Irene presidenta

Moleste o no, no es posible desligar la trayectoria de Irene Montero Gil de la de su mentor y esposo, Pablo Iglesias, que la encumbró al banco azul del Congreso de los Diputados. No pretendo con esto abundar en la ponzoñosa tesis de Carla Toscano de que follar con Pablo Iglesias sea su único merecimiento, pero sí hacer mención a lo turbios que resultan los caudillismos en los partidos políticos y lo mal que se saben salir los caudillos de su caudillaje cuando, realmente, lo dejan de ser.

Pablo Iglesias ejerció y ejerce un liderazgo sobre Unidas Podemos indigno del lugar que ocupa su formación en el panorama nacional. Y esto podría tener consecuencias nefastas para la izquierda: descartadas las mayorías absolutas del álgebra parlamentaria, el apoyo mutuo de los grandes grupos de la izquierda, así como sucede en la derecha, es crítico para alcanzar el Gobierno. Ni el PSOE podría gobernar sin Unidas Podemos, ni el PP podrá gobernar sin Vox. Así están las cosas.

Pablo Iglesias salió de la vida institucional (y aparentemente de la orgánica) argumentando que su figura producía un rechazo en la sociedad que perjudicaba a su partido, como se había demostrado en las elecciones madrileñas. Pero dejó su legado atado y bien atado nombrando a título póstumo dos sucesoras para cubrir el amplio espacio político que él mismo ocupaba: Ione Belarra para sucederle en el partido y en el grupo parlamentario del Congreso, Yolanda Díaz para sucederle en su condición de candidato a la Presidencia del Gobierno.

Ione Belarra, no. Pero Yolanda Díaz, militante del Partido Comunista y no de Podemos (recordemos que Unidas Podemos son las siglas con las que la coalición de izquierda se presenta a las elecciones generales), comenzó su andadura con un aire de independencia que molestó al jerarca.

El proyecto Sumar, o Sumemos, o Sumimos, que no sé bien bien cómo coño se autodefine ni qué coño representa más allá de una cosa de juntarse muchos y ‘sumar’, no arranca. Los tímidos pasos que vamos intuyendo, sin embargo, se desligan de toda suerte de siglas y formaciones, pretendiendo aparentar una virginidad política solo avalada por la magnífica gestión que Yolanda Díaz ha venido desarrollando como ministra de Trabajo del Gobierno de Pedro Sánchez. Tanto candor y tanta falta de propuesta mueve un poco al sueño (del verbo ‘dormirse uno de aburrimiento’). Y tan absoluta falta de organización (entendida como estructura) excluye al proyecto de Díaz de las contiendas autonómicas y locales en puertas de celebrarse, como si fuera posible comprender un proyecto político exclusivamente nacional, ajeno a las organizaciones territoriales que conforman el Estado.

Y vuelve Pablo Iglesias a tomar públicamente las riendas denostando el proyecto de Díaz para recordarle que, si él la había nombrado, ella debía someterse al condicionado de la designación e integrarse en el proyecto de Unidas Podemos para poder encumbrarse como legítima candidata.

Y Díaz que no. Que ella es muy dueña de su destino y de su proyecto y que hará las cosas como le venga en gana. E Iglesias que de eso nada, que aquí las de Podemos tienen que pintar mucho, que para eso él la ha puesto donde está… porque también para hablar de la trayectoria de Yolanda Díaz es imprescindible referirse a Pablo Iglesias.

Ione Bellara, ni está, ni se le espera. Pero Irene Montero no se ha hecho esperar. Víctima y victimaria de acusaciones cruzadas contra la derecha pestilente (¡tú libertadora de violadores! ¡Y tú propiciadora de la cultura de la violación!), Irene Montero se pone al rebufo de las críticas de Pablo Iglesias al proyecto de Yolanda Díaz y comparece ante la sociedad como garante de las libertades, como gran y única impulsora de los nuevos derechos, como azote del patriarcado, como alternativa al machismo que invade el pensamiento (si anduviera alguien pensando) de la masa no crítica… en resumen, como alternativa.

¿Acojona?

Acojona.

