El tonto y la luna

50 años después de que una misión norteamericana, la Apolo XI, consiguiera que el hombre pusiera un pie en la luna en aquel “pequeño paso para el hombre, pero gran salto para la humanidad”, el presidente del país, un primate con la cultura general de una gallina y la cultura política de su gallo peleón, se empeña alcanzar las más altas cotas del ridículo, de la pobreza intelectual. Se empeña en hacer retroceder a la nación a la que representa esos cincuenta años y otros cien más.

Pensábamos que Esperanza Aguirre representaba todo el catetismo que puede experimentar una persona en política activa (cómo no recordar aquella mención a José Saramago como la diseñadora Sara Mago, o la excusa con la que justificó no haber visto la película Airbag, de Juanma Bajo Ulloa, siendo la ministra de Cultura: ‘yo solo veo cine español’). Pero no. El récord de catetez de un político en activo ha trascendido nuestras fronteras y se ha ido a los Estados Unidos de América, donde su presidente, Donald Trump, le pregunta a la premio Nobel de la Paz, Nadia Murad, que a ella, en concreto, por qué la premiaron. Y se lo pregunta en el despacho oval, un sitio al que según parece obvio se debe acceder por invitación del propio presidente y previa una mínima preparación del acto por parte de su Gabinete. Se ve que los pobres no tuvieron un minuto para ilustrar al titular acerca de quién coño era su invitada y el otro puñado de gente extraña que la acompañaba.

El desprecio de Donald Trump por la política, por la sociedad, por la cultura, por la mujer, por la igualdad, por la paz, justifica sobradamente que aquel acto no le mereciera el más mínimo interés, como así se demostraba en la cara de nada que mantuvo mientras duró y que ha dado la vuelta al mundo en vídeos del evento que se han convertido en virales. De hecho, debía estar repasando la retahíla de insultos que había lanzado ese mismo domingo a Ilhan Omar, esa congresista musulmana contra la que incendió a todo su auditorio en un mitin que quedará para la historia. Ella, junto con Ayanna Pressley, Alexandria Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib, representan el ala izquierda del partido demócrata, convertidas en el “Escuadrón” y seguramente su lucidez, su discurso, su garra, las convertirán (si no lo son ya) en líderes del pensamiento libre en el mundo. Eso, claro, las ha convertido ya en el blanco de las iras de su presidente.

“¡Enviadla de vuelta! ¡Enviadla de vuelta!” gritaba enfebrecido el público asistente que confundió el foro con un circo romano y esperaba a que el César, con el pulgar hacia abajo, sentenciara a la congresista a muerte.

Esta práctica de incitación al odio va un punto más allá de la condición de paleto del presidente estadounidense. Apréciese que en este país, por ejemplo, es un delito: la Fiscalía hubiera actuado de oficio contra un demente que, en olor de multitudes, se hubiera atrevido a lanzar semejante mensaje. No es la simple paletez de un irresponsable, es la preparación de un clima de miedo, de exaltación de la raza, de xenofobia pura, que al futuro candidato republicano a revalidar el título a la casa blanca le viene que ni pintado.

20190720_234713.jpg

Donald Trump ha convertido su presidencia en el hazmerreír del mundo, además de sumir a su país en la desconfianza económica más alarmante con la insensatez de sus guerras comerciales. Pero tiene en su poder un arma poderosa: el miedo a lo diferente que sabe despertar en la muchedumbre que le sigue a ciegas. Y la va a usar (esa y a lo mejor otras igual de mortales). Quiere volver a ser presidente, le ha molado. Y en su infinita irresponsabilidad, no le importa que su pueblo (el resto del mundo igual, por simpatía) pague el precio del odio para conseguirlo.

Trump parece ser el tipo que, cuando el sabio señaló a la luna, miró el dedo. Y lo amputó.

