Tendencia

Todo lleva un camino, su camino. Parece bien trazado, no fruto de la casualidad ni del devenir de los tiempos, sino bien diseñado, calculado con maestría por quienes, probablemente, lo llevan calculando todo desde que el mundo es mundo.

Un señor rico

Suecia hace un par de semanas, Italia hoy, Rusia siempre, Reino Unido casi siempre. Un camino hacia la acumulación de la riqueza, repartida en exceso en los últimos tiempos entre demasiada ciudadanía incómoda de ver y que, además, no parece tener suficiente con nada de lo que se puso a su alcance.

La primera gran decisión de la nueva premier británica: bajar los impuestos. Es tendencia, como el azul klein en la moda otoño-invierno de este año.

Las cosas que se ponen de moda es difícil sujetarlas. Recuérdese cuando se puso de moda bajar el precio de la vivienda y terminaron todas por valer menos de lo que debíamos por las hipotecas que tuvimos que pedir para comprarlas. Y tan campantes, que nadie pensó que había por ahí un hijoputa quedándose con nuestros ahorros. Antes al contrario, todos comprendimos claramente unas leyes del mercado cuyos indicadores más diáfanos daban como conclusión que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades.

Pues ahora resulta que el mal denominado “estado del bienestar” se ha pasado de moda. Fatal.

No como el azul klein de este otoño-invierno que agotará las prendas que se pongan a la venta en plazas y mercadillos, no. Se ha pasado de moda antes de que haya sido una realidad completa en Europa y mucho antes (mucho antes) de que, en según qué partes del planeta, se atisbara alguno de sus beneficios. Y hay que hacer mención al mundo entero porque ahora las fronteras son difusas: por la mundialización de la economía también, pero aún más por el efecto de los medios de comunicación que nos muestran a tiempo real la ropa visten los jóvenes en Nueva Jersey y lo hinchado que tienen el vientre los niños de Biafra.

(El hambre en el tercer mundo nunca se pasa de moda, es como un fondo de armario, pero no es tendencia. La tendencia es, más bien, hacerse una foto acariciando a un niño moribundo con la mirada apuntando a las estrellas, en esa clara disposición a la solidaridad universal que nos encoje las entrañas antes de que el jet privado nos devuelva a Heathrow. Llamamos a eso el “síndrome del salvador blanco” y eso sí que da likes.)

Pero volvamos al caso: la acumulación de la riqueza.

Escucho a la derecha española bramar contra la fiscalidad con el argumento de que Sánchez se está forrando con los impuestos, como si cada euro que recaudan las haciendas públicas fuera a parar a sus insaciables bolsillos de comunista pro-etarra bolivariano.

Y escucho argumentos que me hacen palidecer, Moreno Bonilla dixit: cuanto más bajamos los impuestos a los ricos, más dinero recaudamos.

La excusa española, como la excepción ibérica, hace fortuna y se copia planetariamente: bajemos los impuestos para recaudar más impuestos. Porque Bonilla, como Ayuso, maestra cervecera entre los muchos dones con los que se adorna, saben que el dumping fiscal rellena las arcas de sus haciendas respectivas.

Y no es insolidaridad: es tendencia.

La coincidencia fatal de que las comunidades que más bajan los impuestos son las que menos gasto aplican a educación y sanidad no molesta a nadie. Es tendencia y disciplina de partido. Cala en la sociedad como la lluvia de abril y florecerá el siguiente mayo como el cielo azul de las gaviotas.

Pero ¿sabe qué? Bajar los impuestos a los más ricos es traicionar a la sociedad. Decir que hacerlo favorece a la Hacienda Pública es mentir. Debilitar los recursos económicos del Estado es renunciar a los servicios públicos, universales y gratuitos que tanto esfuerzo ha costado implantar.

