El silencio de los confinados

Pasan los días.

La pandemia no es propiedad de los enfermos, ni de los sanitarios, ni de los confinados, ni de los muertos, que no la quieren para nada. La política se ha adueñado de la enfermedad, de sus consecuencias, de eso que vino en llamarse ’el relato’, de los soliloquios delante del televisor a falta de mejor interlocutor (ni peor).

IMG-20200418-WA0008No hablamos de la mujer que se ha muerto sola en la cama de un hospital sin entender qué le estaba pasando, de los cuerpos que nadie ha reclamado, ni de la pena: no hemos hablado de la pena de cualquier hombre que despidió a su mujer apretando la mano de sus dos niños, solos los tres y los sepultureros en el cementerio inmenso que estaba vacío, y luego llamó uno a uno a sus hermanos, a sus tíos, para contarles que la cosa había acabado mal.

Solo hablamos de la culpa.

Pero ¿sabe? No hay culpa.

Algún imbécil ha rebautizado el COVID-19 como la pandemia del 8-M, porque así regocija sus entrañas podridas y descarga la hiel que se lo come por dentro sabe Dios por qué coño.

Otros han dedicado su tiempo a confundir, a mentir, a explotar el dolor para hacer algún tipo de caja. Miserables…

El común de las personas estamos a otra cosa.

Los menos cosen mascarillas de poca utilidad aferrados a la vieja Alfa de pedal, sin pensar muy bien a quién servirán para qué, mirando bizcos la aguja que sube y baja con el hilo enganchado fijando como por encanto las puntadas en la tela verde.

Los más, los más, desentrañan el lenguaje imposible de las aplicaciones informáticas en las que viajan los deberes de los niños por la mañana y, por la tarde, se asoman a la ventana a ver la vida aplaudir. Esta palmada por los sanitarios, esta por la policía, esta por los bomberos, esta por la madre que me parió, compartida con el ministro de Justicia, que tiene cara de buena persona.

Y cuando suena el teléfono se hiela la sangre. Porque es del hospital y de allí no llaman para tonterías. Y apagas la tele. Por si se apaga el mundo.

Y pasan los días.

Y a medida que pasan, la cosa va perdiendo gracia, porque maldita la gracia que tiene. Y el virus sigue matando y la tele los sigue contando y la política sigue dueña y señora del dolor escondido de los dolientes, porque de eso no sabemos hablar.

Alguien ha pintado ‘rata contagiosa’, todo con mayúsculas, en el coche de una médica. Seguro que por la noche, después del aplauso. Y han colgado un cartel en la puerta de un vecino que dice que ‘con el virus a otra parte’, que muy agradecidos por su labor ingente, pero que a otra parte.

‘No son números –grita algún que otro necio que pide luto y luto–, son seres humanos’.

¡No te jode…!

Ese sí que ha sabido captar la esencia. ¡Oye, fíjate, seres humanos! ¡Y yo que pensé que eran números! Pues que si no me lo recuerdan, oye, que ni caer. Y otro ministro en la tele tratando inútilmente de explicar el cambio de método en el conteo de víctimas y contagiados; y una señora tocada de mascarilla prêt-à-porter con bandera de España (¡eso sí que es ser española!), trayendo a sede parlamentaria otra noticia de escándalo que le ha mandado su cuñado por WhatsApp. Y el ministro que no y ella que sí. Y el ministro, que no… ¡Y ella que sí!

Y un ‘covimbécil’ grita por la ventana a una señora que sale a la calle con su hijo porque no sabe, el covimbécil, que con una parálisis cerebral no puede dejarlo en casa solo para bajar a la compra. Pero hay que supurar la ira por algún poro. Y las glándulas que producen el sudor están paradas. Las de Rajoy no.

Y ahora cálculos, curvas, proyecciones. Científicos, ministros, jefes de la oposición, hacen la suya.

Nosotros tendremos que hacer la nuestra. No abandone la cordura. Le va mucho en ello.