De un lado, el proyecto ‘Sumemos’ no tiene color. De otro, no se puede decir todo el rato niños, niñas y niñes sin que el 96% de la población mayor de 14 años se descojone. El proyecto no nato ‘Irene Montero’ no tiene futuro ninguno, por si alguno se lo estuviera pensando. Tanta violencia verbal (aunque pensemos que le sobre razón), tanta prisa en reformas tan sensibles, tanta radicalidad en según qué planteamientos (descontando el hecho desafortunadísimo de haber sido parte crucial en el fraccionamiento del movimiento feminista en España), produce tanto rechazo como el que continúa produciendo la ‘superioridad intelectual’ que pretende representar Pablo Iglesias.

A la izquierda (que tanta falta le hace) del PSOE se desintegra el proyecto político a un año exacto de que se dé por terminada la actual legislatura.

Acojonado.

El dibujo es de mi hermana Maripepa


8 respuestas a “Irene presidenta

  1. Unidas podemos lo estoy viendo como una especie en riesgo de extincion sobre todo si Yolanda Diaz sabe encabezar y restituir el viejo partido comunista, cierto es que el psoe necesita a la izquierda, pero solo una si se separan la jodemos, espero que esto no ocurra por que si no les damos todas las cartas al enemigo.
    Yo no se si la culpa la tiene Sanchez o podemos pero la cuestion es que por aqui no llueve, para los ultras y los menos ultras la culpa la tiene el gobierno, espero no tener que cambiar de gobierno para que llueva, no se si estaran compinchados con el clero y ellos como tienen mano arriba nos esten castigando.

    Buen domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. Pensemos que es la geología la culpable de que la comarca esté a secas, por si fuera verdad que Dios existe y que anduviera iluminando las turbias luces de la extrema derecha. (Lástima que en nuestro país la extrema derecha y la derecha se confundan tanto).

      Es verdad que el PSOE necesita de lo que hay a su izquierda y, por el momento, a su izquierda no hay nada. Esperemos que despierte el proyecto de Yolanda Díaz, porque si hemos de esperar a los votos que coseche Irene Montero, vamos todos apañados…

      GRACIAS, AMIGO. Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  2. Acojona, sí. Acojona porque recuerda mucho a cosas que ya han pasado en la izquierda de este país.
    De nuevo el estancamiento, el cainismo, las verdades absolutas y, a la postre, la nada, el no sumar ( no lo de Yolanda), el no ser capaz de darle voz a lo que fue la mayoría social de este país.
    Bueno, al fin, volvemos a lo más tradicional de nuestra izquierda, es lo que tiene tener que demostrar, todos los dias, eso tan revolucionario de ser la «vanguardia obrera», tan marxista-leninista, de tanta pureza intelectual a la que tanto hay que sacrificar, incluso si en ello va el futuro de este país.
    Un abrazo

    P.D.: Vanguardia obrera fue el nombre del órgano de comunicación del PCE (m-l)

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Volver a los clásicos!

      Ahora que pensábamos que el conocimiento se democratizaba a través de las redes sociales y que la información (como la Verdad) nos hacía libres, tendremos que volver a los clásicos (tan antiguos) para hacer ver que la Sabiduría es privilegio de muy pocos y que hay que venerarlos como héroes (aquella mezcla griega de dioses y humanos).

      ¡Qué pereza, Ricardo!

      Qué mala pinta está cogiendo esto. Y cuánto nos va en ello…

      Un abrazo muy grande. GRACIAS

      Me gusta

  3. No basta con tene un proyecto y buscar sacarlo adelante. Hay que saber exponerlo, venderlo. E Irene ha demostrado que esto último no se le da. Y lloriquear en el Parlamento no ayuda.

    Tanto el PSOE como Podemos están dejando en la estacada a la izquierda de a pie, que se ve en la tesitura de defender, en muchos casos, lo indefendible públicamente aunque en petit comité se cisquen en el gobierno en pleno y sus societes. Porque a quienes le están haciendo perrerías desde las altas instancias es, sobre todo, al noble izquierdismo que cree y lucha por una sociedad libre en igualdad de oportunidades y se tiene que comer a palo seco las constantes meteduras de pata de quienes son, por el momento, la única opción parlamentaria para obstaculizar a la diestra y el fascismo.

