El grifo

Las relaciones internacionales no son cosa fácil. O, dicho de otro modo, son cosa muy difícil. (Cuando parafraseo a Mariano Rajoy me siento un tipo importante). El verbo negociar se conjuga fatal cuando los interlocutores pertenecen a esferas del mundo tan distintas como la primera y la última. Es muy fácil decir Sáhara, es muy fácil decir miseria, es muy fácil decir opulencia, es muy fácil decir Frente Polisario, es muy fácil recordar aquella mítica Marcha Verde de 1975, casi muerto el dictador, el abandono a su suerte de aquel territorio que nos limitamos a esquilmar, sin aportarle nada, del que administrativamente aún somos responsables como Estado. Conjugarlo todo es más complejo. Y esto es África.

El Reino de Marruecos no es un dechado de virtudes democráticas que lidere pacíficamente la conexión entre la opulenta Europa y la miseria de África. No lo es. Pero las relaciones diplomáticas, por brillantes que resulten, no lo alejarán de Algeciras ni un metro ni, por lo tanto, del viejo continente. Va a seguir donde está.

Marruecos no tiene la bomba atómica. Su arma es biológica y no menos poderosa: un pueblo fácil de usar. Batido con la moral deleznable que permite activarlo contra el enemigo, el resultado es el pánico.   

La crisis del Tarajal es una crisis doméstica. Humanitaria para unos, migratoria para otros, diplomática para muchos, es una crisis que se juega en casa: Mohamed VI abrió el grifo y enchufó hacia Ceuta (y con menor intensidad hacia Melilla) el chorro humano de un pueblo en la indigencia. El resultado, pánico.

Y entonces ¿qué pasa?

Pues que un eurodiputado español resume la cuestión en twitter: ‘La víctima y la salvadora o el abusador y la idiota. Toda una representación de Europa haciendo el gilipollas.’

Otra diputada con serias dificultades cognitivas hablaba de la turgencia de los pechos de esa misma ‘salvadora’ que consolaba a un joven negro exhausto cuyo amigo yacía en la arena unos metros más allá.

El líder de Vox llamaba a las armas.

El líder del PP llamaba… no sé a qué cojones llamaba. (El líder del PP, a lo mejor se acuerda de cómo resolvió su jefe, con quince muertos, el similar conflicto que se desató en 2014 y a lo mejor lo que le pasa es que lo hubiera preferido así).

Y desde Mohamed VI a Teodoro García Egea (el pobre), todos arriman a su propia sardina un ascua que arde de podredumbre.

Nuestros prohombres y nuestras promujeres se han hecho sendos líos. Sendos putos líos.

De manera que vuelven las rutinas mundanas a campar por sus respetos después de los confinamientos varios, como si para salir de ellos fuera necesario barbarizar hasta el límite de la comprensión humana.

¿El abusador y la idiota? ¿La turgencia de sus pechos? La necedad no tiene límites.

¿Militarizar las fronteras? ¿Partir peras con Marruecos? No, no tiene límites.

Olvidar que la de España con Marruecos es la frontera más desigual del mundo es optar por no saber nada. Ignorar que una franja de mar o un espigón son, en realidad, la frontera entre dos planetas, uno muy pobre y el otro muy rico, es elegir la estupidez.  

Después, la deslealtad, el oportunismo, la desvergüenza, el deshonor, se apoderan del discurso público. La mediocridad se hace fuerte. La irresponsabilidad compite con la vulgaridad y las dos ganan la batalla. Son más fuertes que la política, son más fuertes que el sentido común, pueden más que la ciencia y, desde luego, mucho más que el pensamiento.

Tanquetas en la playa del Tarajal.

Los sucesos de la playa del Tarajal, con un rey sátrapa que utiliza a su ciudadanía como arma que arrojar, un Gobierno que llena la playa de tanquetas (aunque no saliera de ellas ni un solo disparo) para que nos guarden de moros exhaustos, una oposición que se frota las manos y busca un tanto para anotarse y unos pocos centenares de hijos de puta que, con tal de tener algo que contar, tuitean obscenidades en contra de una muchacha que consuela a un negro, han sobrepasado toda posibilidad de comprensión de la condición humana.