El dibujo es de mi hermana Maripepa

30 respuestas a “El silencio de los confinados

  1. Es incomprensible como se degradan las politicas , personas, seres humanos que aprovechen esta situacion para conseguir reditos politicos es muy penoso, de lastima , pero lo peor no son esos seres corrompidos sin alma ni sentimientos, lo peor es los descerebrados seguidores de esos partidos que le siguen el juego y la propagacion de tanta mierda, increible que no sean capaces de darse cuenta y recriminar a sus politicos y darles a entender que no es asi como se tiene que conseguir gobernar, es de otra manera muy distinta, pero lo que jode son los defensores ESPAÑOLES muy cristianos de golpe en pecho muy seguidores de la iglesia que ayuda a los debiles ( por cierto se oye poco de las aportaciones de la iglesia para colaborar con el fin de esta pandemia).

    Creo que seria muy importante crear un arma legal inminente para castigar al que saca el bulo y al que lo difunde , bueno y de los insultos a nuestros sanitarios , esos vecinos del segundo que hace muy poco tiempo tenian cualquier sintoma y se lo comentaban al vecino del tercero que es medico, hoy el vecino del tercero es un apestado que solo sabe salvar vidas, pero el ahora no esta infectado no interesa como vecino, de verdad ya no tengo calificativos para esos bichos.

    Ojala salga pronto una vacuna para el COVID y otra para los DESCEREBRADOS.

    Buen domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. La del COVID-19 tardará un añito. La de los descerebrados… no la espero para este milenio.

      Están muy nerviosos. Debe ser que el Gobierno lo esté haciendo bien (dentro de lo que cabe esperar en una situación tan inesperada) y lo pueden soportar. Ahora atacan a la Fiscalía por intentar perseguir ese delito brutal que es propagar basura: ese al que llaman ‘libertad de expresión’.

      El caso es que va saliendo también de nosotros lo peor de cada uno con esta situación. Los nervios, el hacinamiento, supongo que las dificultades económicas, el conjunto de las cosas extrañas que se están dando todas a la vez, nos está volviendo insolidarios (cuando no cabrones). Y de eso hay que cuidar mucho, no sea que salgamos de esta peores personas.

      Si pintas ‘rata contagiosa’ en el coche de una ginecóloga, es que te está pasando algo muy malo en la cabeza.

      Un abrazo enorme, amigo. Mil gracias por estar aquí cada mañana de domingo, juntando tus reflexiones a las mías.

      Me gusta

  2. Ahora estoy en la etapa apática. Trabajo por las mañanas en la ofi del banco en el que llevo mas de treinta años ganandome las habichuelas, y es tan gran el hastio que me produce tener que lidiar con tanto descebrado, que se juega la vida y pone a su vez en peligro la de los demas, por poner la libreta al dia cada mañana, o a los que tratan por todos los medios de pagar un impuesto que no vence hasta bien entrado el mes de mayo. Y aquellos paladines intrepidos, que no usan barreras de protección por que ellos no estan “malos”… que cuando llego a casa y me ducho y desinfecto la ropa, los zapatos, y pongo mis cosas en la habitación apartada donde duermo, no me quedan ganas de nada. Ni de leer, ni de escribir, ni de salir a aplaudir. Y ademas tengo un empacho del resistire, que ahora entiendo la dureza del castigo que imponia el Superintendente Vicente a Mortadelo y Filemón cuando les encerraba en una habitación escuchando a todo volumen canciones de Maritrini.
    Las redes sociales no ayudan nada. La llegada masiva de trolls enviada por la derecha, mas la invasion de “cuñaos” que con el confinamiento tratan de hacerse virales, y las abuelas reenviando oraciones y virgencitas salvadoras, les han hecho perder la gracia. Y yo que no tengo ” el coño pa farolillo”, estoy haciendo una limpieza tan grande que mi marido teme, que cuando esto termine, no tengamos ni con quien tomarnos una caña. Pero ahí si que o tengo claro, la mayor lección que voy a sacar de todo esto es que a partir de ahora, no pienso aguantar gilipollas en mi vida.
    Espero que esteis todos bien. Cuidaos

    Le gusta a 1 persona

    1. Con la gilipollez humana ya contábamos. Estos ‘cuñaos’ en los que se ha convertido la derecha española, enviadores de bulos y retorcedores de los acontecimientos, los esperábamos todos, rompiendo la poca armonía que cabe esperar en días tan raros a la espera de su cosecha de votos.

      Con lo que no contábamos es con la insolidaridad y la irresponsabilidad de estos necios que se juegan tu salud y la suya por estar en la calle un rato más que los demás. Ni con los que ponen carteles amenazadores en las puertas de los vecinos, o pintan coches.