Usted lo sabe. Se resiste a luchar contra la tendencia, pero lo sabe. Y el circuito es el que sigue: la fiscalidad baja y usted se pone contento porque tiene más dinero en el bolsillo, treinta o cuarenta euros más. El sostenimiento de los servicios públicos se hace inviable. El Estado privatiza lo que ayer era de todos: vendrá a ser altamente rentable para quien asuma la gestión económica de lo que fue gratuito. El precio de los servicios supera los treinta o cuarenta euros que pensó que le regalaban. Usted se ha quedado sin derecho a la sanidad, sus hijos a la educación, sus mayores al de la protección de la dependencia. Y los cuarenta euros no le valen para nada.  

Así que ellos serán infinitamente más ricos y nosotros simplemente pobres. Tan pobres que nos podrán llamar a la guerra cuando algún otro malnacido vuelva a necesitar 300 000 reservistas para invadir un país.

Pero es la tendencia. Como el azul klein.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.

Y lo puedes oír también aquí


4 respuestas a “Tendencia

  1. Por desgracia lo has clavado, no vamos a aprender nunca cada crisis que ocurre en España y en el resto del mundo el rico se hace mas rico y el pobre mas pobre, por eso la derecha española protege sus intereses, por que señores ser de derechas es ser una persona pudiente y el que es de derechas y no es pudiente simplemente es gilipollas, pero vuelvo a lo mismo antiguamente cuando no teniamos conociminiento de nada solo aquel que podia comprar el periodico que logicamente no era el trabajador por que no se podia permitar gastar el importe del periodico priorizaba comprar el pan , puedo entender que alguien fuese engañado, pero en nuestros dias que un trabajador que no va a poder llegar a fin de mes por que tiene que pagar mucho para que los ricos sean mas ricos de verdad no lo entiendo, yo siempre con lo mio que hace un señor parado viviendo gracias a las ayudas puestas por el partido de izquierdas votando a la derecha? de verdad no lo puedo entender, ojala alguien me lo explique y se me quite este malestar.
    Claro tambien puedo entender que si me prometen tener los bares abiertos lo mismo eso influye entonces si es asi tendre que decir que la maestra cervecera es una gran sicologa de trabajadores por que a los ricos ya los tiene convencidos.

    Buen domingo

    Le gusta a 1 persona

    1. Algo muy difícil de entender, porque no tiene explicación: una persona que desde que tiene edad para trabajar ha vivido de los subsidios y del poco trabajo (o no tan poco) que pueden ofrecer las administraciones con sus planes de empleo y que vota a la derecha… seguramente no sabe cuál es el programa político de lo que está votando.

      Desde luego Abascal no está preocupado por los subsidios, ni Feijóo tampoco.

      ¿Será que no lo saben o será que, sabiéndolo, piensan que vendrán personalmente al pueblo a ofrecerles un sueldo fijo trabajando en un banco, fresquitos en verano y calentitos en invierno?

      Tendrán lo que se merecen, porque, al fin y al cabo, ellos van ganando.

      Un abrazo enorme, amigo.

      Me gusta

  2. Lo has clavado, si..
    El otro dia en el ambulatorio una señora de unos 70 años se quejaba de la mala atención echando la culpa a los del gobierno y como no, al coletas, que ya ni está, pero ella tampoco sabía eso.
    Hasta cierto punto, puedes decir, pobre mujer no se entera, pero y los jóvenes que piensan como ella?
    La sectas saben captar adeptos muy jóvenes
    Un abrazo 🤗

    Le gusta a 1 persona

    1. Terrible, porque esas especies que se corren son muy fáciles de sembrar en cualquier lado. ¿Quién va a tener la culpa sino el Gobierno? Y, puestos a ello, ¿quién mejor que el coletas, este o no ya en el Consejo de Ministros?

      A los jóvenes les funciona la cabeza exactamente igual que a esa señora de 70: no les funciona.

      ¡La sanidad es una mierda! ¡Tardan mucho en atenderme! Y entonces votan a Vox sin saber que lo que hará es una sanidad muy rápida, pero no será para ellos, sino para quien pueda pagarla.

      Estos somos, no hay que darle vueltas… estos somos.

      ¡Un beso muy fuerte Pazix!

      Nos vemos por el barrio…

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s