 

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

6 respuestas a “El tonto y la luna

  1. No te esfuerces. Eso es lo que vende, no de ahora, desde Amón Ra.
    Te pongo un ejemplo: Tu vas por la calle y te das curnta que te has dejado la cartera y no llevas ni dinero ni tarjrtas ni identificación. Y piensas..entro en un ban co me acerco a la caja y pido cien euros, no en plan atraco, solo pedirlo. Como no te lo van a dar descartas la idea. Esa es la idea, esra gente piensa, dice o hace cosas que una persona sensata y con una moralidad tolerante y aceptable descartaría.
    Tienes a la Aguirre, no conocía esas anécdotas, lo de Airbag es para enmarcarlo. Creo que es la película con la que mas me he reido de adulto, y yo…soy de reirme.
    Y ya ves…tan pichi ella opinando de lo divino y lo humano, acudiendo a cualquier Tv que la llame. Y con su columna de periódico.
    A cuantos debates de tv (cobrando) vas tu (o yo) “listillo”.
    No..ahora la gente va por la calle con el móvil iluminandole la cara y se creen informada, cuandi están, estamos, mas engañados que nunca. Esas Congresistas si se meten en la rueda del sistema quizás renueven, yo no apostaría por ellas. Trump fijo que si. Las consecuencias de lo que hace para dentro de cinco años, si estamos aún.

    Feliz domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. Completamente de acuerdo.

      En la sociedad de la información, la desinformación es la reina de la sociedad, y la que gobierna su comportamiento cada vez más raro.

      Triunfan los esperpentos… Será porque lo ‘razonable’ nos ha empezado a aburrir y necesitamos generar adrenalina más deprisa.

      Pero es todo tan peligroso…

      Un abrazo fuerte, amigo. ¡Gracias!

      Me gusta

  2. Pero volverá a ganar , la sociedad americana lo votará por que para ellos ese descerebrado es un ídolo al que seguir no lo piensan a muerte con el gran americano, una Pena pero es así , ejemplo en España mujeres defendiendo la política de VOX poco más o menos la falta de luces no solo está en el alumbrado de algún pequeño pueblo.

    Buen domingo y vuelta a casa

    Le gusta a 1 persona

    1. Joder… Yo espero que no, que la falta de luces no abarque a todo el pueblo… Parece que con que hay luz en la plaza y en la calle del Generalísimo (antes Real y ahora, de nuevo, Real) debería ser suficiente para que tipos como este no ganaran o, al menos, una vez conocidos, no repitieran…

      Aunque me temo que, una vez más, tengas razón tú y el tipo repita… por esa misma razón que lleva a según qué mujeres (y a tantos hombres) a votar a Vox: lo de las luces.

      ¡Buen viaje de vuelta! Espero que te funcione el aire acondicionado.
      ¡No vemos por La Mancha!

      Me gusta

  3. Este paleto multimillonario , resultaría ridículo si no fuese por que dirige uno de los países más poderosos del planeta , con lo cual se convierte en el enemigo público número uno de la estabilidad mundial , que este patán gobierne en un país creado por oportunistas y aniquiladores de la población autóctona ,es normal , pero que en la España de Cervantes ,Góngora,Quevedo y tantos pensadores ilustres reconocidos mundialmente ,gobernase y pretendan gobernar , gente de la catadura moral de , José María y su botella ,la reina de las ranas ,por cierto padrino y madrina del masterizado por Harvarabaca ,el liquidador de Madrid central , sobrino nieto del amigo y valedor de los nazis reclamados tras la caída de Hitler en territorio patrio Emilio Navasques, con la ayuda del gran Santiago Abascal , que no sabe nada del cambio climático , pero le gusta mucho el campo es patético y demuestra cómo Estados Unidos con sus modas y sus modos ,es seguido como ejemplo por esta derecha rancia y cobarde , que no reconoce la memoria histórica ,mientras defiende al franquismo,hace suyo el mensaje de vox y pactan lo que les echen ,con las bendiciones del clero , necesitamos un pacto de izquierdas . Feliz domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Joder! ¡Sin respirar!

      Vaya por delante que estoy totalmente de acuerdo contigo.

      Lo que no sé seguro es si esta moda ultraderechista que se nos viene encima en España es más contagio de la propia vieja Europa que del nuevo colonialismo norteamericano… En cualquier caso aquí está y toda la pinta tiene que ha venido para quedarse.

      En efecto, hablábamos del enemigo número 1 de la estabilidad mundial y, en efecto, es contagioso. Así que asumamos que los contagios nos vienen de todas partes y que es necesario ese pacto de izquierdas.

      Tenemos pocos días para comprobar si somos capaces de hacerlo.

      Gracias, Julián Manuel. Tus opiniones siempre son rompedoras. (Y, claro, a mí me encantan…)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s