A dos desastres de añorar el año 2020

Iñaki Gabilondo se pira porque está empachado.

¿A quién puede extrañar?

El empacho es generalizado. Solo nos libra de él la Santa Madre Iglesia que, de cuando en cuando, nos da alguna alegría que nos abstrae del caos y nos mueve a risa.

A tan solo dos desastres de añorar el año 2020, la Iglesia nos recuerda cuál es su papel en el mundo y habla por su boca el obispo de San Sebastián, monseñor Munilla, proceloso mantenedor de la moralidad pública, para denostar la vestimenta de la mujer de hoy (vaqueros rotos, ¡rotos!), evocando los delicados modos de los años 50.

Por eso no pudieron comprarse una pala (como el buen Casado) para quitar nieve de los colegios, y por eso solo un puñado de templos abrieron sus puertas durante las noches gélidas para ofrecer cobijo a quienes carecían de él. Estaba monseñor el 14 de enero enviando un tuit a la feligresía, cuyo visionado recomiendo enfebrecido, del siguiente tenor literal:

“El progresismo es un virus que te permite regresar a las cavernas al mismo tiempo que piensas que estás llegando a la luna”. Y lo adereza con una foto de obligatorio retuit, que muestra y compara los usos y costumbres de la vestimenta femenina, 1950 versus 2020.

El progresismo es el verdadero virus. Otros, sin duda de más relajadas costumbres, están luchando contra el SARS-CoV-2, en prueba de la irrelevancia de los quehaceres del ser humano en estos tiempos convulsos en los que las mujeres visten tejanos rotos por las rodillas.

¿Importan acaso más incidentes como el de Cártama? ¿Tiene relevancia que un hijo de la grandísima puta rocíe con ácido a su ex y a una amiga de esta y las envíe directamente a la UCI, en comparación con la desmesura que el progresismo está causando en nuestras vidas? Monseñor sabe que no.

Otros luchan contra las nevadas. Ahí tienen al indolente Casado afanado con su pala nueva en quitar nieve ante los fotógrafos (palas con un solo uso para reventa en Wallapop), desatendiendo lo fundamental. O a la población en general, gritando contra la subida de la luz en plena ola de frío, como si el verdadero frío no estuviera ya asido sin remedio a las almas de los cristianos a la espera de que las llamas eternas del infierno lo mitiguen.

Ahí tienen a Martínez Almeida, que por proteger a los madrileños de la progresía que nos invade, ha pasado una factura al Gobierno de 1.398 millones de euros (más de lo que se invirtió en reparar los daños del terremoto de Lorca de 2011 —13 muertos y 300 heridos, 431 millones—, la gota fría del año pasado en Levante —63.000 siniestros, 20 millones—, o la borrasca Gloria —12.223 siniestros, 97 millones—, ¡juntos! ). Una factura, decía de casi 1.400 millones de euros, por consentir que la nevada les pillara de improviso. Desolado el alcalde porque el municipio dejó de ingresar más 1,8 millones del estacionamiento regulado (por lo que se ve no había nadie aparcando por ahí) y otros 45,8 por las pistas deportivas que los madrileños no han alquilado o las tarifas de los gimnasios a los que no han acudido. ¡Grande, Martínez Almeida, grande (en lo moral)!

Un monseñor en sus cosas

Tercera ola de contagios por la covid en España: cientos de poblaciones confinadas, 53.114 muertos en el momento de escribir estas líneas. Catástrofe climática en el país: miles de individuos paralizados por la imprevisión de las autoridades que no supieron comprender que iba a nevar de cojones de acuerdo con las previsiones (certerísimas) de la Agencia Estatal de Meteorología. Subida del coste de la energía (gas y electricidad) en plena incidencia del peor temporal que se recuerda, que el Gobierno de la nación no sabe, no puede o no quiere atajar obligando a las compañías, como coño sea, a mantener precios asumibles para los consumidores. Un tipo rociando de ácido a dos chavalas en Málaga. Y lo más acuciante de todo, lo más grave, aquello que debe encoger nuestras débiles conciencias progresistas: chicas luciendo tejanos deshilachados y no cuidados vestidos a media pierna en aquellos tejidos vaporosos que tanto resaltaban nuestra feminidad. Este es el virus verdadero, ¿a que sí, monseñor?

Iñaki, contigo: esto mueve a hartazgo. Empacha.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.


16 respuestas a “A dos desastres de añorar el año 2020

  1. Los dichos de los curas, obispos, papas, algo tienen que decir para dar la nota ,se estan quedando sin feligreses eso esta a simple vista, y si alguna feligresa ha leido ese comentario dejara de creer en los curas, yo lo tengo claro no creo en ninguno de ellos , ni creere hasta que se le permita a la mujer ser cura, casarse y tener una familia del mismo modo que el señor fontanero o el señor politico.

    El señor Casado, yo, junto con un operario municipal el domingo pasado despejamos de nieve y echamos sal en las zonas transitables que seguian heladas, un fallo no teniamos fotografos , solo por que lo haciamos con el interes de beneficiar a los ciudadanos y no salir en la prensa, y supongo que como yo otros muchos alcaldes y alcaldesas.

