Sin noticias de Darwin

07:00.- Conecto la radio en el móvil para que colabore conmigo en la trabajosa tarea de despertarme.

07:08.- Ninguno de los 100.000 empleados de El Corte Inglés corre con piedras detrás de las furgonetas de reparto de Amazon en justa lucha por la preservación de su medio de vida. La ciudad está tranquila.

07:45.- Encargo desde mi smartphone un servicio VTC.

07:47.- Mi smartphone  me avisa de que un tal Alexandru, en un Toyota Avalon, estará en la puerta de mi casa para un trayecto que durará aproximadamente 18 minutos y cuyo importe, 8,25 €, me será cargado en cuenta al llegar a mi destino.

07:56.- El tal Alexandru me espera aparcado ante el portal de mi casa.

07:57.- Tras presentarse en perfecto castellano, Alexandru me pregunta si el coche está bien de temperatura. Le digo que sí.

07:58.- Me pregunta que si quiero música y que si me apetece un poco de agua. No a ambas.

08:17.- Llegamos al destino sin cruzar más palabra. Alexandru me da los buenos días y me desea una feliz mañana.

08:19.- Valoro con cinco estrellas el servicio y anoto 75 céntimos de propina al precio convenido para llegar a los 9,00 €.

08:22.- Recibo comunicación en el móvil de que los 9,00 € se han cargado en mi cuenta.

14:30.- La mañana ha sido un tostón. Salgo a comer.

14:35.- Compruebo por las alertas de mi móvil inteligente que en las calles de la ciudad no hay quiosqueros pateando los móviles inteligentes de los usuarios que ven las noticias del día en sus pantallas porque han dejado de comprar los periódicos. La ciudad está tranquila.

18:04.- La tarde ha sido un tostón. Después de fichar con la huella dactilar a la salida de la oficina, me aventuro a tomar un taxi en la vía pública.

18:05.- Como siempre, en esta zona de las afueras, no hay taxis.

18:09.- No hay taxis.

18:15.- ¡Taxi!

18:16.- Mi aspecto de maduro interesante, bien parecido, trajeado y con corbata funciona y me para el primero que aparece (alguna noche, con peor aspecto, he tenido problemas para que me pararan).

18:17.- Me siento en la parte trasera. La radio de cuenta a un volumen ensordecedor de un partido crucial de la  segunda división entre la Ponferradina y el Hércules.

18:18.- El taxista me pregunta solícito la dirección de destino y esboza una mueca de fastidio al escucharla. Le pregunto si le ha molestado y me contesta que no, pero que no se yo bien cómo están esas calles a estas horas. Me ofrece varias alternativas de ruta, pero lo dejo a su elección.

18:19.- Le pido al taxista con toda amabilidad que baje la radio. Accede.

18:20.- Le pido al taxista con toda amabilidad que baje la calefacción. Accede.

18:21.- Reprimo mi impulso de pedirle al taxista con toda amabilidad que se cambie de camisa, aunque sé que ella (la camisa) me lo hubiera agradecido.

18:23.- Suena la llamada impertinente del teléfono del taxi. Me sobresalto. Es Movistar España. Mi taxista, me obsequia con la gentileza de compartir conmigo la conversación a través del manos libres a un volumen innecesario. Está enfadado, muy enfadado, porque algún problema con el ADSL que acaba de estrenar no permite a su padre hacer llamadas a fijos, aunque sí recibirlas, y aquello -como de suyo- le parece un atropello.

18:25.- La amable operadora de Movistar, desde el otro lado, se compromete a resolver la incidencia en un plazo que considero más que aceptable, aunque no así el taxista que continúa sintiéndose atropellado durante un espacio de tiempo que no alcanzo a determinar. Se endurecen sensiblemente sus formas al volante.

18:30.- Finaliza la llamada de Movistar España. Frenazo en un semáforo rojo.

18:31.- El taxista comparte conmigo la etiología del incidente tecnológico con un lujo de detalle que advierto prolijo.

