Lluvia fina (y grosera)

La derecha se adentra. La regresión avanza. Avanzar hacia atrás es retroceder.

Allá por febrero de 2018 contábamos la historieta de un chavalín que había cometido la tropelía de publicar en Instagram un fotomontaje sustituyendo por su propio rostro el de Jesucristo, en una imagen del Cristo de la Amargura.

El pollo fue mayúsculo. La Hermandad de la Agonía se querelló contra el muchacho y, con la impagable ayuda de la Fiscalía, ganó el pleito. Se saldó con una multa de 480 euros a David Christian, por haber pensado que su propia cara podría guardar semejanza alguna con la de Jesucristo (o con la de Dios, que nunca sé bien bien de cuál de las dos personas que no son un pájaro hablamos cuando nos referimos a alguno de los sujetos de la Santísima Trinidad).

Esa derecha enfermiza, recalcitrante, de sacristía, esa derecha a la que le duelen los huevos, retorcida, antes representada por cofradías, hermandades, asociaciones de abogados retrógrados u organizaciones no gubernamentales sin aparente ánimo de lucro, hoy tiene muchos escaños en el Parlamento y ejerce su infinita necesidad de reprimir desde las instituciones del Estado. Y con éxito.

Se hacen llamar, por la ironía, los partido de las libertades.

Sin duda, por esa defensa a ultranza de la libertad, han conseguido que la productora de la cantante Zahara retire el cartel de su próximo concierto en Toledo, promocionando su disco “Puta”, en el que aparecía tocada de corona virginal, con un niño entre sus brazos y adornada con una banda azul en la que se leía el título de su disco: “Puta”.

Horror de los horrores, libertad convertida en libertinaje, alguien ejerciendo una clase de libertad diferente de la que ellos soportan (esto es, la de abrir los bares en plena pandemia, la de evadir impuestos, la de ejercer sin título la carrera de arquitectura o la de circular y manifestarse libremente durante el confinamiento que detuvo la primera ola española de la covid-19).

Gravísima ofensa a sus sentimientos. Tal, que han movido Roma con Santiago (nunca mejor dicho) para evitar la difusión del cartel anunciador del concierto de la artista, hasta el punto de que el mismísimo Ayuntamiento de Toledo (regentado por una administración socialista) lo ha retirado de su Web y la empresa que representa sus intereses lo ha sustituido para evitar males mayores.

No lo juzgue menor. Que la Administración socialista del Ayuntamiento de Toledo ceda a las presiones de Vox y se mee en la libertad de expresión no lo es. Que el Gobierno socialista de España salga con paños calientes a decir de modo farragoso algo así como que hay que conjugar el derecho a la libertad de expresión con los sentimientos de todos los meapilas de España y los votantes de Vox, no es menor.

Retrocedemos.

Cada vez nos cuesta más trabajo reconocer al país de los artistas de ‘la movida’, de los avances sociales e intelectuales, de la creación irreverente, del freno a los poderes omnímodos de la Iglesia Católica.

Es lluvia fina (todavía). Aún no gobiernan (casi) y ya van penetrando ideas como la de que a lo mejor no está tan mal la cosa del ‘pin parental’, o este chiste de cantar el himno en las escuelas, perseguir a una cantante por que ofende a los sentimientos religiosos, hacer presidir las aulas con la efigie de su majestad el rey o la abominación de ir haciendo más laxas las políticas de igualdad o contra la violencia machista porque, al fin y al cabo, ‘todo es violencia’.

Se han autobautizado como los partidos de las libertades (el PP de Ayuso se subió con éxito a este tren) porque saben que las que ellos vienen practicando desde tiempo inmemorial son más que suficientes para la plebe. Nosotros, la plebe, las bendeciremos.

Y así censuramos carteles, cercenamos la educación o nos complacemos con los viejos rituales religiosos. Según vayamos avanzando hacia atrás veremos la quema de libros (por qué no), el regreso de la mujer a sus papeles tradicionales: madres, putas, monjas o brujas.

