Mercados 5, política 0.

Hoy es el día más triste.

El puto día más triste.

Es domingo de primarias.

A esta hora se decide aparentemente entre la continuidad y la ruptura, entre dos candidatos (el tercero no está, en realidad, jugando la partida) a los que hay que elegir por descarte.

Poco importa quién vaya a ganar (quién ganó si usted está leyendo esto el lunes). Mi pronóstico es un parlamento con el PSOE como cuarta fuerza política, con 50 diputados. Es una España sin PSOE. Como ya hay una Grecia sin PASOK, una Italia en PDSI, una Holanda sin PVDA, una Francia sin PSF.

Cuando esto sea verdad (a lo mejor nunca) alguien se preguntará qué no hemos hecho. Permítame anticipar la respuesta: No hemos hecho nada.

En julio de 2014, después del estrepitoso fracaso en las elecciones europeas de mayo (de 14 a 9 eurodiputados) y entendiendo el PSOE, por alguna razón desconocida, que debía “centrarse” para no asustar a los poderes económicos (IBEX 35), el aparato del partido apuesta por la opción más conservadora y encumbra a Pedro Sánchez a la Secretaría General, contra Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. Y ello con la inestimable ayuda de la federación andaluza, liderada por Susana Díaz. Ella, Ella (así escrita no por ser principio de frase sino por su propia condición mayúscula), Ella decía, retira su confianza al candidato a los 20 minutos de su proclamación, a lo mejor porque su apoyo estaba ya hipotecado desde el principio. El PSOE empieza a meterse hostias como panes. Públicas y privadas, en procesos electorales y en procesos internos. Como panes. De los de pueblo, de los grandes.

Pero esto no es más que el pasado.

Ahora son ellos dos. Hoy elegimos, de entre ellos, a uno. Ella, la que lo apoyó para derrocarlo quién sabe si pensando ya en sí misma, y él, el que se revolvió contra el aparato que era más grande que él mismo, que nació para la moderación y, por colocarse dónde las circunstancias le pusieron, aparece ahora como la izquierda más izquierda. La que representa la continuidad que quieren los notables del partido, el que representa la ruptura que parece querer la militancia. Por descarte, decía, intentando intuir cuál de ellos significará un desastre menor.

Dicen las encuestas que el uno ganará más votos que la otra en unas elecciones generales. Y sospecho que los dos, el que de los dos sea, quedará por debajo del 17% de los votos con el resultado en escaños que determine en cada circunscripción electoral la ley d’Hont.

IMG_0681Y ¿qué hemos hecho para evitarlo? Había que construir un discurso que convenciera de que tenemos un proyecto de Estado por el que merece la pena salir a votar (no digo a luchar, porque mueve a risa). Necesitábamos buscar hasta encontrarlo un líder al que no dé pudor escuchar. Importaba consolidar un puto partido de izquierdas que representara a la sociedad española y se supiera anticipar a la catástrofe ideológica y electoral que se avecina y que ya se anuncia por las socialdemocracias de todo el continente. Sin embargo, hemos entablado una contienda entre hermanos con un nivel de agresividad absolutamente impropio de correligionarios que persiguen un mismo bien común. Una reyerta/pelea/bronca tabernaria cuyas consecuencias en la organización están por escribir, pero no será gratis. Nos hemos dedicado, en suma, a mirar a ver quien la tiene más larga.

A la vez, la socialdemocracia se muere en Europa. Y simultáneamente, el sistema de partidos políticos, único que conocemos hasta hoy para el ejercicio de la soberanía por los ciudadanos, se desvela viejuno y se cambia por otro que no sabemos cuál es, basado en “movimientos” que conectan mejor con el sentir de las personas en la redes sociales. Ahí está Trump, contra su partido. Macron, sin partido.

La política desaparece. Todo el espacio que desaloja lo ocupa el dinero. Entran los mercados: Mercados 4, Política 0. Así está el marcador. Pero la partida sigue.

Y acojona.

Hoy es el día más triste. Se termina el PSOE en España.

Mercados 5, política 0. Este es mi pronóstico.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

24 thoughts on “Mercados 5, política 0.

