Pobrecillos

La injusticia con la que el Gobierno bolivariano de Pedro Sánchez está tratando a banca y eléctricas solo se justifica por el insaciable apetito del gobernante, que amasa fortunas en los sótanos de Moncloa para invertir ingentes cantidades de dinero público montando en su avión y en el helicóptero de las Fuerzas Aéreas con el que asiste a fiestas y boatos.

¡Claro!

Este primer semestre de 2022 ha supuesto una caída del 4,1% de la renta disponible de las familias en España, mientras el coste de las hipotecas ha remontado un 23% y continúa al alza.

Pero no debemos dejarnos engañar por este dato.

A pesar de que la economía no es mi fuerte (ahora que me acuerdo, tampoco la economía) y a pesar de que desconozco el preciso funcionamiento de una cuenta de resultados, en mi saber vulgar, este que me capacita como seleccionador nacional de fútbol, entiendo perfectamente que las clases medias trabajadoras pueden hacer mucho más de lo que están haciendo por España.

Los beneficios de la banca, de los seis grandes, a saber, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja, han alcanzado en los primeros nueve meses de este 2022, de forma agregada, 16.014 millones de euros, 5.863 de los cuales se han producido en suelo patrio. Eso supone que, solo en España, aumentaron sus ganancias en casi 1.400 millones de euros (un 34%) sobre las del año pasado, en el que solo pudieron hacerse con 4.475 millones de beneficio.

Y el desalmado de Sánchez se los quiere quitar.

Debe ser que a Sánchez, que es un comunista, 4.475 millones de euros de beneficio le parecen suficientes, y el tío se quiere quedar con los 1.400 de más, esos que han ganado a base de estrangular a sus clientes entre hipotecas y comisiones, en estos sencillos tiempos en los que apenas alcanzan a terminar el mes.

Pero es que el ciudadano medio no comprende nada. No sabe, por ejemplo, que si suben los tipos de interés de los créditos (eso que familiarmente llamamos el EURIBOR) es por nuestro bien, porque friéndonos a intereses se enfría la economía, se reduce el tráfico de dinero y se contiene el déficit, de tal suerte que (¡oh milagro!) cuando los bancos ganan muchísimo dinero baja la cesta de la compra, o quizás no baja, pero sube menos.

¡Pero Pedro! Deja a los chicos en paz. ¿Es que no ves que estos banqueros están prácticamente en el hambre? ¿No ves el amor que profesan a la patria y a la ciudadanía?

La misma pataleta le ha dado con las eléctricas, ¡demonio de presidente! Iberdrola, un poner, ha obtenido un beneficio neto en el primer semestre de este año de apenas 2.075 millones de euros. Solo un 36% más que durante el mismo período de 2021. ¡A saber, pobres, lo que les estará costando la tontería esa de ponerle un tope al precio del gas! Y que es todo por molestar porque ¿qué tendrá que ver el precio de la electricidad con la inflación galopante que soportan las familias españolas? ¿Acaso no pueden las clases trabajadoras esforzarse un poco más para dar de comer (de comer… bien) a estos pobres accionistas que casi no alcanzan a disfrutar de su rentabilidad?

Y luego estos que comercian con los carburantes. Fíjese que Repsol, en este primer semestre de 2022, ha declarado beneficios por 2.539 millones de euros que es, por muy poco, duplicar los que obtuvo en el primer semestre del año pasado. ¡Los pobres! Multiplicar por dos, cuando con muy poco más esfuerzo por nuestra parte podrían haber multiplicado por 2,6, como así ha hecho la francesa TotalEnergles. O por tres, o por cuatro… o por cinco.

¿Qué más da, cuando ninguno de nosotros sabemos realmente cuánto es, en dinero, 2.539 millones de euros?

Pobrecillos.

Y el sátrapa de Sánchez les obliga a poner 5 de los 20 céntimos con los que nos subvenciona el litro de gasolina. Y, encima, les sube los impuestos…

¿No se habrá dado cuenta nuestro presidente de que al señorito hay que tenerlo contento? ¿De que si al señorito le va bien, a nosotros sus bienamados nos irá bien también? Moreno Bonilla ya lo ha visto y está relajando la fiscalidad a las grandes fortunas… ¡Pues claro! ¡Para animarlos!

Y, total, ¿para qué tanto impuesto? ¿Para tener a dos millones y medio de españoles viajando gratis por los transportes públicos de todo el país cuando se lo podrían pagar perfectamente? ¿Para subirle a los pensionistas el porcentaje correspondiente a la inflación, ahora que está por las nubes? ¿Con lo bien que viven?

Presidente… presidente… deja al señorito en paz. Que es poderoso.

El dibujo es de mi hermana Maripepa.