18:33.- Frenazo en un paso de cebra.

18:37.- Llegada a destino. El taxista continúa con su soliloquio sobre los abusos de las operadoras sin subir la bandera. El taxímetro corre. Se lo hago saber con la timidez que me caracteriza previendo que la cosa me va a costar un huevo.

18:39.- Estremecido por el trágico percance del taxista, le pago los 25,20 € de la carrera redondeando hasta 26. Me da las gracias, carraspea y desaparece entre la espesura del tráfico. (*)

18:40.- Miro las alertas en el móvil.

18:41.- Ningún ex empleado de Kodak apedrea la sede de Apple en protesta por haber arruinado el negocio de la fotografía. Ningún hotel ha cerrado sus puertas harto de que Airbnb les levante la clientela a precios con los que les resulta imposible competir. La ciudad está tranquila.

18:43.- Abro el portal de mi escalera con la tranquilidad de que la ciudad sigue en calma.

20190127_004447
Señor reflexionando sobre la evolución de las especies.

18:47.- Reflexiono sobre la evolución de las especies. Me viene a la cabeza que los dinosaurios se extinguieron por el efecto devastador de un meteorito sobre el globo terráqueo.

18:50.- Sigo reflexionando sobre la evolución de las especies. Me viene a la cabeza la frase de Darwin: No son las más fuertes ni las más inteligentes las que sobreviven. Sobrevive la especie que se sabe adaptar a los cambios.

18:51.- Me abro un botellín.

(*) Las experiencias de movilidad urbana narradas en este texto están basadas en hechos reales.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

18 respuestas a “Sin noticias de Darwin

  1. Tenemos taxistas y “taxistas” no todos son iguales y seguro que tu lo comprendes pero si es cierto que nos utilizan la mayoria de veces como mercancia sin importancia, si quieres que te lleve te jodes y te adaptas a lo que ves, y algunos coches parecen de desguace estan mas explotados que la mina de mi pueblo, en esta pelea de taxis contra los vtc no tengo mucho que decir por la ignorancia de la cuestion pero la solucion hubiese sido muy facil en su momento , si nuestra administracion cada cual en el sitio que corresponda pero con normativa nacional se hubiese aplicado correctamente no habria ocurrido esta pelea.
    haber si no estoy equivocado en el poco conocimiento que tengo sobre el tema , si no me han informado mal el problema surge por la competencia entre ambas empresas, puesto que un señor taxista que tiene que ganarse la vida, tiene que COMPRAR una licencia millonaria para poder trabajar cuando a el señor poseedor de esa licencia solo le costo el tramite administrativo y pago de tasas, se puso un numero de licencias en activo, bueno pues segun se van dando de baja esos señores taxistas las debia recoger la adminstracion y atender solicitudes en espera, se acabo el problema, eso por un lado y por otro totalmene legal que empresas como los vtc puedan dedicarse a esa actividad, la competencia siempre beneficia a el usuario.

    buen dia de fin de Enero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Las licencias no las recupera la Administración (el Ayuntamiento). Se quedan en propiedad del taxista que la vende por un precio desorbitado y constituye, en realidad, su plan de jubilación.

      Eso, entre otras cosas, es lo que ven peligrar: la competencia hace bajar el precio de la licencia que tuvieron que comprar.

      Los taxistas se niegan a evolucionar con los tiempos y a comprometerse a prestar un servicio de calidad. Tú no eliges al taxista, ni puedes evaluar su servicio, porque el coche es suyo y hace lo que le da la gana, sin someterse a ningún control por parte del usuario.

      La parte de razón que llevan la pierden cuando apedrean un coche VTC… Algo tendrán que hacer además de protestar con tantísima violencia si no quieren sucumbir, porque la tecnología es imparable, como ya sabemos y ahora es su enemigo.

      Es verdad, hay taxistas y taxistas… pero algunos… ¿no? Son infumables. Y no puedes elegir.

