¡Sorpresón!

Ha anunciado que lo anunciará.

Susana Díaz, para sorpresa de militantes, simpatizantes, pedristas, rubalcabistas y podemitas, medios de comunicación vistos, hablados y escritos, topógrafos y geógrafos, maquinistas de tren, ingenieros de caminos, taxistas, funcionarios, empleados de banca y parados, se ha despachado con el anuncio de que anunciará que se presenta como candidata a la Secretaría General del PSOE.

Principio y fin del socialismo del siglo XXI, ajena a la crisis que sufre en Europa  la socialdemocracia como concepto (bromas las justas: de 38 a 9 escaños en Holanda y vamos a ver lo de Francia) y ganadora de los comicios andaluces de 2015, Susana Díaz  ha sucumbido al clamor popular, al llanto de las bases, al crujir de dientes de la militancia, y ha accedido a “anunciar que anunciará” su candidatura a gran cosedora del Partido Socialista. Será otro día, pero lo va a anunciar.

¡Sorpresón! Nadie se lo esperaba.

Susana Díaz apoyó a Pedro Sánchez en la confrontación por la Secretaría General de julio de 2014 contra Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, para dejarlo caer a la semana siguiente y formar así el mayor cisma que ha padecido el socialismo español desde que Largo Caballero aceptara formar parte del Consejo de Estado de la dictadura de Primo en el primer cuarto del siglo pasado. No se puede prestar el poder, ha aprendido Susana, porque luego se quieren quedar con él.

20170319_092949
Cosiendo el partido

Después de escuchar detenidamente su discurso hemos sabido que todo su pensamiento cabe en un tuit. Mala noticia. Que le daba igual estar “en la cabeza o en la cola”, pero que ha preferido la cabeza, que el partido hay que coserlo y que está muy orgullosa de ser del PSOE descosido y todo. Y después de su reciente campaña en redes sociales sabemos una cosa más: que “Es tiempo de sentimientos, es tiempo de Susana”, así, sin apellidos, sencillamente Susana, que aparece en la ilustración abrazando con ternura pero con firmeza a una persona humana, entre colores rosáceos que se difuminan como en un anuncio de suavizante.

Esto sabemos. No se le conoce postulado político más allá del hambre por ganar y este último de los sentimientos. No se le ha escuchado propuesta que invite a mantener encendida la tele un minuto más. No se sabe cuál es su proyecto, ni para el partido, ni para el país.

Con todo, una buena parte de los próceres del Partido Socialista dan por bueno que es la solución a las penas por las que pasa la izquierda española. ¿Por qué? Por fe.

¿Por fe?

Sí. Por eso.

Entre tanto, Sánchez continúa su guerra en modo líbero flirteando con Podemos e IU, proclamando ahora que “sí es sí” (para quién lo entienda, que no es mi caso). Alguien le ha debido convencer de que los mensajes hay que darlos en positivo. López sigue dando cobijo a los que apostaron por Sánchez y que quieren volver a casa en son de paz, aunque sea como perdedores, sin soportar el bochorno de tener que votar por la candidata de la gestora, después del pollo que se montó con la escisión. Y así se dirimirá la elección de secretario general del partido más importante de España.

¿Así?

Así.

¿Y el discurso político?

No nos queda.

¿Y el futuro?

Tampoco.

Mala noticia.

Mala.

Convertido el PSOE en un partido de corte agrarista, lo que nunca fue, asentado en la España más rural y fracasado con estrépito en los entornos urbanos y entre la juventud, nos enfrentamos a una larga agonía de la izquierda que vendrá a coincidir con una igual de larga vida de la derecha (¡tan derecha!) que gobierna nuestro rumbo. Mala noticia. Muy mala.

Mucho habré de equivocarme y ya lo celebraré con alharacas, pero esto parece el final de un proyecto que no debería estar sino empezando. Mala noticia. De verdad, muy mala.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

 

 


23 thoughts on “¡Sorpresón!