En el otro lado, esa chica que abraza, ese chaval que saca a un bebé de un flotador, las personas que hacen su trabajo, salvando en lugar de arrasando las vidas de cuantos se habían lanzado al mar, nos hacen pensar que, a lo mejor, no todo está perdido.

El dibujo es de mi hermana Maripepa


13 respuestas a “El grifo

  1. Como siempre los que pagan el pato siempre son los mismos, los utilizados por su gobierno y los que aprovechan para cambiar de pais y de vida, que se mofen de una que persona que tiene corazon y sentimientos,eso es normal quien no conoce las penas no lo entiende hay que ayudarles sin lugar a dudas pero tambien tenemos que controlar que no se desmadren con avalanchas de marroquies, y a su vez tendriamos que impedir que algunos pocos den la mala fama que dan a lo migrantes, es cierto que no todos vienen con la idea de vivir mejor trabajando y formando familia,una gran parte viene a delinquir ( por que es mas facil y menos trabajoso) contra esos leña al mono y expulsion automatica, por que no se pueden consentir que vengan haciendose los gallitos por que nuestra ley se lo consiente, ¿tendremos que modificar algun punto de la ley? pues si tendremos que modificarlo.

    a los señores de VOX les diria, ponganse en su lugar si aqui en su pais al que defienden a capa y espada como salvadores del mundo solo por el propio interes de tener el sillon y el sueldo bien sujeto ¿ que harian ? ¿ intentarian irse a otro pais como ya ocurrio con alemania? pero no seguimos aqui vertiendo mierda ¿ a costa de qué? de lo que haga falta si tenemos que criticar a una persona con sentimientos humanos pues se critica y ya esta, y el domingo buenos golpes de pecho que eso lo cura todo.

    buen domingo fresquito.

    Le gusta a 1 persona

    1. No creo que ninguno venga a delinquir.

      Vienen de donde no hay nada a donde hay de todo con la ilusión de poder construir la vida que han visto por la tele o en internet. Después, cuando un explotador los mete en un almacén a vivir y les paga dos euros la hora para hacer el trabajo mas duro… a lo mejor delinquen. Y eso el que lo encuentra, que muchos tendrán que apañárselas como sea para sobrevivir en una sociedad que los rechaza.

      No. No creo que ninguno venga con la intención de delinquir. Aunque a veces se vean en ello.

      Y a estos de Vox… A estos de Vox… A ver si aprendemos a utilizar bien la figura penal de los delitos de odio y empezamos a deportarlos a ellos, en caliente o en frío. Tanta indignidad acabará por contagiar a alguno.

      Un abrazo, amigo. Habría que cambiar la Ley, sí, pero para evitar comentarios racistas de personas que dan asco, más que para reprimir a estos que vienen buscando una vida medianamente digna.