Pero putas todas no, Virgen Santa.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

(El texto al que se refiere el principio de la entrada se titula ‘La cara de Dios; las piernas del apóstol, y está en febrero de 2018. Si yo no fuera un inútil lo habría sabido poner con un enlace…)


10 respuestas a “Lluvia fina (y grosera)

  1. Hoy tengo poco tiempo para explayarme como quisiera , totalmente de acuerdo nos tratan de conducir a esa libertad oprimida que pretende la derecha rancia , volver a pasar por el yugo de los señores de antaño esas almas santas de golpe en pecho, espero que eso no lo veamos por qué según está la situación económica se lo pondríamos a huevo , sobre el cartel sabes que no soy de iglesia , lo he visto fuera de tono y el acuerdo de retirarlo no lo critico .

    Buen domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hombre!

      ¡Discrepando hasta en vacaciones!

      No entro ni salgo en el contenido del cartel en sí mismo. Lo que me escandaliza es la censura. Me escandaliza que las presiones de Vox (en este caso), hayan cercenado la libertad de expresión de un artista. Y me escandaliza más que haya sido una administración Socialista quien haya cedido a presiones de semejante corte involucionista.

      Vox atacó miserablemente a los menores no acompañados asilados en España, con mentiras, y pretende preservar su moral hipócrita a base de presionar con todas sus artes fascistas a quien ose subvertirla.

      El cartel me da lo mismo. La libertad de expresión no.

      Discrepando… ¡es nuestro sino!

      ¡Gracias, Juan Carlos!

      Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  2. Es un juego ruin. Estoy de acuerdo contigo. Es tan fina la lluvia que ya no sabemos ni lo que es libertad de expresión, no lo que está fuera de lugar… Un pezon es una imagen de contenido sexual, una aureola en la cabeza atentar contra el sentimiento religioso, una madre lactando una puta desvergonzada, una mujer maltratada una mártir silenciosa…..
    Seguramente lo mejor para my hos es claudicar quitar el cartel para acallar el ruido. No lo creo.
    Cuando calle el ruido solo habrá silencio y eso, amigo, si que da miedo.
    Un abrazo playero

    Le gusta a 1 persona

    1. Cala. El caso es que cala.

      A lo peor la sociedad no estaba tan madura como pensábamos y demasiado cerebro fugado anda a la caza de un lugar donde sentirse confortablemente asentado en sus viejas tradiciones. Esas a las que nunca llegó a renunciar pese a haberse hecho de Podemos unas horas.

      Cala. Nos vamos callando. Pero no será el silencio. Serán sus voces, solo sus voces. El panfleto radiofónico de Queipo de Llano.

      Bufffff

      Un abrazo grandísimo

      Me gusta

  3. Totalmente de acuerdo contigo , yo como no sé expresarme ni escribir como tú, cuando escucho esas noticias me indigno y acabo diciendo ¡que imbéciles,retrógrados, hijos de puta, etc…
    Y me parece increíble que todavía estemos consintiendo a los fundamentalistas católicos de la derecha y a los fascistas acampar a sus anchas por los poderes públicos.
    Un abrazo 🤗

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí. Y esto sin gobernar, o casi sin gobernar. ¿Imaginas qué pasará cuando empiecen a tocar poder de verdad?

      De momento los propios gobiernos del PSOE, que no dependen de sus votos para gobernar, les van haciendo el juego…

      No es cosa menor o, como diría Rajoy, es cosa mayor.