      Pero va como va. Y en las situaciones críticas la peña sale por dónde sale. Al final todo lo que aprendimos de pequeños en las clases de Religión o de Formación del Espíritu Nacional (yo es que ya tengo una edad…) se va a tomar por culo y emerge un verdadero ‘yo’ que hubiera sido mejor no conocer…

      Es verdad que esto saca lo mejor de muchos… y lo peor de unos pocos.

      Un beso muy fuerte, Petra. Nos vemos por los bares en cuanto haya ocasión.

      Me gusta

  3. Efectivamente. Uno lee/escucha, mastica la ¿información? y se atraganta. Es un déjà vu. Un retorno mediático al terrorífico 11M, a la falta de escrúpulos de quienes hacen caja con el dolor y aturdimiento ajeno, en macabra serenata que distorsiona la realidad, si acaso es posible hacer más dantesca, si cabe, la situación en la que nos hallamos. Esto es España, donde, entre la gente corriente, galopan los miserables que trafican con las emociones y los sentimientos. Este es país de héroes, mártires y canallas. Muchos canallas.

    Buena mañana. Y mucha salud.

    Le gusta a 1 persona

    1. Héroes, mártires y canallas… Muchos canallas. Más héroes y más mártires. Pero muchos canallas. Y ¡tan ruidosos!

      Consiguen hacer más dantesca (sí, cabe) esta realidad distópica. Lo consiguen. Y consiguen hacer de cada uno el peor de nosotros. También eso consiguen.

      ¡Difícil tiempo este!

      Un abrazo muy fuerte. ¡GRACIAS!

      Le gusta a 1 persona

  4. Sí, vivimos un tiempo interesante, en realidad se pasa de interesante porque es todo tan nuevo.
    Por mucho que esa ultraderecha, yo ya no distingo, 6 eurodiputados de Cs votaron en contra de la mutualizaciòn de los eurobonos. No hacen falta mas comentarios aplican su “política” de cuanto peor mejor.
    Yo sigo pensando que cada bulo, cada mentira, cada estupidez es una paletada en el agujero que se están cavando esta gente, demasiado dolor y demasiada gente desocupada con tiempo pars pensar.
    Por otra parte el miedo y el hambre sacan la peor mezquindad y egoísmo del ser humano.
    Ayer falleció el profesor Letona, una persona, un matemático que hacía una sección de radio donde planteaba problemas de ingenio matemático, también falleció el escritor Chileno Sepulveda. Pérdidas con nombre, irreparables. Luego hay otros miles anónimos pero igual de dolorosos. No no son números son personas, son nuestra memoria, porque ataca mas a personas de mas edad y es terrible.
    La pregunta: como estás; ha dejado de ser retórica, eso si es bueno.
    Seguimos hasta mayo.
    Ayer escuchaba a Sabina con su: Quién me ha robado el mes de abril.
    Lo escuché en las Ventas en su día. Quién me iba a decir que tantos años después iba a tener este sentido.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Y tanto!

      Y esta vez no ha sido nadie… La enfermedad ha sido.

      Inútil buscar más allá por más que se empeñen en ensuciarlo todo.

      Esas muertes, tantas a la vez, van a dejar un hueco difícil de llenar. Se llenara, claro, porque así es el tiempo y a sí lo manda la naturaleza. Pero ahora la sensación de pérdida es brutal.

      Se pierde demasiado. Incluso de uno mismo, aunque todo en realidad forma parte de uno mismo.

      Tal como dices, quién lo iba a decir, nos han robado el mes de abril.

      Muchísimas gracias, Javier. Sigamos haciendo lo que nos toca y, si podemos, contagiándolo.

      Un fortísimo abrazo.

      Me gusta

  5. Hay quienes leíamos desde enero, veíamos a Cavada o a Íker, quienes hemos seguido la evolución en Taiwan, Corea, Portugal, Grecia… Hay quienes sabemos que esto va de vida, no de política ni de folowers. Y en eso seguimos esperando que se hagan las cosas para proteger a los sanitarios primero y salvar todas las vidas posibles. Hay quienes tenemos criterio propio más allá de unas siglas, sean las que sean y sentimos que este confinamiento se convierte en condena si no se actúa correctamente. Un fiel lector.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias, ‘fiellector’.