  1. Dura reflexión amigo .. pero me temo que cierta. Futuro complejo este… Esto nos lleva como dices a una época de Marianismo sin sobresaltos donde el tiempo pase sin grandes novedades y un pueblo convencido de que más vale lo malo conocido… Que duro se me hace.
    Espero que no se convierta esto en una travésia por el desierto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues no le veo buena pinta, Pietro… Ninguna buena pinta.

      No se puede enviar a una contienda electoral a un partido sin liderazgo o con uno tan débil. No creo que Rajoy tarde en convocar (el revés difícil de entender del último decreto ley da mucho que pensar) y nuestra candidata… nuestra candidata… Bufff ¡Nuestra candidata!

      Una foto abrazando a una niña con cáncer no es la manera de presentar un partido político que pretende ser gobierno. Yo no entiendo nada.

      Gracias Pietro. Vamos a ver qué resulta de todo esto. De momento, desolado.

      Me gusta

  2. Yo estoy feliz! El día de la madre felicitaré a mi madre y a Susana, me resulta entrañable…. y jugaremos juntos a la “gallineta ciega” estoy … pero no estoy… pero estaré…. ahora me ves…. ahora no me ves! … pero joia si te está viendo el plumero!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Bajo mi punto de vista el culebron que comienza en el PSOE no va a beneficiar en nada a la familia socialista ,
    Por qué se necesita un líder con fuerza suficiente para consolidar el partido que siempre fue y no veo candidata a ideal en Susana Díaz siempre bajo mi opinión esta mujer tiene mucho interés en gobernar para ella no para lo que predica , espero equivocarme Pedro mi opinión es que después de las últimas elecciones se hubiese retirado y le habria favorecido al partido y LOPEZ más de lo mismo , pero claro es mi opinión seguramente equivocada.

    Felicidades por eso del día del padre.

    Le gusta a 1 persona

    1. Un líder. No se pide tanto.

      Un político de izquierdas capaz de hilvanar un discurso transformador de la sociedad. Consciente de las vicisitudes por las que atraviesa la socialdemocracia en el mundo y con el bagaje necesario para entender el partido, a su militancia y a sus votantes.

      ¿Seremos capaces de encontrarlo? Estar seguro que está. Pero no en la disputa.

      Lástima.

      Un abrazo Juan Carlos. ¡Gracias!

      Me gusta

  4. Susana y los viejos
    Jorge Guillén
    Furtivos, silenciosos, tensos, avizorantes,
    se deslizan, escrutan y apartando la rama
    alargan sus miradas hasta el lugar del drama:
    el choque de un desnudo con los sueños de antes.

    A solas y soñando ya han sido los amantes
    posibles, inminentes, en visión, de la dama.
    Tal desnudez real ahora los inflama
    que los viejos se asoman, tímidos estudiantes.

    ¿Son viejos? Eso cuentan. Es cómputo oficial.
    En su carne se sienten, se afirman juveniles
    porque lo son. Susana surge ante su deseo,
    que conserva un impulso cándido de caudal.

    Otoños hay con cimas y ráfagas de abriles.
    -Ah, Susana. -¡Qué horror! -Perdóname. ¡Te veo!

    Al final he decidido ponerme lírico. Nada puede pintar peor. Sin ideas, sin discurso, sin liderazgo… ¡cuánto desierto por delante!

    Le gusta a 1 persona

    1. Por si alguien llegara a sospechar, recrea Guillén un cuadro de Tintoretto u otro de algún discípulo, que son varias las versiones bajo un mismo título, Susana y los viejos, y no aventura que Susana contemporánea alguna haya comparecido con tal desnudez ante anciano de ninguna clase.

      -Ah, Susana. -¡Qué horror! -Perdóname. ¡Te veo!

      No, no. Es Susana, hija de Jilquías, Bella y temerosa de Dios. Pertenece al libro de Daniel, del Antiguo Testamento. Uno de los profetas mayores. No me pidan mucho más, pero es esa Susana y no otra la que horroriza al poeta. La que erotiza a los viejos, la que aparece desnuda.

      ¡Es que hay mucho malpensado!