      Un beso muy fuerte, Pacix

      Me gusta

  4. El 22 de junio el TEDH, condenó a España a indemnización y costas en una cuestión de libertad de expresión. Con ésta sentencia abofeteó a tres tribunales españoles (AN, TS, TC).
    Ésto naturalmente es asumido con total naturalidad, yo que siempre estoy pensando cosas raras, veo algo gravísimo en esa sentencia.
    ¡¡O son muy inútiles o están muy contaminados por su ideología!!
    El uno de julio puse un tweet diciendo que los médicos serían excelentes jueces. Me cayó la del pulpo entre los juristas. Al parecer que la nota de corte de derecho en la URJCI en derecho sea de 5 sobre 14 y tengan cierta tendencia a regalar títulos y masters no influye en la calidad.
    En uno de esos tweets me decía que estar cerca de abogados no te hace profundizar en la ciencia del derecho.
    Haber dado clase a cientos de ellos para enseñarles a usar aplicaciones informáticas no enseña nada. Dormir todos los días con una jueza, tampoco.
    Me dijo que tuvo un profesor que era cardiólogo y daba clase de derecho mercantil. Fué afortunado, le podía haber dado un infarto al ver lo mal que están redactadas las leyes.
    No sé qué le pasa al PSOE, parece un caracol metido en su cascarón que no se atreve a salir.
    Bien está que no quiera manipular la televisión pública, pero de eso a entregárselo a la extrema derecha va un trecho muy largo.
    El gobierno se queda mirando con cara de besugo mientras se traga todas todas las diatribas que le lanzan los culpables de la subida de la energía eléctrica.
    En lugar de responder con medidas contundentes se dedica a contestar a su socio de gobierno, tratando de hundirle sin darse cuenta que el también se hunde.
    Que le pasa con la iglesia y sus inmatriculaciones, que pasa con que paguen impuestos como todo el mundo.
    Que pasa con la monarquía, no es capaz de leerle la cartilla a la jefatura del estado al que se le ha visto el plumero desde el 14 de marzo de 2020 o en la metedura de pata del discurso «contra» Cataluña que parecía redactado por vox. Antes de ser monarca fué el heredero, aprendiz de la empresa familiar. Igual que Jesús era carpintero como su «padre».
    El PSOE cree que con las vacunas y la recuperación económica va a salvar la legislatura, la verdad, Sánchez y sus ministros se están colgando todas las miserias que les lanza la ultraderecha. Su actitud hace parecer a Casado, Díaz Ayuso y Abascal como políticos útiles.
    De lo que manejen datos que los demás no tenemos ya vimos el resultado en Madrid. Creo que aún están en shock.
    No sé qué obispo, el de Toledo no ha sido, ese quiere que recemos para salir de la pandemia, ha dicho que al final seremos todos homosexuales y la humanidad se extinguirá @no lo quiera dios@ bueno… Si en lugar de ser homosexuales nos diera por ser obispos nos extinguiriamos igual, aunque supongo que con dios más contento.
    En el asunto del chico ese, ya que se ofenden en nombre de un tercero que no se ha manifestado ni a favor ni en contra, si yo fuese su abogado habría pedido la testifical del ofendido. Si el juez me la niega pediría su recusación. Pero los abogados tienen un sentido práctico donde no entra la imaginación ni la innovación, por eso aún siguen agarrados al derecho romano y sus latinajos. Decir in dubio pro reo, no te hace más listo; un poco pedante sí.
    Yo sé la fuerza que tiene la pregunta: eso donde lo pone y lo importante es saber dónde lo pone o mejor, que no lo pone en ningún sitio fiable, como esas ofensas religiosas a las que cada vez se plegan con más facilidad.
    Si en los juzgados hay un crucifijo y una biblia donde jura la gente y si miente es un delito, llamar a testificar al titular de todo eso no es tan loco. Total todos dicen que hablan con el.
    En fin nuevo terremoto en Haití y los talibanes ya dentro de Kabul.
    Los ciclos de desgracias cada vez son más cortos.
    Feliz domingo.
    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Biblias y crucifijos nos ganan la partida. Eso es verdad y mola poco o nada.

