobre política. A partir de aquí no tengo más que decirte las ausencias de tu escrito:
    -donde están todos estos años de gobierno del PSOE? De verdad esta situación solo es causa de Aznar y del PP? Seguro que no alimenta votos del PSOE? (o mejor dicho ha sido fuente de votos para el PSOE, ahora ya no sé si tanto….). Ah! la política! qué ideales! Qué buenas lecturas y qué bien lo hacían antes los Grandes! Para nada….lo siento siempre ha sido igual, otros nombres, otros conceptos, otros personajes pero la sociedad o mejor dicho, la civilización, conlleva cíclicamente guerras, bienestar, pobreza, derechas, izquierdas….qué te voy a decir!
    Tu post lo entiendo y te reconozco en él, pero tengo que confesarte que cada vez me veo a más años luz de lo que se dice y hace en Madrid. Si, también, los políticos catalanes tambien estan en la era de la poserdad…es verdad…y lo siento, los antisistema no son Podemos o la CUP o. las Mareas, o ADA COLAU…son los que durante estos más de 30 años de democracia (la que tiene la ley d’HONT parece ser que por que la divinidad la puso) se han dedicado 10 años a gobernar y ya casi 30 a vivir del ella”. El tema va grande…muy muy grande.
    Ah! una cosita más…de Cameron podrías haber mencionado el referéndum de Escocia, no?
    Un abrazo, grande!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡¡Qué bien leerte aquí!!

      Es un lujo tener aquí tu opinión.

      Vaya por delante que si el tema da para un post más largo es, simplemente, porque es difícil de abarcar, de antecedentes largos y con unos cuarenta millones de matices, pues supongo que habrá, por lo menos, uno por español.

      No sé, de verdad, si la posición que ha mantenido el PSOE sobre Cataluña le ha dado mucho rédito electoral: ni creo que en Andalucía nadie le haya votado por eso, ni me cabe la menor duda de que el PSC está prácticamente desaparecido por mantenerla. Estoy seguro de que tienes tus razones para pensarlo así, pero no las veo. Creo que los ataques que Cataluña ha venido sufriendo desde el Estado vienen, sobre todo, del segundo mandato de Aznar y del PP posterior. Aunque tampoco creo que lo que está pasando traiga causa exclusivamente de ahí, desde luego.

      Tampoco sé a qué Madrid te refieres cuando hablas de lo que allí se dice o hace. No sé si te refieres a lo que se hace desde el Gobierno central, cuyas instituciones ahí tienen su sede, o te refieres a lo que hacen o dicen los de mi barrio, La Elipa, ya sabes. Entendería que te sientas a muchísimos años luz de lo primero, pero sería más doloroso entender que te distancias de lo que hago o digo yo y mi vecino de abajo, que es un hombre bien sensato.

      Coincido contigo en no admirar a aquellos “grandes políticos” del pasado. Coincido en no admirar a ningún gran político, en general. Como coincido en no pensar que ni Podemos, ni las mareas, ni la CUP, ni mucho menos Ada Colau, son los antisistema (ahora estamos en la fase de condecorar vírgenes: esto en Cataluña aún no ha pasado). No en que lo sean quienes han gobernado 10 años lleven 30 viviendo de ello… En la oposición también se trabaja bastante. Pocos aciertos y muchos errores no les convierten en antisistema, los delata simplemente como políticos mediocres.

      Y ¿Se puede comparar Escocia con Cataluña? ¿El Reino Unido -de hoy- con España -de hoy-? Sería larguísimo, pero creo que son más las circunstancias que diferencian ambas realidades que las que las hacen semejantes que, en definitiva, se resumen en ser dos pueblos con legítimas aspiraciones de independencia. Citaba a Cameron por la técnica que utilizó para disolver sus problemas internos y el paralelismo que advertía con la decisión de Mas de abrir el proceso de desconexión. No creo que haya que argumentar a estas alturas razones históricas. Creo más bien que las motivaciones de los pueblos son sociológicos y no está en duda que en Cataluña el sentimiento nacionalista viene de lejos. El bombardeo de los medios de comunicación públicos de la Generalitat, del que hemos hablado poco en este debate, pero que tiene su qué, no ha encendido nada, pero ha ayudado mucho a generalizar un sentimiento que, seguro, existe desde tiempo inmemorial.

      La opinión que trataba de reflejar en el post es que es imposible llegar al final de este camino sin haber cruzado una palabra. Que eso no tiene pinta de ir a traer nada bueno. Que España -que es el país donde vivo- sin Cataluña se queda muy pequeña y que Cataluña también es más pequeña sin España. Esto es lo que pienso.

      Muchísimas gracias Cristina. Reflexionar sobre esto en voz alta es una terapia que me hacía mucha falta y tu opinión de señora con muchos apellidos catalanes es muy importante para quienes estamos participando en ella. Un beso muy fuerte. Otra vez, muchísimas gracias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s