      Esto del criterio propio es lo que más importa. Lo que pasa es que no sé de cuantos elementos de juicio disponemos, por más que estemos lo más atentos posible y por más que se esté haciendo, a mi juicio, un esfuerzo importante de comunicación por parte de la ‘autoridad competente’.

      El factor de confianza me parece importante. No fe ciega, claro, pero sí confianza en que lo que se está haciendo es lo que se puede hacer, al leal saber y entender de quienes tienen toda la información y todos los elementos sobre la mesa.

      Yo no me siento capaz de enmendarles la plana.

      Espero que seamos capaces de no convertir este lío tremendo en una condena. Pero no creo que dependa solo de que otros hagan las cosas bien. A nosotros, los confinados, nos toca la parte más complicada. Y también tenemos que hacerla muy bien, porque de cada uno depende mantener la cordura, el civismo y los valores en los que creemos.

      Nos va mucho en ello.

      Muchísimas gracias, amigo. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  6. Yo enmendar no enmiendo nada. Solo digo que no me conformo con estar como estamos y no seré cómplice silencioso ni buenrollista de esto. Son muchas las vidas perdidas y muchos los errores… solo tienes que mirar la prensa.

    Mi capacidad crítica me hace mirar más allá de mis fronteras ideológicas y físicas y ver en qué otras latitudes se hacen las cosas mejor.

    Un saludo distante, que los abrazos hoy son muy peligrosos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tampoco yo me limito por fronteras ideológicas, ni de ningún otro tipo, cuando se trata de intentar hacer criterio sobre las cosas. El criterio que logro formar, freceuntemente con bastante esfuerzo, es el que conforma mi ideología, más allá de los principios aprendidos.

      Y también leo la prensa (ahora nadie puede obviarlo) y veo la tele y sigo las tórridas ruedas de prensa, incluso de Sánchez, que parece ser el tipo que más se enrolla del universo todo.

      Y no me siento cómplice de nada, pero sí, eso sí, colaborador activo en lo que puedo de la generación de confianza, imprescindible esta para actuar de buen grado (no con gusto) ante la que tenemos encima y, la que es peor, la que se nos avecina.

      Creo firmemente en que la ‘autoridad competente’ está actuando de buena fe, apoyada en el criterio científico de los que están a su alrededor y cometiendo los errores que, supongo, son de esperar en circunstancias tan nuevas y tan precipitadas.

      Mi opinión sobre esto es que no hay que buscar culpables, sino aprendizaje. Y lo que lamentablemente creo que no sucederá, sacar conclusiones y armar recursos que sirvan para evitar situaciones futuras que se puedan parecer.

      ¿Sucederá? ¿Lo aprenderemos? Eso es lo que más me preocupa en este momento, entendiendo que lo que está sucediendo no había manera humana, ni de preverlo, ni de evitarlo.

      Abrazo telemático, pero igualmente fuerte.

      Me gusta

  7. Tal vez aprendamos mucho a diferenciar lo vital, lo urgente, lo necesario y lo superfluo. Quizás dejemos de escuchar cantos de sirenos y con la capacidad crítica veamos la realidad más allá. Seamos conscientes de que la buena fe no es suficiente, sino la preparación, la determinación y la gestión decidida.

    El confinamiento se extiende más allá de lo que ha sucedido en otras grandes naciones, pero debemos seguir callados. Mi mayor dolor es por el silencio de todos aquellos que se fueron y que jamás podrán narrar nada de lo que sufrieron.

    Seguimos tan silenciados que aún no hay luto oficial en la nación ni en gran cantidad de su municipio. Por eso no soy partícipe de ese silenciamiento de los confinados, que afortunadamente cada vez es menor.

    Buenas noches.

    Le gusta a 1 persona

    1. No será fácil que nos pongamos de acuerdo en esto.

      Creo que el confinamiento se está prolongando lo conveniente y la comparación con otros países no me parece relevante a lo que ahora nos importa, pues son demasiados parámetros a medir.

      No creo que se pueda culpar sino al virus de las muertes y dudo sobre la eficacia de lutos, crespones y medias astas (habrá tiempo para eso).

      ¿Solo buena fe? ¡Claro que no! Debí escribir leal saber y entender. Científicos, expertos, políticos, tomando las decisiones que consideran más acertadas para un proceso sobre el que no hay manual de instrucciones.

      Y la pútrida deslealtad de una oposición miserable que compara los muertos de la pandemia con los de 11M.