      Un abrazo, Juan Carlos. ¡A por febrero! GRACIAS

      Me gusta

  2. Lo que más me ha chirriado del artículo es lo de “Mi aspecto de maduro interesante, bien parecido, trajeado y con corbata”.
    Por lo demás, bastante de acuerdo. Creo que falta otra parte del análisis que es el incumplimiento de condiciones laborales por parte de las empresas de VTC y algunas otras de pagos de impuestos. Cumpliendo esto, el que más chifle capador.
    Y efectivamente el quid para los taxistas es la reventa de la licencia. Si es un servicio público debería estar prohibida la comercialización, igual que en las farmacias. Igual hay que hacer un modelo de “costes de transición” hacia un nuevo modelo…
    Sobre este tema me ha parecido interesante el artículo https://retina.elpais.com/retina/2019/01/25/innovacion/1548419632_629939.html?id_externo_rsoc=TW_CC
    Saludo2

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Pero es innegable, Mitin…! (Lo de mi aspecto de maduro interesante y, sobre todo, lo de que si no les molas, ni te paran).

      Todo lo que huele a multinacionales produce cierto rechazo, es verdad, pero tampoco creo que las condiciones en las que en el actual modelo se cede a terceros la explotación de los taxis en las horas en que no los explota el titular sean escrupulosísimas en cuanto al cumplimiento de las condiciones laborales. Y tampoco parece que sea ese problema el que preocupa a los huelguistas.

      Tienes toda la razón en cuanto a la diferencia de requisitos que se exigen para un tipo de licencia y otro y, seguramente, habrá que regular mejor ambas.

      En cualquier caso, el problema es tecnológico y de la adaptación que el taxi tiene que hacer hacia los nuevos modelos de movilidad urbana, lo quieran o no.

      Un abrazo enorme, Mitin. Muchísimas gracias por contarnos (a pesar de nuestra honda discrepancia sobre mi aspecto…). ¡Gracias!

      Me gusta

  3. No gastaré saliva con el aspecto del autor. Todos hemos visto esa foto náutica con gorrilla que seguramente hasta hace replantearse el sentido de la vida al impertérrito conductir de VTC.
    Seguramente es un atrevimiento escribir sobre este asunto desde Albacete, pero, dicho esto, si me atrevo a hacer una consideración, bien entendido que no seré yo quien ponga en cuestión el legítimo derecho a la huelga de los asalariados (otra opinión tengo sobre los cierres patronales), me molesta mucho cuando personas o sectores pretenden secuestrar a esta sociedad y además con algo tan sensible como es la movilidad.
    Negarse a adaptarse a nuevas realidades, con ausencia de autocrítica, con ningún planteamiento de mejora, pretendiendo mantener una especie de monopolio y, sobre todo, con una agresividad que les quita cualquier razón, no parecen que sea mimbres para que los ciudadanos nos mostremos solidarios con el sector, lo más que han conseguido es atemorizarnos.
    Demasiada testosterona, no en balde sólo un 5%son mujeres en el sector, y muy poco sentido común.

    Le gusta a 1 persona

    1. No… No es oficio para mujeres…

      Creo que esa manera de cerrarse a lo que sucede le va a costar la supervivencia, porque todavía no hemos hablado del vehículo autónomo (o del dron), que son verdades que ya no pertenecen a un futuro incierto.

      Liarse a pedradas con un VTC solo te hace acreedor de una cosa, y no es de la razón.

      El tiempo es obstinado y corre. Veremos a dónde conduce esta actitud de empecinarse en mantener la posición y no buscar soluciones.

      Un abrazo enorme, amigo. Gracias por pasar por aquí… ¡desde Albacete!