      Tanto o más que desierto nos queda por delante.

      Gracias, José Ricardo. Delicioso poema. Grande Guillén.

      Me gusta

  5. Malos tiempos para la lírica.
    La feligresía se aleja del modelo de partido “de aparato” donde todo se muñe, o amaña, en unos corrillos de gentes cuyo beneficio es siempre del erario público y su oficio la trepa y la intriga.
    La feligresía ahora quiere decidir a qué mesías seguir. Porque la feligresía es de mesías, bien modelo líder infalible que lo es desde que lo dijo el anterior líder infalible; bien modelo la aparición divina, en forma de irrupción del profesor universitario que viene a la política de fuera, futuro hacedor de aparatos o infalibilidade que todavía no está claro.
    Somos de aborregarnos, habiendo líder para qué preocuparse más. Antes bastaba aparato. Pero estamos muy lejos del gobierno democrático asociado al platónico concepto de la participación en la cosa pública.
    Y luego pasa lo que pasa.

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo malo es que pasa.

      ¡Vaya si pasa!

      Ni aparatos, ni mesías. No sé dónde se cruzan las dos líneas, pero por ahora, el aparato en funciones y los mesías a votos, los unos rompedores de aparatos, los otros destronadores de mesías… por ahora no se cruzan.

      La militancia pondrá las cosas en su sitio. No por sabia, sino porque así está pautado y ese será pues el sitio de las cosas. Después tendremos un mesías y este hará su capullo de órganos y cargos en derredor de sí. Y a eso llamaremos aparato.

      Y luego perderá las elecciones. Si es que llega. Porque tanto bochorno no queda ajeno a nadie. O, dicho de otro modo, se nos ve el plumero.

      ¡Gracias, Mitin! Es verdad. Malos tiempos para la lírica.

      Me gusta

  6. pues a mi me da mucha pena, pero es algo que se veia venir, la debacle del Psoe, lo de Susana es continuar en el caballo desbocado.
    Cierto es que el Psoe ha sido una organización clave en el desarrollo de España. Autopistas, servicios públicos como sanidad, educación publica y gratuita, etc.
    Y eso se debera reconocer siempre. Sin embargo, la deriva que lleva el partido, desde hace años, donde se deja de lado el servicio público en favor de intereses o de partido o personales ( que son mucho peores) han cambiado la percepción de “amigos” por el de ” enemigos”.
    Alguna experiencia tengo en ello.
    Últimamente los representantes del partido o cargos electos se preocupan de sus cuitas y no de gestionar la cosa pública. No es menos cierto que el votante de izquierdas es mas exigente que el de derechas. Y que exigimos una gestión y transparencia que al otro se le perdona.por otro lado, he visto a antiguos representantes del Psoe , incluidos de Castilla la Mancha, dar lecciones de moralidad, nombrandose hacedores y referencia de lo que se debe hacer para solucionar el entuerto, que, a mi, me hacen rechinar los dientes. Habria que apartar del partido a los que han gestionado mal, a los que han llevado a la ruina a sus cuudadanos, a los corruptos y malhechores y no darles cobijo ni escaños en el Congreso como jubilación de lujo. Habría que dejar de mirarse el ombligo y ser críticos y tomar decisiones, difíciles, pero que regeneren la organización, su gestión y a las personas que lo lideran
    Difícil, si, pero necesario para recuperar la confianza de los ciudadanos y soñar con recuperar votos y espacio
    Cómo verás, mucho mas exigentes que lo que se pide a la derecha, que todo vale y se perdona mirando a otro lado.
    A soñar, a pensar…..

    Le gusta a 1 persona

    1. Aquella era la clave. O eso queríamos: los servicios públicos.

      A pesar de los errores que las personas pueden cometer (y que cometen de hecho), la cuestión ideológica es de fondo y no de matiz.

      Los servicios públicos.