      Me gusta

  2. No se si voy a ser capaz de transmitir, quizás por mi profesión, la cantidad de asco que me ha producido durante esta semana todo lo que, desde lo público, ha dado de si lo acontecido en Ceuta.
    ¿De verdad que tenemos que ver un día tras otro esta pasarela de miserias, no ya intelectuales, que esas me dan igual, sino humanas? ¿Somos, de verdad, capaces de digerir tanta sin razón?
    No gastaré palabras en definir a un dictador como Mohamed VI, más un “hermano” que un primo para algunos, alguien que ya ha dejado claro que es lo que le importan sus ciudadanos, por si alguno teníais alguna duda, y al que le resulta mucho mejor darse la gran vida en París que aguantar, entiendo que para él, a esa panda maloliente que le dejaron en herencia, como a esos herederos que les toca un pedazo de tierra con un rebaño al que pastorear. Jugar con la vida de las personas, tanto sea una como ocho mil, lo define, si no gran parte son niños a los que se les ha invitado a salir de sus escuelas para ir a la “tierra prometida” le descalifica para que le miremos a la cara.
    ¡Pero aquí estamos nosotros, el primer mundo, para solucionarlo! ¿Ahhh, que va a ser que no?
    Que es el vecino de la frontea del Sur, que total ochomil no son tantos, que no nos preocupemos que los vamos devolviendo conforme entran, que total que más da si alguno se muere porque no sabe nadar, que para eso esta el ejército para defender la patria, que se les ha perdido aquí a unos “negros”, ….. En fin, la profundidad que viene teniendo, en los últimos años el debate público en nuestro país.
    El hermano Moha nos ha hecho una demostración en Ceuta, se lo tenemos que agradecer, sino lo hubiera hecho también, y a la vez, en Melilla, no me atrevo a pensar que hubiera pasado.
    Marruecos es un vecino peligroso dependiente de un sátrapa que lo utiliza como un juguete. y España con él, siempre, desde los años 70, ha tenido una política vergonzante, la sombra de que fuimos capaces de abandonar a su suerte a los saharauis, no olvidemos todos ellos con DNI español, con procuradores en las cortes franquistas, con participación en nuestros referéndums y con posibilidades de ser funcionarios públicos y formar parte de nueros ejército.
    Para la derecha, vistas sus manifestaciones, tanto da, a fin de cuentas, la excusa ha sido dar cobijo, por razones humanitarias al líder del Frente Polisario, nacido español, apátrida gracias a nuestro Tribunal Supremo, aliado de Argelia, cuna de rojos como es bien sabido. Pero la izquierda no podemos engañarnos el Frente Polisario fue una pieza importante en su medida de la lucha antifranquista, en su momento uno de los nuestros, aunque ahora sea preferible mirar para otro lado.
    Y en medio, lo niños, las niñas y lo jóvenes, como carne de cañón…, como siempre. Expuestos a la violencia y al maltrato de sus padres, de su sociedad…., de sus responsables públicos y, junto a ellos, Luna, Juanfran o Juan Gabriel, personas anónimas que abrazan, salvan y se juegan su vida.
    Ellos y los niños nos deben conciliar con el género humano.

    Buen domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Qué difícil, amigo!

      No concebimos la ausencia de Estado, porque nos hemos acomodado muy bien a este que nos da de estudiar, de curar, de vestir, con una red de soporte acojonante a pesar de las carencias que criticamos desde dentro.

      Sin nevera, sin médico, con una escuela construida en un barracón, sin comida en la alacena, sin jubilación, sin esperanza, se debe vivir muy mal.

      Imagino lo que siente un padre cuando se endeuda hasta las cejas para comprar por 3.000 un hueco en una patera de mierda en la que su primogénito se jugará la vida para pasar al otro lado, si es que lo consigue.

      Es mentira. No lo imagino. Porque mi primogénito estudió, se emparejó, encontró un trabajo digno y lleva a sus hijos a una escuela pública asistiendo a la cual se harán un hombrecito y una mujercita bien alimentados. No lo imagino.

      Todo se me hace grande.

      Marruecos y España conforman la frontera más desigual del mundo: la de África y Europa. Y Europa no será nada hasta que no aprenda a resolver ese abismo que separa dos planetas.

      Entre tanto, los juan franciscos y las lunas seguiremos haciendo lo posible. Pero es tan poco…

      Y entre tanto, la Derecha española sacando pecho y provecho, avergonzándonos.

      ¡Qué vergüenza dan! ¡Qué vergüenza damos!

      ¡Un abrazo enorme!

      Me gusta

    1. ¡Gracias, Cuqui!

      No todo está perdido pero… ¡qué trabajito nos cuesta conservar lo poquito que queda en pie! Y ¡a qué coste tan alto!

      Un beso muy muy grande.

