Un no parar (o la última ocurrencia de Mariano Rajoy)

Este Mariano es que se pone a no hacer nada y es un no parar.

El pelo patrio se ha convertido en algo bien fácil de tomar y este sujeto se ha propuesto tomárnoslo a todos sin despeinar el propio y fumándose un puro de los más gordos.

El pretendido respeto por las instituciones del que todos hacen gala sacando pecho hasta la hilaridad, se queda en nada cuando Mariano decide entonar el pies quietos y esperar a que los demás le hagan su trabajo sin rubor alguno.

Así fue cuando, tras las elecciones del 20 D, Mariano decidió por primera vez en la ya no tan joven democracia española declinar la invitación del Rey a someterse a la investidura, forzando a Pedro Sánchez (que seguro que lo hizo encantado) a una suerte de malabarismos que, finalmente, dieron en nada pero que, como el mismo Sánchez ha repetido hasta la saciedad, pusieron en marcha el reloj de la democracia. Aquello se debió a un razonamiento infantiloide y miedoso: “Majestad, ¡es que no me ajuntan!”, debió decirle al Rey. Y, ni corto ni perezoso, dejó que otros hicieran lo que le correspondía a él como líder del partido más votado.

Pero la historia se repite y, como suele suceder en estos casos, corregida y aumentada.

Ahora, tras las elecciones de junio (¡dios mío, escribo esto avistando septiembre!), Mariano ha dicho: “Señor (como se dirige uno a Su Majestad) sí, pero no tanto”. Y, ¡oh sorpresa!, sí pero no tanto quiere decir: Sí, si es que esta vez me ajuntan. Y si no me ajuntan detengo este negociado hasta que juzgue que el asunto está maduro.

¿Qué significa para Mariano que el asunto esté maduro? Pues que el resto de las formaciones políticas de este país comprendan que él, ÉL, es necesario y caigan en la cuenta de que es ÉL o la nada. Mariano pretende que todos, sin excepción alguna, depongan ideales y programas y se plieguen a sus quereres. Especialmente el PSOE: “¡Córcholis, si hasta Felipe González me avala!”, debe pensar Mariano. Ello sin nada a cambio, sin negociar, sin ceder. Por ese sentido de Estado del que únicamente ÉL pretende estar en posesión.

Y es que Mariano encabeza las filas del partido más votado, ha revalidado esta posición con más votos y más escaños pero, puesto a no hacer nada, es un no parar y deja transcurrir el tiempo haciendo nada, sin duda para que el resto de los mortales nos demos cuenta de nuestro error y nos apresuremos nuevamente a hacerle su trabajo.

Entre tanto, crecen las desigualdades, continúan vigentes la reforma laboral, la ley mordaza, la LONCE o la vergonzante reforma del Código Penal. El Ministerio del Interior sigue regentado por un falto; José Ignacio Wert, en Paris, mantiene su nidito de amor al frente de la representación del Gobierno ante la OCDE, el Gabinete en funciones se pudre de corrupción y la presidenta del Congreso, ¡oh fatalidad!, contagiada de este frenesí de la inacción que le inspira su jefe espiritual y político, se salta tranquilamente su obligación constitucional, elude el deber institucional que contrajo al aceptar la tercera magistratura del Estado y no ve el momento de comentarle a Mariano que ya va siendo hora de convocar el Pleno de Investidura. Personajes de mentirijillas. ¿Qué les importa defraudar una vez más lo que vienen defraudando desde que el mundo es mundo, si los intere
ses de quienes tienen encomendado protegerlos están a salvo y bien a salvo?

Así, en esta ausencia de Estado tan amable para quienes nada necesitan del Estado y tan amarga para quienes todo lo esperamos de él, Mariano ha tenido una idea: convocará las hipotéticas terceras elecciones para el día de Navidad. Como el día 25 de diciembre de todos modos se tiene que levantar para ir a misa, sus asesores le han dicho: ”Presidente, si pones el Pleno de Investidura para el 30 de agosto, hay tiempo para que el PNV te canjee cromos si es el caso. Y, sobre todo, si el PSOE no te ajunta, le cargas el mochuelo de que se convoquen elecciones en tan señalado día para la Cristiandad. ¿Quién podría sospechar que ha sido cosa tuya?”

un-no-parar

Un señor hecho un lío votando el día de Nochebuena.

 

Tan contento se debió poner Mariano con semejante genialidad que ni siquiera dio tiempo a la presidenta del Congreso para hacer lo que a todas luces le tocaba, que es anunciar que para el día 30 de agosto (fecha clave para que los plazos de la normativa electoral hagan caer en el 25 D la jornada electoral) convocaría el Pleno de investidura. Fue el propio Mariano quien ordenó llamar a los medios y, sin otro sacrificio que el de dejar consumir su puro en el cenicero de la salita contigua, dio cuenta a los españoles de la última gran sandez. 

Las instituciones le importan un carajo. Ha comprendido que las reglas del juego están hechas para interpretarlas. Y como nada prevén la Constitución ni el Reglamento de la Cámara en cuanto a plazos, está dispuesto a jugar con ellos hasta descojonarse de risa. Esa risa suya blanda y un poco salivar que le sale cuándo alguien le regala una ocurrencia brillante como ésta.

La desvergüenza no hace mella. La tomadura de pelo a la que nos somete tampoco la hace. La burla que supone intuir que espera a las elecciones vascas para ver si por ventura el PNV necesita sus votos y le cambia la Lehendakartiza por la Presidencia del Gobierno nos parece bien. El atrevimiento de dejarnos entrever que convocará elecciones para el 25 de diciembre si el PSOE mantiene la disparatada idea de que no debe propiciar un gobierno del PP (¡disparatado!), creo que nos hace hasta gracia.

Estoy pensando que nada me apetece más que ir a no votar a este Mariano el día 25 de diciembre. Porque este Mariano, puesto a no hacer nada, es un no parar, pero cuándo lo hace… lo hace.


(El dibujo es de mi hermana Maripepa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s