      No es que en otro tiempo el PSOE universalizara la educación o la sanidad como públicas y gratuitas o tramara una red de carreteras dignas y no de pago como estas que ahora tenemos que volverle a pagar al PP, es que mientras que el PSOE cree y universaliza servicios públicos, el PP ni se los cree ni está dispuesto a mantenerlos. Los desmantela, los desvirtúa.

      No se trata de que lo hiciera otras veces, se trata de que es esta y no la otra la opción política la que cree en la universalidad de los servicios públicos. No es cuestión de agradecerlo (que habrá que hacerlo, como bien dices), sino de protegerlo. Y esto es lo que se va al traste con esta deriva que conduce, precisamente a un largo gobierno del PP, a una larga agonía de los servicios públicos.

      El votante de izquierdas es infinitamente más exigente con su opción política que el de derechas. Y esto non honra (si es que esto de la honra sirve para algo en la era de la postverdad). Pero ¿Tan exigente como para entregarle el gobierno a la derecha para siempre?

      Servicios públicos y derechos sociales. ¿A nadie de verdad le importa que se mantengan, que se incrementen? ¿Es posible que nos hayamos quedado sin discurso tan temprano? ¿Que la derecha nos lo haya arrebatado -solo en el teórico- y nos hayamos dejado?

      El PSOE ha cometido muchos errores, qué duda cabe. Pero este país nuestro se merece un gobierno dispuesto a perseverar en la universalización de los servicios públicos, en su gratuidad, en el avance del estado del bienestar (que se ha pasado de moda), en el crecimiento en derechos sociales, en la evolución del poder territorial. Y no creo que el PP esté en esta senda.

      Gracias Pepe. No tenemos más remedio que seguir peleando. Nos va mucho en ello.

      Lo que no sé es cómo coño se hace.

      Me gusta

    1. ¡Madre mía!

      A este Mariano le tiene que dar una risa cuando nos mire… esa risilla floja, un poco salivar, de esas que no se pueden contener ni en misa, pensando en lo que se nos viene encima y en lo facilito que se lo dejamos.

      Ya lo ha dicho: Oye, que si no me dejáis convoco. ¡Y gano!

      ¡Qué bien se lo estamos dejando!

      Qué largo va a ser esto…

      ¡Gracias Olga! Un beso enorme.

      Me gusta

  7. Creo que es acertado la entrada semanal y que sobre todo lo es, en lo referente a la falta de ideas y propuesta del PSOE, y es que a personas torpes como yo casi es lo que más le interesa, y es que no acabo de ver, como de Socialista es este partido, como queda el mismo y que confianza se merece. Hasta entonces, me parecerá bien esa travesía en el desierto, que la hagan sin mí, que yo no he cambiado, pero ellos si, más preocupados ahora de su posición que de la de los ciudadanos,

    Le gusta a 1 persona

    1. Parece que van de la mano la falta de propuestas y la travesía en el desierto.

      Los votantes (de izquierdas) no somos imbéciles y no parece que estemos dispuestos a apoyar a un partido que navega entre el conservadurismo y el ripio fácil de colocar en Twitter.

      Yo haré la travesía. Patalearé, gritaré, perderé otras elecciones y seguiré sintiéndome socialista mientras eso signifique algo. Debe ser parecido a lo de ser del Atleti.

      Un abrazo enorme, David. Gracias por contárnoslo.

      Me gusta

  8. Pues sí ha sido una sorpresa, sí. Todavía estoy que no me lo creo. Con cuánto sentimiento habla esta mujer. Siempre dando discursos con los ojos entornados y mirando al cielo. Nunca dice nada, pero le pone tanta ternura que … convence? A mí no. Qué pena lo que está pasando. La izquierda de toda la vida, en entredicho y la de ahora… pues qué decir… que me cuesta encontrar un discurso que me convenza y, lo que es más triste, una idea/ideología. Y no, Susana no es lo que busco. Y veo que tú tampoco.

    Le gusta a 1 persona

    1. No. No es lo que yo busco.

      Y no creo que sea lo que busca ningún militante de izquierdas dentro del PSOE (que digo yo que alguno habrá).