    1. De momento nos da igual quién vaya a ganar. O mucho me equivoco o con el uno o con la otra esto va a ir fatal.

      ¡Qué mal momento para estar matándonos entre nosotros en lugar de ocupados de quitar de aquí a los que están llevándose el país a los paraísos fiscales!

      Gracias, Chelines. Me encanta que lo compartas.

      Me gusta

  1. ciertamente triste sea cual sea el resultado, hemos sido colaboradores con estas primarias no a favorecer como buenos socialistas el fortalecimiento del partido, que va todo lo contrario a decirnos cosas impensables el uno del otro y tu mas, pero eso si con esta representacion caoitica en estos días de campaña, hemos ayudado y muy mucho a olvidar y dejar en un segundo plano muy segundo todas las barbaridades y corruptelas de nuestros queridos del gobierno, no pasa nada, Susana es muy mala, Pedro un sinvergüenza y demás calificativos que han servido solo para ocultar la triste realidad de nuestro país, estamos gobernados por Ali-Baba y muchos mas de 40 ladrones eso es grave muy grave, pero Repito no pasa nada.

    y ahora a votar.

    Buen dia.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Y con qué pocas ganas!

      ¡Y con qué malas sensaciones!

      Tal como dices, en el PP se lo deben estar pasando pipa. Les sobran motivos. Durante nuestra guerra ellos han seguido a lo suyo, más a gusto que todas las cosas, echando balones fuera, meándose de nosotros y encubriendo a sus compañeros con maniobras en la Fiscalía, con discursos insultantes.

      Gana el IBEX 35. Que no es nadie, que solo sabe hacer aquello para lo que nació: ganar dinero y generar riqueza para sus propias arcas a base de aprovechar inteligentemente todas las reformas que ha hecho hacer al gobierno de mierda que rige los designios de país.

      Dentro de muy poco ya no les harán falta. Y será entonces, solo entonces, cuando los desalojen simplemente del poder.

      Lo cojonudo es que nos harán creer que hemos sido nosotros…

      Gracias, Juan Carlos. Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  2. El PSOE, no se acaba, ahora, el partido se empezó a acabar, con sus renuncias, la OTAN, la renuncia al marxismo, el abrazo a la socialdemocracia, se hizo un partido acomodaticio, se acabó pareciendo tanto a la derecha, que un día no se diferenciaba nada de sus rivales, sus líderes tenían la misma soberbia y desprecio
    Por sus votantes como los otros, algún pequeño atisbo de izquierdas cara a la galería, y poco más, no ha sabido diferenciarse, solo intentar hacer el caldo gordo.
    Francamente tienen lo que se merecen y si desaparecen, se lo habrán ganado a pulso. No eran tiempos de alta política, ni tienen el nivel para ello, era tiempo de hacer caer el p.p abolir sus infames reformas y después ya veremos. En fin que si el partido se va a hacer compañía a Rosa Diez, pues ellos se lo han buscado.

    Le gusta a 1 persona

    1. No puedo estar de acuerdo contigo esta vez.

      Aquel PSOE, el de los ochenta y noventa, no era un partido de rojos peligrosos. Es verdad que se accedió a la entrada en la OTAN y que se renunció al marxismo, pero también es verdad que fue un tiempo de modernización brutal del país, de reformas importantísimas y muy rápidas que, seguramente, pararon demasiado pronto y sin haberlo hecho todo. Pasaron muchísimas cosas. España quedó convertida en un país occidental, sin vestigios a la vista del tiempo que se acababa de superar. A la vista, digo, que ya sé que no se reconocieron demasiadas cosas y que quedó pendiente la segunda gran evolución. Se reformó el ejército, se reformó la inteligencia, se reformaron las estructuras intrínsecas del aparato del Estado que Suárez había dejado tal cual. Yo creo que pasaron muchísimas cosas. Que hubo una verdadera transición.

      Desde luego que queda pendiente revisar la Constitución, revisar el franquismo, revisar según qué instituciones más rancias, revisar el modelo de reparto territorial del poder, el modelo productivo, las relaciones con la Iglesia, pero no creo que se pueda decir que nunca hubo PSOE. O que nunca sirvió a la sociedad española.

      Creo que hay una diferencia notabilísima entre el PSOE que conocíamos y el PP que conocemos.