      Me gusta

  3. Quien cuando y como decidió que este granito de arena llamado tierra fuera un lugar tan injusto.
    Cuando tienes animales de diferentes especies, sabes que tienen la capacidad de convivir e incluso de demostrarse cariño, empatía y solidaridad. Leí una historia curiosisima de un tigre que fué amamantado por una vaca y de vez en cuando iba a visitarla asustando a todos los animales de la granja. O mismamente mi perra hecha una rosca durmiendo en el asiento del copiloto y la gata tumbada durmiendo encima de ella. Curiosamente la gata, que no soportaba el transportin, se sentaba en mi regazo mirando la carretera, solo le faltaba agarrar el volante. Pues prefería a su compañera de viaje, que no amiga mientras la otra aceptaba ser usada como colchón sin mayor problema.
    Lo de la “periodista” esa da vergüenza ajena, ubicarla en esa profesión es como si definiéramos a Jack el Destripador como experto cirujano. Lo de vox no tiene remedio y Casado je.. ese tiene lo suyo.
    Tanto a él como al escupe huesos Teo, se les ha calentado la boca y han soltado la lengua en exceso; dando la impresión de que algo sabían del tema. Y si es así, en su afán de derribar el Gobierno, han llegado a traspasar la línea y haber pisado territorio del Código Penal.
    A estos inútiles ignorantes les creo capaz de todo. Por mucho menos hay políticos en la cárcel.
    Volvamos a este granito de arena llamado tierra.
    Europa, Alemania, un país rico y muy industrializado, no produce ni un metro cúbico de gas ni un barril de petróleo. Ya Hitler importaba acero de EU para su industria armamentística.
    Amberes, el mayor mercado de diamantes del mundo, no tiene en su territorio ni una sola mina.
    El precio del trigo que se produce en Ucrania se decide en Chicago, que no produce ni un grano. El comercio hace progresar el mundo ¿?, pero esto es como la estadística de el que se come el pollo. Unos muy ricos a costa de otros muy pobres, qué, a la mínima se mueven para no pasar hambre, buscar ese reparto de la riqueza que les niegan y comprobar que es cierto ese progreso. La realidad, salvo alguna excepción, es otra, el progreso acaba en la sobreexplotación bajo el plástico de un invernadero, sin “papeles” y sin derechos.
    Pero a qué persona, con un poco de sentido común y ese sentimiento indefinible que denominamos humanidad, que no cotiza en el mercado de Chicago, no puede sentir al menos un mínimo de ese sentimiento por esas personas.
    Los que no pueden, lo suplen colgándose al cuello una cruz de oro de dieciocho quilates y a éstas horas (10:25 AM) están preparándose para ir a misa.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y así debe ser.

      Al menos a nosotros parece que nos toca defender el status quo a costa de cualquier cosa, a costa de cualquier vida, d cualquier centenar de vidas, millar de vidas.

      Es un orden mundial bien pensado y el lanzador de huesos de aceituna lo sabe y aporta cada día su granito de arena, imbécil, ignorando que importa un carajo, que no vive en Chicago, que no forma parte de esa oligarquía que decide los precios del trigo.

      Esta semana nos toca pasar más vergüenza. Y esta vez es de casa, doméstica, de nuestra cotidianeidad… esa a la que incomprensiblemente nos hemos acostumbrado.

      Fatal. Fatal.

      Gracias, amigo. Un abrazo enorme.

      Me gusta

  4. Estaba tan cabreado que ni me he despedido. Ahora he leído todos los comentarios y en fin.. más cabreado. Me asusta el racimo de inútiles de mayor y menor grado que tenemos en política y como es asumido como algo normal. Ojalá sea yo el imbécil y esté equivocado.
    Ahora sí un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ojalá. Pero mucho me temo que no se trata de ti, ni incluso de mí.

      Me asusta mucho la falta de sentido de Estado. Y también me temo que no es estratégica, que sólo es falta de luces. La estulticia ambiente genera deslealtad como un síndrome del comportamiento. Y esa forma de desestabilizar no traerá nada bueno.

      Buenas noches, Javier. Otra vez gracias.

      Me gusta

  5. El otro dia me pasaron un video de feeding minds, alimentar mentes, que habla de trabajar este problema en el origen.
    Decía: basta ya de alimentar estómagos y alimentos mentes.
    Estos migrantes marroquíes consideran un dios a su rey corrupto y chantajista que tiene forrado de oro hasta los huevos, los que le cuelgan, mientras no hace nada por su país y nadie le levanta la voz, por eso me pareció muy buena la frase de alimentar mentes.
    Fantástico relato, Tico, como siempre un placer.
    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Se ve que el populismo no lo hemos inventado ahora y que adecentar pueblos es un clásico que sigue funcionando.

      Tonto de mí, pensé que a mayor cobertura de Internet sería más difícil, pero ya ves que Madrid…

      La técnica le funciona perfectamente a Mohamed VI, sátarapa, hijo de sátrapa, ‘hermano’ del nuestro particular.

      Alimentar mentes. Alimentar estómagos. Y fíjate que, hasta sin alimentar, los estómagos le funciona con las mentes.

      Le va bien.

      Un beso muy grande.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s