      Me gusta

  4. Muy buen artículo Justo, coincido el razonamiento final es demoledor. Me ha gustado el artículo y fíjate que nombras a Apple (Que pasó con la tienda de ordenadores de mi colega?), a Amazon (Se acabó la tienda en el bajo de la calle X),.. la globalización 5.0 o 6.0 (o por la versión que vayamos) pasa porque unos consagrados dan con la fórmula para que toda la humanidad compre su producto y se llevan por delante todo aquel que se cruza en su camino. Estos señores (unos cientos) acumulan recursos equivalentes a los que disponen cientos de millones de personas que malviven hasta el fin de sus días, además ni los gobiernos son capaces de controlarlos. Y lo peor de todo son la referencia del sistema, el caso de éxito, recordados por los siglos de los siglos como los faraones ¿que solución tiene estos Justo? xD un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Nos puede merecer una opinión u otra… esto lo mismo da. El caso es que pueden con todo y también van a poder con los taxistas, se pongan como se pongan.

      No entiendo como no lo han comprendido y se han puedo al cabo de la calle a buscar la fórmula que les permita coexistir en este mar multinacional que ha venido a comérselos. Pero así parece.

      Esos muy pocos que exploran el negocio mundial y lo explotan, no están preocupados por los taxistas de Madrid. Más bien debería ser al contrario. Y deberían ser estos mismos los que se decidieran a ponerse al día con lo suyo. De otro modo, mucho me temo que van a terminar pasándolo mal… o muy mal.

      Muchísimas gracias por tu reflexión. Un abrazo, amigo.

      Me gusta

  5. Talmente de acuerdo en todo.Esoero que los taxistas se extinguiran como los dinosaurios y por lo mismo, no son capaces de evolucionar, su ultimo intento fue la operadora de teletaxi, educadas en la misma escuela que el taxista casposo con un palillo en la boca, que los hay, no todos ,pero haberlos hay, y que escuchan al compañero jimenez y a herrera a todas horas, sospecho que lo tienen grabado, sino no es posible.
    Cuanto mas se mantengan en la huelga mas usara la gente Uber y similares y comparan.
    Sabeis como se escribe “Sintaxis” ?
    Con Uber.
    Perdon por esto ultimo pero no lo he podido remediar.
    Un abrazo .

    Le gusta a 1 persona

    1. Con… ¿Uber?

      Estamos llegando a un momento curioso desde el punto de vista de la observación sociológica. Jamás he visto al gremio del taxi apoyar reivindicación alguna y ahora son ellos lo que exigen de la sociedad una respuesta frente a las administraciones, que no les alcanzan a resolver un problema que solo para ellos lo es.

      Ellos sabrán qué quieren en concreto aparte de la taxativa prohibición de todo aquello que ensombrece su monopolio en las calles de las grandes ciudades. Ellos sabrán. pero auguro que, con la que se les viene encima, más les valdría empecinarse en prestar un servicio de máxima calidad a un precio bien competitivo, porque si no tengo la impresión de que no va a irles nada bien.

      No creo que la manera sea paralizando la ciudad y apedreando al enemigo… No lo creo.

      Un abrazo, Miguel Ángel. Nos vemos enseguida.

      Me gusta

  6. Los taxistas son unos currantes. Disponen de unas licencias millonarias pero tienen que currar mucho para llegar a fin de mes. La evolución se los cargará.

    Los farmacéuticos también son unos currantes pero de otro nivel. Por cierto, también los hay casposos e infumables. Están muy tranquilos. Tienen licencias millonarias y lo de llegar a fin de mes no les preocupa. No, en este caso no llegará la evolución… o tal vez sí.

    Por cierto, veo que adoptaste forma humana “con aspecto de maduro interesante, bien parecido, trajeado y con corbata” ¿encontraste a Gurb?

    Buen domingo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sin noticias de Grub.

      Creo que la última vez que se le vio había adoptado la forma de Marta Sánchez y estaba cogiendo un taxi.

      Esa cosa de la licencia (que a los farmacéuticos no les pasa) es una de las madres de este cordero. Ver peligrar el valor de ese ‘ingangible’ en el futuro es, entre otros, el motivo que los tiene echados al monte.