      Lo que no sé es en qué va a quedar el PSOE después de las próximas elecciones, pase lo que pase hoy. No sé que va a quedar del PSOE que conocíamos. Y tengo la sospecha de que la evolución que le hace falta para convertirse otra vez en el referente que la sociedad necesita para no sucumbir a los vicios del capital, que ya nos han impuesto, no la va a saber hacer. Y la de que eso lo llevará a convertirse en una fuerza residual.

      Tampoco lo han sabido hacer en los países del entorno. Pero mal de muchos… Epidemia.

      Gracias, Miguel Ángel. ¡Un placer estar en desacuerdo por una vez!

      Me gusta

  3. Pues no se muy bien que decir.
    Cierto es que en toda Europa desaparece el partido socialista.
    Que se lo han ganado a pulso por ponerse zancadillas. Que, el partido que modernizó España, no sabe ponerse de acuerdo para ir contra el partido mas corrupto de la historia de España.
    Que sus líderes hace tiempo que perdieron el norte social para ganar espacios en televisión y que han terminado de trabajar para el pueblo para dar charlas de moralidad en televisión.
    Lo que yo creo es que falta un lider creible que apueste por trabajar hacia las bases, hacia los trabajadores y se enzarce menos en discursos televisados o haciendo teatrillos como la dirección Podemita ( ejemplo de merchandaisin, vacuo, titulares y soflamas)
    Pero quien tenga la solución que tire el primer voto.
    Complicada situación para tan poco ciudadano.

    Me gusta

    1. Pues en esto estamos… En que no se atisba una solución cercana. Ni a medio plazo.

      Estoy completamente de acuerdo contigo en que la falta de liderazgo está haciendo muchísimo daño. Y la falta de proyecto más.

      Esto se acaba. Según va pasando el día lo voy viendo más claro. Se acaba. Habrá quien se alegre, pero yo creo que es una noticia muy mala.

      No creo en Podemos, ni en su más mínima capacidad para reformar nada realmente. Y sin PSOE esto se queda muy huérfano.

      Ni siquiera salimos ya a votar. Parece que nos da lo mismo. Nos han convencido de que es lo mismo PSOE que PP y, a fuerza de no acudir lo vamos a hacer verdad.

      Y no es lo mismo. Ni se parece. Al menos no el PSOE que conocíamos, con todos sus ramalazos no izquierdistas. El que viene ahora no sé lo que es. Ni si llegaremos a saberlo nunca, o simplemente desaparecerá de la escena como actor principal.

      Un rato muy raro se nos avecina… ¡Gracias por pensar por aquí con nosotros! Un abrazo Pepe.

      Me gusta

  4. Da mucha pena… pero hoy solo se certifica la defunción de un partido agonizante, el entierro será en las próximas elecciones. Es así, no ha sido ahora, ni tan siquiera hace unos meses con el sainete del comité federal. No. Lo fue cuando decidimos que no queríamos ser un partido que apostará por transformar esta sociedad, alguna cosa apuntamos en lo social, pero no quisimos transformar la economía, no el empleo, nos sirvió Europa para justificar nuestra cicatería, nuestra falta de impulso, nuestra deriva liberal que, eso si, si no nos garantizaba el poder si las migajas para ir tirando. Ahora es tarde, no es la solución una u otra cara, ¡que más da! si todos se odian más que lo hacen a sus adversarios políticos, si todos reducen los problemas a dos enunciados simplistas y simplificadores, todos llaman a capítulo a los suyos “aparato” “renovadores ” …. La verdad, que difícil de repartir debe de ser la miseria.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esta respuesta se escribe después del triunfo abrumador de Pedro Sánchez. Y nada ha cambiado.

      La lección a los próceres, a los aparatos, a los medios de comunicación afines a Susana Diaz (Prisa, nada menos), al sistema de avales… El PSOE ha hecho lo que siempre ha hecho: votar contra el aparato.

      Ahora viene el siguiente asalto, el de verdad, ese que decías tú de las próximas elecciones. Pedro ha convencido a la mitad de la militancia, a cien mil. ¿Cómo llegará a los once, doce millones de votantes que a los que se ha llegado en otras ocasiones, si es que eso es posible con el nuevo panorama político español? ¿A los seis millones que hacen falta para volver a llevar las riendas? ¿Cómo se va a gestionar internamente esta situación de división aparentemente insalvable?