      ¿Se podría haber hecho mejor? Sin duda: solo había que haber reunido entonces la información que tenemos ahora.

      No nos pondremos de acuerdo. Me encanta leer tu opinión aunque lo la comparta. Y que ambos podamos expresar libremente la de cada uno.

      Otro abrazo.

      Me gusta

  8. Tal vez la oposición no sea la que esperas tú ni la que espero yo.

    Vi centenares y miles de personas llorando un perro llamando Exkálibur jaleados por el líder de la oposición de entonces. Si lo de hoy le parece pútrido… dígame qué le parece aquello.

    No pretendo ponerme de acuerdo con usted, pero tampoco silenciarme. No veo el silencio propio de un estado democrático y de derecho, imagino que usted tampoco.

    Me alegra que valore la libre expresión, pues parece que hay quien prefiere los silencios e incluso “amenaza” con perseguir las voces críticas.

    Un saludo y buen día.

    Le gusta a 1 persona

  9. Pero mejor no confundir el concepto ‘perseguir las voces críticas’ con la intención de perseguir las difamaciones delictivas que la ultraderecha de este país nuestro se divierte en propagar.

    Es algo más que una cuestión de matiz.

    Buenos días.

    Me gusta

  10. Los delitos se siguieron siempre. Los que gritaban contra la llamada ley mordaza hoy defienden quizás un endurecimiento. Veo una falta de coherencia total entre los que daban lecciones de ética, moral y libertad. ¿Te imaginas las reacciones si la derecha hubiera pedido minimizar la crítica a sus acciones? Recuerda las manifestaciones de la izquierda con los resultados de las elecciones andaluzas, por ejemplo…

    Hace no tanto se asesinó a alguien por llevar unos tirantes con la bandera de España. La condena no fue tan alta para el asesino. Afortunadamente parece que eso se va a revisar.

    Los delitos son delitos, los cometa quien los cometa. Y creo que cuando todo esto pase habrá que ver qué delitos se detectan y sobre quién.

    Silenciarse no es lo mismo que cumplir con la democracia y reclamar no tiene nada que ver con delinquir.

    Otro saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cambias de conversación… y eso, y más por este medio, dificulta mucho el razonamiento. Ya sé lo que es delinquir y tengo memoria suficiente sobre los acontecimientos que relatas.

      Trataba de decirte, con poco éxito, que nadie está persiguiendo ni intentando silenciar las opiniones adversas. Y trataba, también con poco éxito, de diferenciar una opinión adversa de un bulo malintencionado y difamador, como los que la extrema derecha está lanzando ahora. Subrayo ahora, porque es la conversación que tratamos, también con poco éxito, de mantener.

      El Gobierno no está tratando de perseguir opiniones adversas. Pero las difamaciones gratuitas de la ultraderecha son ingominiosas y son delictivas. Celebro que el Gobierno las persiga. Y celebraré que las pueda llegar a castigar.

      Nada que ver con la libertad de expresion.

      Me gusta

  11. Denuncia esos bulos en sede judicial. ¿Quién es extrema derecha y por qué?

    Porque habrá que pararse a leer todos los contenidos de sus programas y sus principios inspiradores.

    Hace poco los medios alertaban del avance de la extrema derecha en Grecia… y ahí están con más libertades y menos contagios y fallecidos.

    No cambio de discurso… todo es en contra del silencio y de sus defensores.

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿De veras no sabes lo quién es la extrema derecha?

      Intuyo que sí.

      También yo estaré en contra de quien defienda el silencio. Tanto o más que de quien difunda falsedades cometiendo delitos de injurias y difamación. Pero te aseguro que, de estos que las difunden, también lo estoy. Y se me hace difícil entender que no sea tu caso.

      Más saludos, más abrazos.

      Me gusta

  12. Entiende lo que quieras que veo que eres de fácil suponer.

    Mira la situación en la que nos encontramos, donde hay ataques a instituciones por parte de los propios socios del Gobierno… pero eso no parece preocupar a muchos. Se supo recientemente, ayer creo, la sentencia contra Isa Serra y ahí tienes a Echenique vertiendo sus opiniones sobre el Poder Judicial. ¿Bulos, ataques o libertad de expresión?

    Hay quienes tienen la piel muy fina según para qué.