      Porque esas licencias no revierten en la administración en el caso de las de tipo A. Son del propio taxista y este la revende cuando abandona la actividad y mercadea con ella frente a sus futuros compañeros. ¿Lícito? Parece que sí. Pero… ¿Es eso lo que la sociedad les tiene que proteger y ayudar a reivindicar? Yo creo que no.

      Su forma de vida está amenazada, como tantas otras. Su inversión en la licencia está amenazada como tantas otras. Y ahora les toca renovarse de la cabeza a los pies. Precisamente para que sus salarios lleguen con dignidad y a fin de mes en un futuro no tan lejano.

      La tecnología, la mundialización, las multinacionales… lo que sea, han dado con una forma de prestar el servicio infinitamente más atractiva. Con sus claros y sus sombras, como todo en la vida… Les toca apostar a ellos. Si lo único que se les ocurre es ponerse en huelga, habrán perdido la batalla.

      ¡Gracias, Lorenzo!. Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  7. Sinceramente creo que se estan echando piedras sobre su propio tejado con todo esto. No están consiguiendo que la gente sienta empatía hacia ellos, sino todo lo contrario, y es preocupante que nadie haga nada (gobierno, comunidad…)y les dejen campar a sus anchas bloqueando arterias principales de madrid, j*diendo a la gente que quiere llegar a su trabajo, a una entrevista, a recoger a sus hijos… y que no pase nada! Desde luego creo que tienen que adaptarse al cambio, como bien dices. Yo mientras tanto, hace ya mucho que no cojo un taxi (porque con un VTC no he visto todavía una desventaja) y con todo esto que están haciendo, mucho más tiempo va a pasar hasta que lo haga.
    Un besazo Justo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Nada que objetar en orden al derecho a la huelga, a una como bien ha dicho mi amigo Ricardo, los cierres patronales tienen otro qué.

      Claro, estos tienen más capacidad de presión que los de la guardería rural de Casarrubuelos, se les nota más y pueden colapsar una ciudad entera… No se entiende bien que se les consienta (a los controladores aéreos, por ejemplo, no se les consintió).

      Y tiene pinta de que, por más que consigan que los diversos estamentos de la Administración que intervengan protejan su posición, por todo lo que presionan, perderán la batalla. Porque la guerra no es contra la Administración, sino contra la mundualización. Ellos siguen ciegos y empeñados en mantener sus privilegios. Pero la economía mundial ni siquiera los ve.

      Gracias, Elena. Me encanta verte por aquí. Un beso muy grande.