      Sigo sin aceptar que no haya existido un PSOE modernizador de este país. Sigo creyendo que se hicieron muchas cosas muy bien hechas. Incluso que hubo un tiempo en el que ni soñábamos con llegar hasta donde llegamos, a pesar de que faltaran muchas cosas por hacer.

      El PSOE convenció a una generación de españoles que confiaron en él y, a mi juicio, acertaron. Y hoy es el primer día del tiempo que falta hasta las próximas elecciones generales… Y no hemos convencido a la generación que llega de pleno derecho a mandar.

      ¿Construirá un discurso de izquierdas creíble? ¿Se convertirá en el líder que se necesita? ¿Renovará de verdad las formas de hacer política, tan antiguas ya, sin copiar a Podemos, que no es nuestro modelo?

      No sé si hay esa salida. Lo que pasa es que yo no la veo.

      ¡Un abrazo fuerte, amigo! Gracias por reflexionar en voz alta por aquí, por duras que sean las cosas.

      Me gusta

      1. Claro que hubo ese momento, pero en la dicotomía poder y hacer, ganó el primero. Era una lucha larvada,de ahí que casi los más críticos con Zapatero hayan estado dentro del Psoe, todo fue posible siempre y cuando no nos atreveríamos con lo verdaderamente importante, con la economía, con el control de los grandes capitales, con el sistema laboral,….
        Y no Justo, no se puede construir un discurso desde la ruptura y el desgarro, donde cualquier posición, razonable o no , es la del “otro” y por tanto desde posturas exvluyentes. Ahora no.
        Precisamente su falta de atrevimiento, su deriva liberal o su acomodación al sistema es lo que me ha ido alejando paulatinamente del Psoe ( de su vida orgánica), pero , dicho esto, tampoco es razonable que una deriva, desde un progresismo exacerbado nos coloque en lo que nunca hemos sido, ni sabemos ser, y, lo que es peor, nos aleje de nuestro electorado, sin duda más centrado que las propias bases. Las luchas de Davides contra Goliats está bien para verlas desde el graderío, pero es mucho lo que nos jugamos.
        Si es ese el juego, nos hemos quedado sin espacio y sin palancas para abrir de nuevo ese agujero.

        Le gusta a 1 persona

      2. También lo pienso: no desde el desgarro y no desde el desapego. No partiendo de esta deriva liberal que tanto daño ha hecho, menos aún desde esa posición aburguesada y acomodaticia que ha presidido el último discurso oficial.

        Tampoco descubriendo que éramos, en realidad, un partido de izquierdas e intentado emular los modelos populistas que cunden en estos tiempos…

        Si nuestra identidad está clara, nuestros postulados políticos son igualmente firmes, sí estamos convencidos de que seguimos siendo la fórmula viable para salir del bloqueo social al que nos han conducido los mercados con la inestimable ayuda del PP… ¿por qué no somos capaces de ponerlo en valor? ¿Qué ha cambiado?

        No puede ser solo la forma de contarlo.

        Nos hemos desengachado de la sociedad. Del electorado mayoritariamente de izquierdas de este país. Hemos dejado que la peña se convenza de que todos somos iguales y nos juzgue innecesarios. La política ha dejado de importar. Y la no política es muy mala. Aunque la gestione el mismísimo Pedro Sánchez.

        Otro abrazo enorme.

        Me gusta

  5. La verdad, es que pierden el PSOE, gane quien gane, Si gana Pedro, el PSOE acabará siendo fagocitado por Podemos, si pierde, se va del partido y funda uno nuevo con Errejon. Al final pierde el PSOE y perdemos todos.

    Creo que El PSOE y el PP son 2 grandes partidos necesarios, sobre todo el PSOE, que gracias a sus grandes políticos, como ese gran partido se realizó una gran transición aunque le pese algunos.

    El problema de ambos partidos es el mismo que se piensa más en las cuotas de poder interno que en los votantes, por ejemplo en el PP, nadie quiere a Rajoy ni Cospedal, pero nadie se atreve a decirlo públicamente, por eso pierde tanto votos.