      Supongo que no se habrá encontrado otra solución. Que todos los prohombres del partido habrán considerado pros y contras. Que habrá poderosas razones tácticas. Pero conducir hacia ese nivel de mediocridad con ‘S’ solo nos llevará hacia la mediocridad.

      La verdad es que estoy cansadísimo de discursos vacíos, lugares comunes y frases que riman. Y la cosa está muy malita para seguir por este camino que están reputando como el menos arriesgado. Ya valdría la pena arriesgar un poco y buscar vida inteligente dentro de casa.

      Pero no lo haremos.

      Ganar o perder las próximas es lo de menos (seguro que solo lo pienso yo). Perderemos de todas maneras. Y yo creo que importa más afirmar un ideario potente, una propuesta valiente de modelo territorial, de sociedad por la que pelear, un liderazgo creíble… una alternativa de izquierdas.

      Pero tampoco lo haremos.

      Todo esto conduce a la melancolía. Voy a poner el fútbol.

      Un beso muy fuerte, Luisita. Gracias por venir.

      Me gusta

  9. Una aparente digresión, un esclarecedor, aunque siempre sea incómodo, pensamiento divergente. El único partido de la socialdemocracia europea (socialista) al que en este momento no le va tan mal lo tenemos cerca, en Portugal. Aunque acostumbramos a fijar una equivocada mirada condescendiente en nuestros vecinos y hermanos, muchas veces han ido un paso por delante. A lo mejor ahora no hace falta mirar tan lejos para encontrar una referencia, ni preocuparnos por perder la genuina originalidad, en España somos maestros de la adaptación. https://goo.gl/xpVQx5

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Ay, amigo Julián! Qué razón tienes. Con lo bien que copiamos a según quienes, qué trabajito nos cuesta mirar a Portugal…

      El único que se dio una vuelta por ahí fue Pedro Sánchez, consciente de que la cultura de pactos que practican le tenía que servir a la izquierda española para algo. Pero Iglesias estaba en otra clave, parece ser.

      Pelearnos por la genuinad de nuestras esencias a estas alturas no sé si va a ser lo más efectivo. Bueno, si lo sé: no lo será.

      Si ahora la adaptación significa mirar a los territorios en los que gobernamos e intentar extrapolar el modelo al resto del país, nos vamos a meter una hostia solo comparable a las dos que ya llevamos. Y, ¿sabes? Tengo la impresión de que esto es precisamente lo que vamos a ensayar.

      ¡Esencias!

      Me ha encantado volver a verte por aquí. Gracias por contárnoslo.

      Me gusta

  10. Bueno, en mi opinión, las intenciones de Sánchez y de Iglesias parece que quedaron un poco mediatizadas por las condiciones para el pacto de C´s y el Comité Federal, que transformado en Gestora de aquella forma, han dado in fine el gobierno a Rajoy. Tal vez tenía que ser así, pero hablamos del PSOE, y como dices en tu artículo, sus perspectivas tras estos acontecimientos no resultan nada halagüeñas. Mala noticia para la izquierda, si es que estas políticas tienen algo que decir en España. Respecto a la adaptación mirando al territorio que propongo, supongo que para su suerte, después de Aljubarrota, no gobernamos Portugal. En todo caso es cierto que su centralismo proverbial le vacunaría de problemas territoriales difíciles de adaptar que padecemos con nuestros “encajes”, si te refieres a ellos. Volver a pensar por aquí…un placer.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esto de que nos tengan que echar a hostias de los sitios espero que no se convierta en una costumbre, pero de lo de Albujarrota hace ya demasiado tiempo para sospechar que así sea.

      Los ‘no pactos’ de Sánchez tienen demasiadas aristas y la amenaza de las terceras elecciones que aún planea sobre el Parlamento demasiados riesgos. Lo malo es que paliarlos está conduciendo a un PSOE que no quiere nadie. O casi nadie.

      Espero que la sospecha no se constate cuando sea demasiado tarde. Espero que no se constate, de hecho. Celebraré estar equivocado.

      ¡Un abrazo fuerte!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s