    En algo tan trivial como echarle acido a unas muchachas eso no es nada, se coge al individuo acusado de mil tropelias y pasado mañana sale de la carcel con paga de paro.
    de verdad no me digais , que si lo castigamos nos ponemos a su altura, que si tenemos que darle un voto de confianza por que cambie, por que es un ser humano, unos cojones, se le paga con la misma medicina para que vea que lo que ha echo esta mal, se le enseña o educa metiendole la cabeza en un cubo bien grande del mismo acido y se le tiene un par de horas y cuando la saque la cabeza, seguro que ya no lo vuelve a hacer mas, se ha rehabilitado.

    no me extraña que como Iñaki la gente se harte y tire la toalla, por desgracia ademas de la pandemia y las inclemencias naturales, tenemos a unos politicos me da igual del color que sean que solo tienen un interes y no es mirar por los Españoles.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Cielo santo! ¡Te veo desatado!

      Lo del ojo por ojo, diente por diente, está un poco pasado de moda, pero no te digo que no den muchas ganas.

      Este no va a salir a la calle con dos días de prisión y paga de paro. Le va a salir algo más caro, aunque no tanto como meterle la cabeza en ese ácido que le ha regalado a su ex. Ganas dan, no te digo yo que no.

      En efecto, se van a quedar sin socios más pronto que tarde… Y se lo habrán ganado a pulso a base de decir gilipolleces y estar poco o nada comprometidos con un tiempo tan complejo como este que vivimos.

      Y de los políticos… mírate. Ni mucho menos todos van a ese interés chungo que dices. Lo que pasa es que a los que van se les ve demasiado.

      Los más, los muchísimos más, los anónimos, son los que mantienen en pie las instituciones, los ayuntamientos, los servicios públicos. Y esos hacen mucha falta.

      Un abrazo muy grande, Juan Carlos. Aunque nos veamos mañana.

      GRACIAS

      Me gusta

  2. No sé muy bien a que se refiere monseñor ¿hay menos recato en una rodilla entrevista que en el vuelo de una falda o en un descuido al sentarse con ella? ¿es más pecaminoso el hueso o la carne? que nos acerca más a la caverna ¿los abrigos de visón de las misas de domingo a las 12 o los vaqueros rotos? en el fondo ¿qué le produce aún sueños húmedos a monseñor?.
    Y mientras este preboste nos pone encima de la mesa este motivo de reflexión, que debe de suponer profundo, ya que, en calidad de príncipe de la iglesia, y aunque ya vemos como esta por estos lares esto de los príncipes, princesas reyes y, en general, las cortes palaciegas (aunque sean estas episcopales), es lo menos que se le debe suponer.
    Mientras el covid a los suyo (destapando todas las verguenzas políticas), el temporal a los suyo (destapando todas nuestras carencias), el machismo a seguir siendo criminal y a no hacernos olvidar todo lo que aún queda por andar, las eléctricas también, a hacer “pasta” de cualquier circunstancia que para eso está en su ADN (en eso, además, con muy buenos asesores, algunos expresidentes, otros exministros,…, en fin la crème de la crème) y Almeida y Ayuso, a lo suyo (enseñándonos que no hay moral que valga ni para decir ni para pedir).
    En mi calidad de futuro “hombre de las cavernas”, una recomendación a tan alto pensador ¿porque no reclama a este Gobierno socialcomunista el lucro cesante de las colectas y los cepillos perdidos durante estos días que no han abierto las iglesias?…. , pongamos, calculando como Almeida, que unos 100 mill de eurazos, Puestos a pedir.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Coño!

      Seguro que no se le ha ocurrido todavía, porque el Gobierno socialcomunista bien podría mirar por las muchas necesidades de monseñor y arrimarle algunos euros… por el lucro cesante, eso es.

      No sé cómo se atreven a pasarse la vida insultando a la mano que les da de comer (con tanta abundancia, por cierto). Pero tampoco sé como esa mano les sigue dando de comer. Y mucho menos comprendo por qué con mis impuestos.

      Sin embargo, la reflexión tiene su qué… Esos pantalones raídos no son del gusto de la cristiandad y yo, como padre que fui de jovencitas (ahora lo sigo siendo, pero ya no son tan jóvenes) lo subrayo: ¡niña de los cojones, si te vuelves a romper los vaqueros te tiro por la ventana con ellos puestos!

      De verdad, ante tanto virus progresista DE ESTE MALO ¿estamos para combatir los otros? ¿Para ocuparnos del machismo asesino o las subidas de la luz?

      Más vale que tenemos monseñores de estos que guían nuestro pensamiento.

      ¡Puaggg!