    Si el PSOE, presentase a candidatos limpios, experimentados en trabajar para la administración y/o empresas, que apenas tuviesen carrera política, conseguiría mucho más. Mirar lo que piensa la gente en los partidos populistas, aunque realmente aquí en España, falta mucha cultura política, pero eso es tema de otro domingo.

    Si ademas, Pedro Sánchez y Pablo Manuel Iglesias, ambos con el síndrome de Hubris o del poder, sobre todo Pablo Manuel Iglesias, tenemos que este fagocita a Pedro y su partido.

    Como se dice “Pablo Iglesias fundó el PSOE en mayo de 1879 y Pablo Iglesias mata el PSOE en mayo de 2017”

    Le gusta a 1 persona

  6. Ganó Sánchez.

    No creo que se vaya a echar en manos de Podemos, ni que Susana hubiera hecho mejor papel que él en la dirección del partido.

    Veremos las purgas (las llamaremos ajustes), la gestión de la victoria, el revolverse de los perdedores… Lo vamos a ver todo. Me temo que todo menos lo que venimos diciendo que hace falta ver: liderazgo, discurso, verdadera lucha por los derechos de las personas que ya no se creen nada porque se han visto abandonadas por los que creían que eran sus representantes y habían dejado de serlo.

    Gobernar no es fácil (Rajoy dixit). Gobernar es muy difícil (también). Pero lo verdaderamente difícil es engañar a tantos durante tanto tiempo. El PP lo ha conseguido (estos chicos de derechas deben ser más fáciles de convencer), El PSOE no (por lo contrario). Ahora nos toca lo más difícil: hacernos dignos de crédito. Y no defraudar a quien consigamos convencer.

    ¿Será Pedro?

    O el PSOE se muere.

    ¡Gracias, Antonio!

    Un día triste este.

    Me gusta

  7. Bueno, se habla mucho de recomponer, de integrar, de unir, pero…, en mi humilde opinión, esa responsabilidad recae, en primer lugar, sobre los que deben reconocer la derrota, dejar hacer a los que consiguen el claro apoyo de la mayoría y reconocer su liderazgo. Me acojona escuchar a los que pierden que se pondrán a trabajar para recomponer el partido, cuando esa misión sólo le ha sido encomendada al candidato elegido con su programa. Aclarado el mandato legítimo suena más sano hablar de lealtad, disciplina y pensar que los verdaderos errores suceden fuera en lugar de dentro de un partido, donde son, por decirlo así, irrelevantes. Insisto, es una opinión humilde, sencilla, tal vez demasiado para los que alambican de antemano la tarea política, sin pensar que ésta ya adquiere una naturaleza compleja por sí misma. Tal vez se trate de permitir, en su caso, que los errores sean compartidos, pero admitidos, en lugar de impuestos y negados.

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que no quedó muy elegante Susana Díaz en su discurso de asunción de la derrota. No mucho, no.

      Vamos a ver cómo se recompone y quién recompone. A lo mejor también es tarea de todos. Pero la verdadera recomposición, insisto, debería pasar por las ideas y por la forma de transmitirlas, que son los verdaderos problemas con los que nos estamos encontrando. El liderazgo ya parece haberse definido por una rotunda victoria de Pedro Sánchez.

      Importantísimo hablar de territorios, de quién está en cada uno y con qué intenciones. Importantísimo hablar de NO REVANCHISMO, importantísimo. Los territorios son muy complicados en una organización tan grande y las personas son muy importantes en los territorios. Las elecciones se ganan mesa a mesa, pueblo a pueblo, circunscripción a circunscripción. No olvidar eso será crítico en el éxito de la nueva cara que necesita el PSOE.

      Gracias, Julián. Siempre es muy interesante tu reflexión.

      Le gusta a 1 persona

      1. Empezando por la clave interna coincido, el revanchismo es claramente nocivo. En este sentido parece importante discernir a los cargos de los apoyos. Los primeros – ya se ha demostrado en la etapa anterior- deben merecer la confianza y demostrar su competencia simplemente para que las directrices, equivocadas o no, fluyan y sean eficaces. Los segundos hay que ganárselos desde la convicción y participación en esas directrices, que reciben su fuerza de la voluntad mayoritaria, firme, pero también dinámica.