      De todo ello, lo que más me inquieta es la dejación que hacemos la izquierda de combatir las falacias con las que lo llenan todo. Esa concha de caracol de la que hablas parece gruesa e insonorizada.

      Pero atención a Podemos. Hay que cuidarlo, porque la extinción que parece aventurar la desaparición del macho alfa, deja en muy buena posición a la derecha, cuya suma será difícilmente alcanzable por el PSOE en solitario.

      Yo ahora solo siento una preocupación inmensa. Ciclones, terremotos, talibanes, temperaturas, incendios… súmese la despreocupación íntima de la ciudadanía por todo lo que no afecta a la inmediatez de su cotidianeidad y tendrás la tormenta perfecta.

      Veremos como se libra esta batalla. Veremos si la izquierda deja de una puta vez de ceder a la presión indigna de la ultraderecha y mantiene el estandarte ideológico en su lugar.

      Creo que la cosa de los principios, aunque suene algo ñoño, es de lo poco que merece la pena conservar.

      Fuerte abrazo.

      Gracias, como siempre.

      Me gusta

  5. Ay, la libertad … qué difícil de asumir, sobre todo para quienes han mamado autoridad. Cuánto les cuesta asumir la libertad de los demás, la de todos. Las de todos, ésas son las jodidas.
    Quienes vivimos con ilusión aquellos tiempos de libertad, los que éramos jóvenes allá por los ochenta, testigos de aquella explosión creativa, de aquel hachazo al poder, a la autoridad, al beato, llegamos a creer haber enterrado toda aquella mierda, creímos que ya no volveríamos a pronunciar palabrotas como regresión, retrógrados, Santísima Trinidad (aún lo escribo con mayúscula, no es fácil rasparse una educación impuesta a «hostias»). Creímos haber evolucionado, creímos haber dejado atrás fanatismos religiosos, poderes heredados y tanta sin razón que se nos antojaba anacrónica. Sin embargo, aquí están otra vez.
    Lo que más duele es ver a gente corriente que también vivió aquello, puede que incluso con la misma ilusión, apoyando el regreso de estos tristes jinetes. Porque, bien pensado, aunque vemos a jóvenes culpando en público a los judíos de no sé qué tontería, este país es demasiado viejo para que sean los jóvenes quienes llenen las filas de VOX. No, no son ellos, esas filas están repletas de gente que ha envejecido en libertad gracias a aquellos tiempos, aquellos ochenta done tanto camino se abrió. Y ahora … se les ha olvidado.
    Algo mal hemos hecho entre todos para que unos pocos parásitos, nostálgicos del palo fuerte y mano dura, de las razas puras, de un mundo donde el mariquita es un desviado al que hay que corregir, burlándose de él mientras tanto, de un mundo donde la mujer ha de callar y aceptar todo, salvo las señoronas, claro, consigan con cuatro burdos mensajes tantísimo apoyo.
    Malo. La edad nos hace reaccionarios.

    Le gusta a 2 personas

    1. Tal como dices, algo hemos debido hacer muy mal.

      Tantas ilusiones cercenadas y el olvido de la educación como fuente del espíritu crítico han dado como resultado el alejamiento de la gente de entonces y que los más jóvenes nos ignoren.

      Ahora más bien parece que lo revolucionario (esto de luchar contra el poder establecido) es luchar contra la izquierda, sin duda porque no hemos sido capaces de explicar quién está en frente, qué quiere de nosotros y hasta qué punto ejercen su poder.

      Ese poder oscuro, callado, escondido, que ahora emerge y parece complacer a quienes otras veces, lucharon por la verdadera libertad y la consiguieron.

      Algo hemos hecho mal si la edad nos hace reaccionarios en lugar de apretar más los dientes contra quien nos quiere quitar lo que tenemos.

      No es libertad. Es su libertad, Y muy pocos parecen haberse dado cuenta.

      Gracias, Sinmote. Sigue viniendo por aquí. Un abrazo.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s