6 respuestas a “Pobrecillos

  1. Hoy super de acuerdo, no nos damos cuenta por que somos malagente esos señores banqueros que tiene un monton de problemas para poder gastar esos beneficios y no pagar a hacienda, no os imaginais la cantidad de operaciones que tiene que hacer para liberar esos beneficios sin tener que paga nada a hacienda, no os lo imaginais , esos señores banqueros que jubilan muy a su pesar a sus trabajadores con sesenta años cansados de sudar por el duro trabajo que supone estar sentado en una oficina con su aire acondicionado , eso es muy duro y los jubilan con una paga de 2500 euros, pobrecillos, de verdad que no lo puedo entender, ¿ que tengamos que pagar un poco mas de intereses y que pasa ? nada por lo menos esos señores estan mas tranquilos.

    Pero no os preocupeis que el gobierno pone impuestos a la banca? no pasa nada lo vais a pagar vosotros y ahora seguir votando a Sanchez, que lo suben un poco mas ? nada subimos los intereses.

    Una puta verguenza visto lo de la banca y las electricas se puede llegar a pensar que el presidente del gobierno no es ningun politico lo son los propietarios de estas grandes empresas .

    yo voy a dar la solucion pero seguro que no la van a poner en practica, para que realmente el presidente sea Sanchez solo tiene que hacer una cosa, fijarse en la agricultura, pesca y ganaderia hay una cosa consentida por el gobierno que se llama LONJA la cual pone los precios a cada uno de ellos, pues eso banca y electricas igual marcarles sus precios despues de costos.

    ya lo dijo Calderon la vida es un sueño y los sueños sueños son.

    Buen domingo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Aquí la lonja parece que es el Banco Central Europeo y da la sensación de que va con ellos.

      Del BCE, junto al comisario De Guindos, ha salido, precisamente, esa idea de que habrá que hacer que las personas que tenemos cuentas bancarias (a los que nos llaman clientes, por el eufemismo) paguemos TAMBIÉN ese impuesto que, en definitiva, pretende que los que se hacen más ricos gracias a la crisis paguen alguno de los platos rotos de este desastre que andamos viviendo.

      Pero son ellos, son los poderosos, son los que juegan su partida de ajedrez. Los gobiernos son peones. Nosotros ni eso, no somos más que el tablero sobre el que arrastran las fichas: ni siquiera necesitan comernos para hacerse más gordos, les basta con que tengamos limpitos los cuadros blancos y negros.

      Así que ni nos arrastramos: los arrastran por encima de nosotros.

      Curiosa forma de organizarse el planeta. Creo que han decidido que juegan blancas… ¡Y ganan!

      Fortísimo abrazo.

      Me gusta

  2. Pobre gente. En un sinvivir me tienen imaginándolos en los Consejos de Administración tirando de almuerzo de baratillo y recogiendo las migas que queden en la mesa para llevárselas (previo sorteo) a casa para reciclarlas en pan rallado. Qué vida tan jodida la de estos gobernantes en la sombra.

    Salud.

    Le gusta a 1 persona

  3. Señores, hagamos un poco de memoria, y no histórica o democrática, porque de aquellos polvos vienen estos lodos. Fue a partir de que Felipe González llegó al poder, empezó la fiesta de la privatización y el europeísmo. Antes de la Transición, teníamos monopolios estatales capaces de proporcionar servicios básicos a precios asequibles, y cuyos beneficios revertían en el Estado. Ahora se los llevan los “mercados”, los inversores, los accionistas. También había sectores mixtos, empresas dotadas de una valiosa infraestructura, financiadas con la sangre y el sudor de nuestros abuelos y con los impuestos de nuestros padres, que empezamos a malvender en la década de 1980. Todo se venía gestando desde mucho antes: la estrategia en virtud de la cual entramos de la mano del Sr. González en el Mercado Europeo. Requería privatizar recursos a precio de saldo para los inversores extranjeros y anular de paso nuestra capacidad productiva (incluida la militar, importantísima, no se olvide).

    Los traidores a España han cobrado con creces, en las puertas giratorias, sus treinta denarios por regalar lo que no era suyo. Pero no olvidemos que aquí quien gana son las grandes multinacionales, todas extranjeras pertenecientes a la esfera liberalcapitalista, las potencias anglosajonas.

    Me gusta

    1. Parece que el resumen de lo que nos cuentas es que con Franco vivíamos mejor. Y me permitirás que discrepe.

      No necesito explicarme porque resulta evidente y se define lo evidente como aquello que no tiene explicación.

      Podríamos escribir un tratado sobre qué privatizó el PSOE y en qué condiciones y qué privatizó el PP y a favor de quién, pero me temo que en nada cambiaría tu opinión, ni yo tengo ninguna intención de que así sea.

      ¿Europa? Bueno… ¿ensayamos un Spainxit?

      En fin, en completo desacuerdo con tu reflexión que, en cualquier caso, agradezco muchísimo.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s