        En la clave externa, y simplificando un poco para que se entienda mi punto de vista, en el partido se han propuesto opciones políticas en torno a dos grandes ideas: la estabilidad de la gran coalición o la necesidad del giro a la izquierda. La primera, inconfesable expresamente, debe tolerar (apoyando si es preciso) al gobierno de turno y mostrarse, sin embargo, alternativa también de turno. La segunda, que ha triunfado, aceptar, desde el respeto a las diferencias, el pluralismo y el diálogo con otras fuerzas, también legítimas, si se quiere aspirar a liderar el cambio de la cruda situación política antes que estabilizarla pasivamente.

        Creo que son dos visiones bien diferenciadas, dejar las cosas como están o asumir nuevos riesgos para cambiarlas. Finalmente, considerada la situación interna y externa desde la democracia y el respeto a sus reglas, donde, por ese gran compromiso personal, citado por tí, con el partido, pero más implicada con el entorno social que presta su voto, cumple su función la militancia, que ha considerado la segunda opción cuando por fin pudo ejercerla.

        Le gusta a 1 persona

      2. Tengo una duda sobre todo lo que expresas que no me deja convencerme de que, en efecto, viene un tiempo nuevo.

        La expreso con cierta cautela, porque no me gustaría ser injusto con ninguna opción, pero no puedo dejar de tener la impresión de que aquí lo que ha habido, en realidad, es una lucha intestina por el poder.

        No era Pedro Sánchez el secretario general por rojo, sino, al contrario, por ser el más conservador, el que el aparato designó para escenificar el “centramiento” del PSOE en un momento en el que el IBEX 35 había mostrado su preocupación por las veleidades izquierdistas del partido. ¿Se ha hecho de izquierdas de pronto o es el espacio al que le han conducido las circunstancias?

        Y Susana Díaz ¿de verdad no apoyó a Pedro en su momento con el fin de hacerse con el poder a corto plazo, una vez hubiera asentado su posición en Andalucía?

        No creo en ninguno de los dos. Ni en las intenciones de ninguno de los dos.

        Pero estamos a 22 de mayo y es por la noche. Ahora solo queda confiar en Pedro Sánchez que es el secretario general por la voluntad directa de la militancia. Inequívoca. ¿Es verdad que ha apelado a las tripas y a la desunión? ¿Es verdad, como dice el editorial infame de El País de hoy, que representa la postverdad del Partido Socialista?

        No lo sé. Lo que sí es verdad es que es el secretario general. El del PSOE, que es el partido que tiene que desalojar del poder al nefasto PP. Así que… Con él.

        ¡Gracias otra vez, Julián!

        Le gusta a 1 persona

  8. yo, como todos, ayer esperé hasta las diez para conocer resultados, lo mismo me confundo en mi análisis, pero ayer solo vi un ganador y varios derrotados.
    el único vencedor que vi ayer es el Real Madrid, que se hizo con su 33 campeonato de liga, derrotados, la socialdemocracia, todos aquellos que dieron su voto para el no es no, ya es tarde para todos ellos, el PSOE, y eso saliendo el menos malo de los que podían salir, pero no el mejor y sobre todo y por encima de todos:
    Susana Díaz, los medios de comunicación vendidos al capital, el comité federal del PSOE, Antonio Hernando (por ese, no lloraré), los barones, los españoles y los que más lamento, los Socialistas.
    Mi análisis, es el análisis de uno que sigue siendo socialista y no del PSOE, que no entiendo, como habiendo en la liza, un Socialista con mayúsculas, un Político con Mayúsculas, han conseguido que ganasen dos perdedores.
    Y ahora qué? que hacemos con la abstención, que hacemos con los apoyos a los presupuestos, aprobados por el socialista canario y sobre todo que hacemos con la sonrisa más triste del cine de Javier Fernández y sus pupilos. Espero que rápidamente se cierren las heridas del PSOE y vuelva al lugar, de donde nunca se tuvo que mover y no es de las victorias, sino de la izquierda que es la que le dará los triunfos.
    Yo mientras tanto celebraré la Liga y espero hacer lo propio con la Champions.

    Le gusta a 1 persona

    1. La del grupo Socialista del Congreso va a ser otra.

      Vamos a ver cómo se gobierna ese jaleo, teniendo en cuenta que los diputados no se rigen por mandato imperativo y que el acta de cada uno es de cada uno y no del secretario general de su partido.

