Vergüenza patria

Si usted logró sobreponerse a la vergüenza de escuchar a Marta Sánchez interpretando, como estreñida, la letra que había compuesto para llenar de contenidos ‘lácrimo-cristianos’ el himno nacional y tuvo la suerte de tener a los niños acostados aquel 17 de febrero de infausto recuerdo, el ‘tiempo goma’ en el que nos encontramos le habrá castigado con revivir idénticas emociones esta misma semana, de la mano de Albert Rivera y su nueva plataforma patria.

¿Nueva? ¡Señor, Señor!

Quienes habían puesto sus esperanzas en que este cachorrito de falangista aspirante a la Presidencia del Gobierno de España, representaría la moderación política, confiados en su juventud, su aspecto virginal y su discurso inocuo, tienen ya la verdadera medida intelectual del sujeto. No era ese.

20180527_002031.jpg

Rivera ya no ve altos ni bajos, rubios ni morenos, pobres ni ricos, hombres ni mujeres. Rivera solo ve españoles. ¡Qué atropello! En su búsqueda del modelo Macron, se ha corrido de ligero y se ha marchado al estereotipo Trump (‘Spain first!’)…

En esa ceguera intelectual que le impide distinguir a personas tan distintas, supongo que no habrá alcanzado a vislumbrar al buen Zaplana, reo de la Justicia en estos momentos con carácter preventivo, a la espera de que se aclare tanto dinero como el que ha ido introduciendo en nuestras fronteras en presuntas operaciones de blanqueo de sumas procedentes de sus también presuntas corrupciones por cuenta del Partido Popular en Valencia.

Y, puesto a no distinguir, tampoco se habrá dado cuenta de la catadura moral y política de sus compañeros de viaje en esta legislatura, esos alegres muchachos del Partido Popular que ahora la propia Justica tacha poco menos que de asociación de malhechores y los deja a los pies de los caballos, justo un día después de que, estrábico Rivera, con el voto de su formación les aprobara los Presupuestos Generales del Estado con el que garantizan su permanencia en el poder hasta el fin de los días de este mandato. Qué grande, ahora que me acuerdo, esta nuestra independencia del Poder Judicial, que calza la sentencia de la Gürtel 24 horas después de la aprobación por la mínima de los Presupuestos Generales del Estado.

Peregrina idea la de blandir el nacionalismo español como único y gran remedio de los males que aquejan al país, orquestándolo a base de discurso cero, banderitas de plástico y Marta Sánchez sin hacer caca a modo de musa (Ciudadanos ha encontrado a su Norma Duval). Insultante el oportunismo ventajista del aspirante Rivera al negarse a apoyar la moción de censura propuesta por el PSOE, que tiene como finalidad liberar al país de tanta inmundicia, so pretexto de interponer la suya (sin diputados suficientes) que esa sí que va a servir para librar al país de tanta inmundicia.

Tanta necedad, tanta estulticia, tanta mediocridad intelectual, tanto oportunismo, no pueden pasar desapercibidos a un electorado que, si bien se había movido hacia la derecha corrupta en busca de algo de estabilidad, no debería ahora perder por completo el raciocino dando la alternativa a esta nueva derecha que, si cabe, se intuye aún más peligrosa por su vacuidad ideológica que la que ya conocemos.

Y, sin embargo, Rivera va a ganar las próximas elecciones. Vergüenza patria.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

6 respuestas a “Vergüenza patria

  1. Rivera un chico listo y guaperas que va dejando madurar la fruta del PP, con dos años mas esta
    en su punto para la recoleccion, encantador de serpientes con su carita de niño guapo y muy moderado de discurso se carga al PP y consigue votos del resto de partidos piensa entrar triunfante como salvador de España y luego? no puede atacar directamente contra el PP por que algunos de los votantes que piensa conseguir se podrian ofender, va de redentor pero al final veremos la historia repetida como la de nuestro Pablo Iglesias ( el malo) prometer hasta meter y una vez metido nada de lo prometido.

    buen dia y ahora a por la paella si gustas un puñado mas de arroz y solucionado.

    Le gusta a 1 persona

    1. Este chavalín se va a hacer el jefe.

      No sé yo si nosotros, con estos cuerpos esculturales y aspecto de nobles ciudadanos, no deberíamos estar militando en sus filas y pillar un poco de eso que se repartan entre ellos, la verdad.

      Lo que sí sé es que nos queda derecha para muuuucho rato. Y esta que viene no es mejor que la que se está yendo.

      Supongo que no se llevará solo votos del PP y que los nuestros le harán sumar otros pocos (difícil de entender, pero nada nos escandaliza ya en esta España tan rara que estamos construyendo).

      En lo que no estoy de acuerdo es en esto de los dos años que le quedan a Rivera para recoger sus frutos… Esta ha sido solo la primera sentencia de la Gürtel, otro par de ellas más y será insoportable. El gran Mariano se va a tener que marchar… Eso si no tiene que salir de España vestido de cura cuando el PP reviente y el estercolero empiece a salpicar mierda por todos los rincones del país.

      La única solución… ¡ESA PAELLA!

      Un abrazo, Juan Carlos.

      ¡Gracias!

      Me gusta

  2. Menudo baile vamos a tener!!! Paso dobles, banderita tú eres roja (y gualda), tardes de fiesta nacional…, seguramente se me olvide algo,…, bueno, si, unas buenas dosis de liberalismo económico y, con poco más, pues ya tenemos la próxima legislatura enjaretada.
    No parece un panorama alagüeño, más cuando estamos en una crisis económica que no repunta, en una crisis social abrumadora, con una falta de liderazgo insultante, con un descrédito de las instituciones preocupante y con una amenazante fractura de Estado.
    A esto vamos a anteponer una cara y las mismas recetas…
    ¡Lo que queda por pasar!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Sabes? Al hilo de todo esto que está pasando creo que no nos queda otra que apoyar a muerte a Pedro Sánchez (santo de nuestra devoción o no).

      El PSOE es el único partido, Partido, que puede sacar a España de este atolladero monstruoso en el que nos han metido las derechas de unas y otras formaciones, de unos y otros territorios.

      Solo espero que cesen las mezquindades cainitas de ‘nuestro’ partido y que barones, militantes, pensadores, cuadros y todo dios, se alineen entorno a esta idea: Solo el PSOE puede.

      Yo no votaré a Pedro Sánchez, pero voy a votar al PSOE. Lo otro es banderitas rojigualdas, tardes de fiesta y pasodobles, como bien auguras… Y NO MOLA NADA.

      Gracias, José Ricardo. Vamos a ver si cunde la idea y conseguimos hacer ‘de la necesidad virtud’. Una sentencia más y el ridículo mundial no tendrá marcha atrás.

      Me gusta

      1. Yo tb me siento en total acuerdo con votar al PSOE. Se despertará la responsabilidad de los votantes de izquierda o seguiremos en esta idea de imponer los planteamientos personales y de paso perdemos todo?

        Ojalá triunfe la sensatez y de paso la honestidad!!!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s