    Y no soy de bulos. Soy de la verdad. Revisa los debates del Congreso y si estás en contra de los bulos, enumérame cuántos ha dicho Sánchez en estos días…

    Un saludo, más verdad y menos suposiciones.

    Le gusta a 1 persona

    1. No es necesario (de hecho es improcedente) hacer ese tipo de alusiones personales. No soy de fácil suponer, en absoluto. Contesto o trato de hacerlo, a lo que escribes o entiendo que escribes. Nada tienen que ver las aseveraciones de Echenique, impropias a mi entender del miembro de un partido en el Gobierno, con esto de lo que estamos hablando. Eso es cambiar de tema; de este también podríamos hablar, pero es otro tema. Como es otro tema el de las relaciones entre los partidos que se sientan en la mesa del Consejo de Ministros. Todos se pueden discutir, pero no en la misma conversación. Es una regla que conviene no saltarse.

      Y, cuando hablas de verdad, sinceramente, no sé a la que te refieres. ¿Verdad? ¿La conoces toda? ¿Eres el fiel de la balanza de lo que tiene o no verdad en su interior?

      Esto es fácil de resumir: ¿libertad de expresión? TODA, ¿libertad para opinar? TODA, ¿libertad para delinquir lanzando falsedades a la opinión pública como datos ciertos? A esa responde tú.

      ¿Más verdad y menos suposiciones? Esperaba otro nivel.

      Me gusta

  13. No, hablo de bulos que afirmas y te señalo los de Sánchez. Pero ahora sí eres tú el que cambia de tema y no yo.

    Yo también esperaba otro nivel. De autocrítica. Y te recuerdo que no he dado nada por hecho, solo pregunto y reflexiono ante quien hacía pocos mensajes daba por hecho que yo disperso bulos.

    ¿Los bulos de Sánchez no te preocupan? A mí personalmente son los que más, porque la salud y el futuro del país dependen más de él que de twitteros y demás.

    No te lo tomes como algo personal. Discutir de verdad es lo que tiene.

    Le gusta a 1 persona

    1. El presidente del Gobierno no lanza bulos. Un bulo es otra cosa y con una intención bien distinta.

      Tampoco he insinuado que tú lanzaras bulos.

      Solo me tomo como ‘algo personal’ las alusiones personales.

      Me gusta

  14. Se me hace difícil entender que no sea tu caso, es una frase tuya, no mía.

    Los bulos de Sánchez han sido hasta identificados por Newtral. ¿Te imaginas cómo han tenido que ser de escandalosos?

    Un saludo y no entro a tu vida personal, sí a tus opiniones, lo que tiene opinar es poder encontrarse con opiniones contrarias.

    Le gusta a 1 persona

    1. Se refiere a tu opinión, no a tu persona.

      Mi opinión. Sobre las aseveraciones del presidente del Gobierno sigue siendo la misma.

      Admito tus opiniones hasta el punto de continuar respondiéndolas, a pesar de que hace bastante rato que damos vueltas sobre el mismo tema.

      No compartirlas no quiere decir que no celebre conocerlas.

      Me gusta

  15. Me alegra que lo celebres, es la fiesta democrática.

    Podemos dejar de darles vueltas, mi opinión ha quedado clara, prefiero ser un “covimbécil” que un “complimbécil” silenciado… cada uno elige cómo ser y cómo estar.

    Buenas noches.

    Le gusta a 1 persona

    1. Veo que sientes la necesidad de terminar tú esta conversación.

      Procede, por favor: escribe la última palabra y dejémoslo aquí.

      Covimbécil o complimbécil (tú decides), no creo que nadie haya pretendido silenciarte.

      Me gusta

  16. No digo que tú lo pretendieses ni que nadie a mí haya tratado de silenciarme, pero observo mucha presión para el silencio y mucha estrategia para “minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno”.

    Muchos son los derechos perdidos y demasiado el silencio. La recuperación la intuyo dolorosa y dura. Son muchos los Decretos que se han hecho y que nada tienen que ver con la prevención y la lucha contra la pandemia.

    Seguiré sin callarme, no aquí sino en la vida y no solo por esto sino por todo lo que estime injusto, pues me considero defensor de los derechos y libertades que tanto costaron a nuestros mayores.

    Por mí cierro el debate agradeciendo tu atención y este ejercicio dialéctico.

    Buenas noches y mucha salud a todos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s