    Salud.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tal cual.

      Defendiendo a veces lo indefendible y, a veces, empujando a la izquierda para que se haga de izquierda.

      Es indudable que Unidas Podemos le ha dado al PSOE el puntito de radicalidad que siempre le falta y eso a la gente de izquierdas nos complace mucho. Esto es así. Lástima que sea un puntito contra el propio PSOE y a menudo contra el propio sentir generalizado de la sociedad, como lo ha sido contra el feminismo, hoy lamentablemente dividido por mor de disensiones que nunca debieron saltar a las redes sociales.

      Parece una gilipollez, pero que haya dos clases de feminismo invita a que haya tres. Y si ya tenemos el del PSOE y el de UP, ¿por qué no airear el del PP? ¿No podrá también Vox blandir el suyo con la misma libertad?

      El feminismo es uno y no es ni del PP ni de Vox. Es de la mujer y de los hombres que lo defendemos como único: la verdadera igualdad efectiva entre hombres y mujeres. ¿Feminismo radical? ¿Feminismo mediopensionista? ¡Feminismo y ya está!

      Llegar a acuerdos de la izquierda con la izquierda, o se sabe hacer, o no se sirve para esto. Después cada uno hará sus guiños a su electorado, pero no rompiendo los consensos que tienen que asumirse como buenos en una coalición como la que nos gobierna porque, como tú muy bien dices, son la única alternativa para frenar lo que hay enfrente. Y lo que hay enfrente sí que da miedo.

      GRACIAS, AMIGO

      Le gusta a 1 persona

  4. Pues ya ves, no parece que la ministra se haya enterado, no solo que el Feminismo es uno sino que no ha sido un descubrimiento suyo.
    Cada vez que sale con esas terminaciones en «e» se me descolocan las costillas. ¿Tan corta de vocabulario anda que necesita retorcer el existente para fardar de lenguaje no sexista…?

    Creo que ya lo comenté una vez: Allá por 1987, el Ministerio de Educación de entonces publicó un librillo titulado «Recomendaciones para el uso no sexista de la lengua», creándose, además, en los departamentos de Educación de las comunidades que así lo solicitaron, una sección de Coeducación con enseña color violeta que estaba a cargo de algún maestro y muchas maestras feministas que mostraban cómo adecuar el lenguaje verbal y el de los textos para que las mujeres y las niñas fueran nombradas. Se realizaba de manera muy sutil. «Gentes de la Prehistoria» en vez de «El hombre prehistórico». «La ciudadanía», en vez de «el ciudadano». «El profesorado y el alumnado» en vez de «profesores y alumnos». Pero, sobre todo y los principal, de ayudar a detectar actitudes sexistas en el alumnado para reconvertirlas.

    Yo me eduqué en una escuela rural coeducativa, con una maestra que militaba en el Partido Feminista y que hoy en día, octogenaria, le da cien mil vueltas en ideas avanzadas a cualquier IreneMontero de Podemos. Ojo, y aplaudo la parte radical que hace dinamizarse al PSOE, pero me joden la soberbia, las memeces y la falta de rigor en los planteamientos.

    Más abrazos, compañero.

    Le gusta a 1 persona

    1. La soberbia, las memeces y la falta de rigor en los planteamientos.

      Lo cierto es que le reconozco mucho valor a la ministra Montero y que suele llevar razón en la mayor parte de sus planteamientos, desde mi punto de vista. Pero esa violencia intelectual, que tanto recuerda a su compañero, y esa pasión por aparecer como la verdadera y única feminista del mundo, me echa mucho para atrás.

      Sea como fuere, siempre se ha dicho que lo mejor es enemigo de lo bueno. A lo mejor son los mejores proyectos de ley, pero si no encajan en la sociedad en la que han de servir para cosas, por ser los mejores, no serán buenos. La incapacidad para llegar a acuerdos y la necesidad de imponer su criterio por encima de todo la han descalificado como política y como feminista. Al menos en lo que a mí se refiere.

      Mil gracias otra vez.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s