      Me gusta

  8. Estoy absolutamente en desacuerdo
    Cualquier dia de la semana de 1999, el jueves con mas estres porque tenia reunión a primera hora, una carrera desde San Blas a Iglesia no bajaba de dos mil pesetas (doce euros). Una carrera de nueve euros en un mercedes de alta gama me parece un sueño que con el paso del tiempo y la desaparición de la competencia se convierta en una pesadilla, si a eso le añadimos la botella de agua que cualquier puesto de la Gran Vía vendería por un euro, no me cuadran las cuentas.
    Por otra parte es importante leer con mucha atención cuando bajas su App todo lo que pone en el bottom acepto.
    Uber está a punto de salir a bolsa con un valor de 120.000 millones de dólares. Problemas que puedan ensombrecer eso, aunque sean unos desarrapados taxistas de Madrid no les interesa.
    Si la solución es muy sencilla aplicar la ley esa de 1/30 una contratación por un mínimo de una hora. Eso dice la ley.
    El viernes por la tarde estuve en Madrid, en el centro, observé y vi VTCs a patadas, nunca me había fijado pero desde luego es imposible que se cumpliera esa proporción que dice la ley.
    Si los VTCs quieren ser como los taxis es fácil.. que les pongan un transponder precintado que vuelque la información en la CCAA donde obtuvo la licencia. Muchos de los que vi el viernes llevaban una pegatina roja con la bandera de Madrid. Por aquello de la doble negación seguro que de Madrid no eran.
    Y si no…que sean taxis que les pinten en un lateral 028LM16999
    CCAA a la que pertenece días que libra el coche 🚗 y su número de licencia.
    Con lo que no estoy en absoluto de acuerdo es que las licencias se vayan recuperando recomprándolas los Ayuntamientos. Esa corrupción con los traspaso es problema de ellos.
    Porqué digo todo esto: Durante años por motivos profesionales estuve usando taxis, hasta diez o doce diarios. Nunca tuve ningún problema y eso que a veces los cargaba como si fuera un camión. Y comencé ese “vicio” con 16 años, de “madurito elegante” nada.
    El uso de taxis o vtcs ya está lejos de mis costumbres, ahora vivo entre vacas y cualquiera de las dos modalidades me dejaría en casa y sin comer a partir de la segunda semana, un vicio ruinoso pues vivo a cuatro kms del pueblo y cuarenta de Madrid.
    Y si ahora tuviese que hacer lo mismo usaría otros medios, coches eléctricos o motos.
    Eso..yo he sido gran usuario de taxi y me gusta, aunque lleven la cope puesta.
    Feliz semana y perdón por el retraso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hay taxistas, claro, magníficos profesionales y otros que no tanto. Hay otros pésimos profesionales. Y los debe haber también normales.

      El debate no es ese. Al menos no es ese el que yo planteo. Hablo, más bien, de un modelo de negocio absolutamente gastado que se ve relevado por otro infinitamente más sofisticado. Esto tiene que ver con el inmenso problema de la movilidad urbana y las muchas soluciones que se ensayan casi diariamente, desde el patinete eléctrico hasta el vehículo autónomo, pasando por el alquiler de coche con conductor para cortos trayectos.

      El entramado empresarial que está detrás, me temo, es tan sospechoso como todos los demás, incluido el de los propios taxistas, que tampoco es manco.

      Consideraciones de orden macroeconómico aparte, el servicio de un VTC en incomparable con el que ofrece un taxi común. Y el componente tecnológico que el taxi olvida es absolutamente diferencial.

      Si no se esfuerzan en buscar el medio de competir honestamente y coexistir, la batalla no van a ganarla. Las administraciones pueden seguir protegiéndolos un rato más, pero no será eternamente.

      Muchísimas gracias, Javier. Nunca es tarde para una reflexión razonada sobre este problema tan difícil de resolver. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  9. Justo ya se que no es ese el problema. Yo he vivido en varios sitios no solo en Madrid. En esta última la tecnología de levantar la mano cuándo ves un verde funciona regularmente bien. Y cuándo no funciona es que no funciona nada.
    Y he vivido en sitios donde sin coche estás muerto ni taxi ni vtc ni nada.
    Por otra parte las tarifas variables ya hacen sospechar de que irá el tema cuándo no exista competencia. Tus nueve euros serán cuarenta y cinco o un plato de lentejas que también tiene mucho hierro.
    Y en último lugar, está la tecnología y los datos que genera cada carrera de vtc el oro azul. Una pieza más de el gran hermano.
    Me voy a hacer bulto
    Reitero feliz semana
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    1. Pero… ¿Cómo se pelea contra eso? El taxi, si quiere, puede prestar un servicio igual o mejor que el que prestan los VTC (son profesionales infinitamente más preparados y con infinitamente más experiencia). ¿Por qué se empeñan en mantener un servicio obsoleto, sin garantías para el usuario, sin responder a la valoración de los pasajeros?

      No pretendo que las VTC sean la solución de nada. Ni que las multinacionales vengan a hacernos altruistamente la vida más fácil. Aseguro que el fenómeno es imparable, que ya está aquí y que lo que tenemos que hacer no es aprender a esquivarlo, sino afrontarlo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s