      Veremos como andamos de lealtades… Recordemos lo que criticamos a la Gestora por expedientar a los compañeros y compañeras que se saltaron la disciplina de voto en la abstención. A lo mejor ahora se entiende mejor que las decisiones del partido afectan a todos y que no se puede andar votando lo que a uno se le antoja… por disciplina de voto.

      Veremos qué pasa con la oposición a Rajoy. Veremos si esto conduce a que el chico convoque nuevas elecciones y, sobre todo, veremos si esto no nos pilla con el pie cambiado y terminamos en 50 diputados. Cincuenta diputados dignos y consecuentes, pero irrelevantes en las decisiones del Estado.

      El partido más corrupto de Europa sigue teniendo por el mango una sartén enorme. Grandísima. Gestionar esto sin que todavía sepamos cuál es el discurso que vamos a entonar (si es que alguna vez tenemos uno para entonar) requiere… requiere… esto, requiere… Un par de huevos y más de tres dedos de frente. ¿Los tenemos?

      Gracias, David. Esto es un sinvivir… Muy divertido. Muy peligroso.

      Me gusta

  9. Por Dios, cuanta negatividad!!!! Casi me deprimo. Casi. No estoy de acuerdo. No creo q sea el final del psoe. Somos muchísimos los que estamos deseando tener un motivo para volver a votarlos. Los de podemos cada día amanecen con una nueva mamarrachada y eso les está pasando factura. Sabremos gestionarlo. Pedro Sánchez nunca me gustó demasiado (a pesar de tener un culo maravilloso), xo no puede ser tan estúpido como para no haber aprendido de sus errores. Yo estoy segura de q volveré a votar al psoe contenta y convencida. Lo estoy deseando. Un poco de ánimo!!!! Ese psoe! Ese pedro! Ese culo!!!! Ese r Madrid! Ya.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esa sí que sería una buena noticia: Volver a votar al PSOE contentas y convencidas. Si es por el culo de Pedro Sánchez, me vale también.

      ¿Crees que volverá a ilusionar a la izquierda de este país nuestro? Si es así me retractaré de todo lo dicho y me uniré incondicionalmente a sus filas, lo prometo. Y glosaré sus gestas. Y todo, todo, todo.

      Ahora tiene todo el poder. La ejecutiva que saldrá del Congreso la propondrá él (los delegados, de acuerdo con las nuevas reglas, solo podrán votar a favor o abstenerse). El proceso de elección de los secretarios generales regionales y provinciales se abre a continuación. En este momento se puedo hacer todo.

      No tengo confianza en ello, pero si hubo algún momento es este.

      Si ganas esta apuesta te invito a cenar dónde quieras. Es un trato.

      ¡Un beso muy grande!

      Me gusta

  10. Me acordé de este artículo anoche al ver cómo fue el posado, visto y no visto, de los tres candidatos tras los resultados. Cómo la derrotada quería salir corriendo, mientras el ganador sacaba pecho. Patxi a lo suyo. Esas caras y ese “no tenéis ni puta idea de lo que votáis… Mirad a los andaluces que sí que saben”. Esos abucheos en el bando victorioso.
    Ya se verá

    Le gusta a 1 persona

    1. Un poema. Un puto poema.

      Qué mal quedó ella, qué pobre quedó él, qué neutro quedó el otro él.

      No tengo ni idea de cómo acaba esto que, al parecer, no acaba aquí. Vara ya ha dicho que espera que el congreso… El País ya ha dicho que esto es populismo y que la crisis solo se ha agrandado, Iglesias ya ha retado al nuevo secretario general para dejar claro que solo él es la izquierda, Rajoy ya ha dicho que no, que por no molestar… Vamos a ver cómo se gestiona este tiempo.

      Este es un tiempo que parece que tendría que ser gestionado por sabios. Pero no nos quedan. Y así, como de andar por casa… no hay quién lo saque adelante. Al menos yo no lo veo.

      Gracias Mitin. Después de todo lo dicho, también hay que decir que, si no fuera por lo peligroso que es, esto es divertidísimo para verlo desde la barrera.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s