      ABRAZOS Y ABRAZOS Y ABRAZOS

      Me gusta

  3. Bueno.. tantos púlpitos, tantas misas y ni una palabra, no ya sobre el animal ese, no es sólo la premeditación de hacerte con el ácido sulfúrico, no es un producto fácil, es que pasará por la cabeza de semejante bestia, ojo no la pongo muy lejos del que se obsesiona con el modo de vestir femenino.
    No sé si estará al día de la cola que se pone, no sé si es arzobispo o cardenal en Valencia, pero con esos quince metros de tela roja se podría cubrir casi la mitad de mi tapia.
    Que se cocerá en esas dos cabezas en el fondo tan semejantes.
    Si..todos muy empachadoscde tanto despropósito, tanta estulticia y tanto egoísmo.
    Casado y su pala.. mira que si llega a chocar contra ese hombre que han encontrado en Madrid muerto entre cartones.
    Si..soy un demagogo del copón, pero joder.. lees lo que hizo el alcalde de Soria en su ciudad y dices.. puñetera rojo..dejando en evidencia al enano Martínez Almeida.
    Hablando de rojo; esta semana he llegado a la conclusión que el uso del adjetivo ROJO fue sinónimo de delación y de espilio o robo.
    No viene a cuento o si..
    Feliz domingo
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    1. Extraño tiempo este en el que, mientras unos las pasan más que putas, los otros reflexionan sobre el vapor de los vestidos de los años 50.

      Este sujeto debe añorar alguna cosita más de los años 50. No sé cuantas veces le sujetaría el palio al generalísimo de todos los ejércitos, pero seguro que se le ponía a tono junto con los vapores de las faldas o el largo de los pantaloncitos.

      Una palada, un muerto. Mejor que no fuera en mi barrio. Igual cobraba (allí, La Elipa, los coches siguen atrapados por algunas calles) y luego teníamos que salir diciendo que nada justifica la violencia y eso.

      En fin, rojos, ladrones, expoliadores, versus obispos, monseñores y políticos con pala de atrezzo… Pues a expoliar.

      Un abrazo enorme, amigo.

      Hasta el domingo. ¡GRACIAS!

      Me gusta

  4. Que desastre, no se puede escribir con las manos heladas.
    Y eso que siempre releo.
    Erratas varias, el próximo domingo mejor.
    Por cierto.. esas montañitas de nieve negra, si la climatología no lo remedia, puede durar sus buenos veinte días.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y va a tener que ser la climatología… porque Almeida está a otra cosa y Casado, con su palita… no va a alcanzar.

      La erratas importan poco o casi nada: se te entiende bien. ¡Muy bien!

      Me gusta

    1. Los reaccionarios de en frente aún tienen mucho predicamento es esta sociedad dormida…

      Y los dibujos de Pepa son la hostia, sí.

      Besos y besos

      Me gusta

  5. “En tiempos extraordinarios, surgen hombres extraordinarios”. No sé quién dijo eso, o es el título de una película, pero se olvidó de añadirle el adjetivo ” gilipollas”. Lo de Casado no merece ni mención, después de la foto, sin chaqueta, ojeras maquilladas y rictus de infinito sufrimiento en un lavabo. (La coca no se veía) un punto a favor del fotógrafo.
    El del ácido, no hizo más que seguir una arraigada tradición en muchas culturas, aquí nos escandalizamos por nada.
    Y las declaraciones del Obispo, que quieres que te diga, es un Obispo, me desilusiona un poco que no haya sido el de Toledo.
    Ante la adversidad, solo se puede sacar pecho crecerse y decir la gilipollez más gorda. Eso no es fácil dado los tiempos que corren y teniendo a Ayuso al poder, pero no podemos desfallecer.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es que esta sociedad tiene la piel muy fina… Total, por unos asesinatos de nada ya ponemos el grito en el cielo… Así somos.

      ¿Grandes hombres? Los sucesos extraordinarios serán las rodillas desnudas de las jovencitas, porque en otro no caigo ahora mismo. Su obispez tiene toda la razón del mundo, piensa en ello: el virus es el progresismo este que desnuda las piernas libidinosas de nuestras chicas.

      Así que no hay más hombre grande que su obispez… Ni más gilipollas.

      Del rictus de Casado y de su pala nuevecita… ni hablamos.

      Un abrazo fuerte, Miguel Ángel. Seguimos en ello. Ven pronto.

      Me gusta

  6. Hace ya muchos, muchos años, que la iglesia no está en la sociedad, están en sus cosas, en sus mamandurrias.
    Afortunadamente, cada vez más, la sociedad tampoco está con la iglesia.
    La crisis de fe ya es muy patente, seminarios vacíos, iglesias cada vez más vacías.
    Y lo que diga, desde el papa hasta el más humilde cura párroco, como que nos lo pasamos por el forro.
    De lo demás no opino, que me caliento.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pienso como tú. También creo que los pocos socios que mantienen en sus filas hacen cada vez menos caso de la ‘doctrina’ absurda y antediliviana que tratan de transmitir, ya no sé si a título individual o como estrategia colectiva de adocenamiento.

      Difícil estimar su poder real. Aunque temo que no sea tan insignificante como quisiéramos.

      Tampoco sé cuál es el objeto de mantener esa ilusión de credo medieval. ¿Solo mantener un conjunto de privilegios, por suculento que sea?

      ¿Es solo estulticia de fanáticos cegados por la libido?

      No soy capaz de entender…

      Un abrazo, Javi. Sigamos pensando en ello. Quizás demos con las claves…

      Me gusta

Responder a riol.angel Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s